Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Tatiana Duque | Carlos Hernández Osorio · 15 de Diciembre de 2019

13073

16

La Policía, y en particular su Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), está en la palestra pública por cuenta de sus intervenciones durante el Paro que arrancó el 21 de noviembre y desencadenó una fuerte movilización social que se mantiene. Aunque ha sido objeto de duras críticas, probablemente siga actuando con fuerza pues desde adentro sienten que sus actuaciones están plenamente justificadas y que si hay problemas, son hechos aislados.

 

La Silla Vacía conoció que la semana pasada, tras las críticas por hechos como la muerte de Dilan Cruz por un disparo de un miembro del Esmad o que Duvan Villegas haya quedado parapléjico por otro hecho similar en Cali, generales y otros funcionarios de la institución comenzaron reuniones con funcionarios de alcaldías capitales y expertos para revisar la posibilidad de optimizar y cambiar sus protocolos.

Esa intención de hacer cambios ya la había esbozado el presidente Iván Duque en una entrevista en la emisora Alerta Bogotá, en la que dijo que “ellos mismos (la Policía) han estado siempre dispuestos a mejorar sus protocolos y sus actuaciones para seguir respondiendo con profesionalismo”.

A pesar de esos anuncios iniciales, la conclusión, tras hablar con 11 fuentes entre comandantes de Policía, funcionarios, policías retirados, expertos y académicos que asesoran a este organismo, es que la forma en la que la Policía entiende esta movilización hace difícil que los ajustes reflejen algo cercano a los llamados a acabar con el Esmad, que no solo aparecen en redes sino que el comité del Paro incluyó en su pliego de peticiones.

Eso por estas cuatro razones:

1

Siente que está capacitada y protege los Derechos Humanos

Todas las fuentes hicieron énfasis en que el Esmad ha tecnificado y mejorado sus procedimientos para que estén acordes al respeto por los Derechos Humanos. 

Para eso, sus miembros reciben formación en Derechos Humanos, y se rigen por protocolos que le dicen cómo y cuándo actuar, y cómo usar el armamento llamado de menor letalidad, que incluye la escopeta calibre 12 y los bean bags con los que un capitán mató a Dilan.

Los uniformados argumentan que los respetan. Por ejemplo, para el comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla, que el Esmad haya montado en un carro sin distintivos a una mujer que bloqueaba un carril de Transmilenio es algo aceptable según esos protocolos, y por eso no debe ser cuestionado.

Los protocolos exigen que solo puede actuar tras agotar una mediación con los manifestantes, para lo que existen los gestores de convivencia que trabajan para alcaldías como las de Cali y Bogotá, o delegados de entidades como personerías, Procuraduría y Defensoría. 

Por eso, solo debe intervenir como última opción, si la mediación fracasa o no es posible. 

Pero estas semanas han dejado dudas sobre el impacto de esa formación y la aplicación de los protocolos, sobre todo después de que se volvieron virales en redes sociales hechos como el traslado a instalaciones policