Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 01 de Abril de 2020

4752

11

Con la cuarentena nacional de fondo, la xenofobia contra los migrantes venezolanos está inundando nuevamente las redes sociales. Pero no solo por gente del común. También hay mensajes de políticos y autoridades que, en medio de la tensión que genera el aislamiento, contribuyen a esa estigmatización. 

 

Como contamos en esta historia, durante el paro nacional del año pasado, la xenofobia salió a la luz cuando la gente en redes sociales se volcó a acusar a venezolanos de los saqueos y disturbios que se presentaron en Cali y Bogotá. 

Esos mismos mensajes de odio y rechazo están apareciendo en redes desde que arrancaron las medidas de aislamiento en el país. 

En Colombia viven un millón 800 mil venezolanos y según los informes de Migración de 2018 y 2019, cerca de la mitad están indocumentados. Eso significa que al menos 900 mil tienen trabajos informales. 

Como muchos de ellos viven del sustento diario e incluso son habitantes de calle (al igual que otros colombianos en la misma situación), es difícil que cumplan el aislamiento a cabalidad. 

Además, en ciudades como Medellín, Bogotá, Bucaramanga y Cali, han circulado cadenas falsas sobre ayudas humanitarias que han ocasionado aglomeraciones de población vulnerable alrededor de los centros donde supuestamente se entregarán; los venezolanos están entre ellos. 

Como una de las medidas de control de la pandemia implica evitar a toda costa las multitudes, las reacciones en redes sociales ante esos casos han sido en su mayoría de repulsión.

La situación es más grave en zona de frontera. Por ejemplo, en Villa del Rosario, municipio fronterizo de Norte de Santander que tiene 97 mil habitantes. La migración que arrancó con la crisis en Venezuela, ha sumado 10 mil colombianos retornados y  37 mil venezolanos residentes. Además, con todo y el cierre de la frontera, dado que los pasos por las trochas siguen, hay población flotante. 

Allí hubo mucha tensión durante el fin de semana de toque de queda previo a la cuarentena porque corrió una falsa denuncia de que un grupo de venezolanos había intentado entrar a un conjunto cerrado a la fuerza. En realidad, se habían acercado a la entrada pidiendo comida y resultaron discutiendo con los vigilantes cuando estos les pidieron que se fueran.  

El miedo era infundado. No obstante, en vista de que la población venezolana seguía en las calles, el alcalde resolvió militarizar la ciudad y recorrió a pie los sectores residenciales en compañía del Ejército, enviando un parte de tranquilidad.

“En los países con fenómenos de migración importantes, la tensión hacia ellos está demostrada y claramente con el Covid-19 esto se exacerbó. Cuando vemos que un venezolano no está acatando la orden de aislamiento, inmediatamente genera roces”, nos dijo Ronal Rodríguez, investigador del Observatorio Venezolano de la Universidad del Rosario. 

Los mensajes oficiales

A la reacción de la gente se suman los mensajes que están enviando las autoridades. Ayer por ejemplo, la alcaldesa Claudia López envió un trino en el que le pide a Migración Colombia que "se haga cargo" de la población venezolana que está quedando en la calle porque no tiene como pagar arriendos diarios. Sin embargo, la única competencia de Migración Colombia es de deportación en caso de que estén indocumentados ya que la asistencia humanitaria le corresponde al Gobierno. De modo que el mensaje sugiere que los venezolanos deberían irse.  

Ese no ha sido el único mensaje de la Alcaldesa. El miércoles pasado, cuando arrancaba la cuarentena nacional, dijo en una transmisión de Facebook, que no toleraría delincuencia por parte de venezolanos durante la cuarentena. 

Se refirió a ello porque en uno de los dos saqueos a supermercados que hubo durante el simulacro vital, capturaron a cinco venezolanos y según ella, los cinco fueron deportados. 

Si bien solo hubo cinco capturados, según medios de comunicación que reportaron la noticia, fueron al menos 20 personas las que participaron del saqueo. Sin embargo, la alcaldesa se refirió exclusivamente a los venezolanos. 

Además, no fueron cinco sino dos los expulsados. 

No ha sido la única. Ese mismo día el presidente Iván Duque, a través de un comunicado, mandó un mensaje en el mismo sentido, sin hacer alusión a ningún hecho en específico. Simplemente dijo que la atención a migrantes es uno de los retos en la pandemia, que el Gobierno será solidario con esa población pero que “el que esté cometiendo delitos, inmediatamente lo vamos a deportar”. 

Luego de eso, la organización colombovenezolana de derechos humanos, Ávila Monserrate, sacó un comunicado rechazando la estigmatización: “el señalamiento de un grupo poblacional por parte de un funcionario de gobierno, un líder político o un medio de comunicación produce un grave riesgo de exclusión, violencia y violación de sus derechos”. 

Ese mismo día, en Bucaramanga fue noticia la salida de 80 venezolanos en buses hacia la frontera con Venezuela que, según las declaraciones del comandante de la Policía de esa ciudad, se dio porque estaban cometiendo hurtos y planeando saqueos. 

Le preguntamos al comandante de la Policía por la información precisa de esos planes de saqueo y dijo que nos daría la información pero luego no nos respondió. 

Aunque la mayoría de medios de comunicación presentaron la noticia como deportados, según dos fuentes de Migración que no se dejaron citar porque no son voceros oficiales, lo que realmente sucedió fue una salida voluntaria, que es una medida flexible acordada entre las partes.  

La deportación implica un trámite administrativo en el que los migrantes son llamados a descargos, tienen derecho a defenderse y que puede decidirse en tres días o hasta en tres meses. Pero sobre todo, a un deportado se le puede negar la entrada al país hasta por 5 años. Es decir, es una sanción grave. 

En cambio, lo que sucedió con esos 80 venezolanos que salieron de Bucaramanga, según esas fuentes, fue que la Policía detectó que eran indocumentados que no estaban cumpliendo con el aislamiento que había iniciado en la ciudad cuatro días antes y que, en algunos casos, había quejas en su contra por conductas agresivas, riñas, casos de hurto y de drogadicción. 

Entonces, en vez de procesarlos, acordaron llevarlos hasta la frontera para que, de forma coordinada, retornaran a su país. 

Incluso, según nos dijo una de esas fuentes, en medio de eso, tres familias con niños, les pidieron que los incluyeran en el transporte para volver a Venezuela. 

De modo que la forma en que se contó ese procedimiento, haciendo alusión más que nada a planes de saqueos en la ciudad, fue muy diferente a lo que realmente ocurrió.

En todo caso, según cifras de Migración Colombia, de los 112 extranjeros que han sido deportados o expulsados por desatender al aislamiento preventivo y ahora la medida de la cuarentena, y solo el 27 por ciento ha sido casos de venezolanos. 

Uno de los fenómenos que ha traído la cuarentena es que muchos han retornando a su país, tal y como nos dijeron tres fuentes oficiales que trabajan con esa población.

“Muchos vivían acá para trabajar y enviar dinero a sus familias. Pero sus trabajos eran limpiando carros, vendiendo en la calle y ahora no pueden. Entonces en estas circunstancias en las que no pueden salir a trabajar, prefieren devolverse a su país”, nos dijo uno de ellos.

Eso podría estar demostrado en las cifras extraoficiales que nos dio una fuente que trabaja en el paso fronterizo de Villa del Rosario, el más grande del país. 

Actualmente, por ese puente están ingresando un promedio de 30 personas al día, que tienen permiso para entrar a hacerse tratamientos médicos vitales. Sin embargo, la salida promedio diaria es de 50 personas, 20 más de las que entran. 

Sin embargo, seguramente son más los que se quedarán durante la pandemia porque ya tienen su vida acá. 

En ese escenario, el problema de la xenofobia tiene todo para agudizarse no solo porque la crisis económica golpea principalmente a los informales del país, sino porque eventualmente  venezolanos también requerirán atención médica por el Covid-19 y competirán por ella, al igual que los colombianos. 

Comentarios (11)

vicalver

01 de Abril

0 Seguidores

que buen articulo no se entiende la posicion de la señora lopez el coronaviru...+ ver más

que buen articulo no se entiende la posicion de la señora lopez el coronavirus y consecuencias son un problema que atañe a los seres humanos independientemente de su nacionalidad y no hay derecho que una politica salga a estigmatizarlos de esa forma negandoles la ayuda huimanitaria que ella tanto pregona como parte de su pacto social, será que como ellos no votan no tienen ningún derecho ?

harriarq

02 de Abril

0 Seguidores

Recuerden que los venezolanos informales vienen de un modelo de asistencialism...+ ver más

Recuerden que los venezolanos informales vienen de un modelo de asistencialismo extremo, al igual que los informales nuestros, atenderlos a todos sin excederse, ya vimos como piden mercados para tres meses por cuenta de la alcaldesa y su mensaje de extender la cuarentena, pensar primero y hablar después, ahí esta una consecuencia Claudia L, Zonas de toleracia requieren no alimentar las mafias, ojo

harriarq

01 de Abril

0 Seguidores

Son reacciones que se presentan en todo país por la competencia que se crea e...+ ver más

Son reacciones que se presentan en todo país por la competencia que se crea entre informales, los anuncios de ayudas y hoy incluso por informes de LSV dándole ideas a Maduro para enviar buses con enfermos a la frontera, así cualquiera es Xenófobo, la ira de Maduroloco y Super Clau vs el ataque de Venecos mutantes. Hoy a modo de regaño Duque lo dijo, no a la xenofobia, los alcaldes a colaborar :) 1

edgar montenegro

01 de Abril

625 Seguidores

El COVID-19 esta mostrando lo peor y lo mejor de cada cual. La xenofobia es un...+ ver más

El COVID-19 esta mostrando lo peor y lo mejor de cada cual. La xenofobia es una tara, lo grave es cuando se ejerce por cualquier clase de autoridad. De ahi el riesgo de que el mal ejemplo venga desde la misma Presidencia. Claro, el por su proclividad a lo que le digan desde Washington y allá porque de otra manera su jefe político corre el riesgo, como cualquier Noriega, que lo lleven a una celda.

Henry Castro Gerardino

02 de Abril

140 Seguidores

Déjeme decirle que tiene toda la razón. También la ignorancia y las acusaci...+ ver más

Déjeme decirle que tiene toda la razón. También la ignorancia y las acusaciones falsas pululan y son leídas y aceptadas por muchos. Pensé que el papel de un educador y el de los ancianos abrirían caminos para enfrentar la crisis. Grave error de mi parte. Ancianos como ud y con título de educador social, adicionalmente, se desatan a decir cuanta tontería se les ocurre. Ese si es un mal ejemplo.

Javier

01 de Abril

0 Seguidores

Es muy desafortunadamente la manera como la alcaldesa de Bogota se refiere a l...+ ver más

Es muy desafortunadamente la manera como la alcaldesa de Bogota se refiere a los venezolanos. Es verdad que Colombia no tiene los recursos para afrontar una pandemia y la migración masiva de Venezolanos, pero el gobierno debe utilizar un lenguaje incluyente, un brote de xenofobia va tener peores consecuencias.

Javier

01 de Abril

0 Seguidores

Colombia se encuentra en una situación muy compleja, y los países desarrolla...+ ver más

Colombia se encuentra en una situación muy compleja, y los países desarrollados deberían ayudar al estado colombiano. Sin embargo estas países prefieren aportar dinero para erradicar cultivos ilícitos en vez de ayudar a la población vulnerable de Venezuela y Colombia.

Henry Castro Gerardino

02 de Abril

140 Seguidores

Cuando en los años 70 nos llegaban las noticias con los desafueros que se com...+ ver más

Cuando en los años 70 nos llegaban las noticias con los desafueros que se cometían en Venezuela contra los colombianos, se justificaba la rabia y la impotencia que sentíamos. Lo que si no se puede entender es que nosotros que nos preciamos de gente educada y creyentes fervorosos, tengamos el mismo comportamiento. Nos mostramos deshumanizados y odiosamente xenófobos. Ayudarlos ahora es lo correcto

Maatk

02 de Abril

0 Seguidores

Increíble cómo esas situaciones sacan lo más primitivo y gregario de la gen...+ ver más

Increíble cómo esas situaciones sacan lo más primitivo y gregario de la gente y los políticos... hasta de los que como la Alcaldesa de Bogotá llegaron por "pensar".
Creo por último que el final del artículo peca por el mismo error: ver el asunto como una competencia entre dos diferentes!!! Hay que buscar corregirnos antes de pretender mostrar la paja del otro.

Ana León

03 de Abril

120 Seguidores

Hola! entiendo tu lectura pero desafortunadamente es cierto: vamos a competir ...+ ver más

Hola! entiendo tu lectura pero desafortunadamente es cierto: vamos a competir la atención médica entre todos (también entre colombianos).

Elgatodeschrodinger

03 de Abril

1 Seguidores

No podemos dejar que los venezolanos compitan con los colombianos por camas, m...+ ver más

No podemos dejar que los venezolanos compitan con los colombianos por camas, muy bueno el timming de LSV con esta denuncia, como vamos a dejar que mis impuestos financien a quien no nacio aqui, ni mas faltaba, una cosa es que nos sigan atendiendo los pedidos en rappi y otra muy diferente a que vengan a solicitar servicios del estado colombiano, ya se creen con derechos como los ilegales de usa.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia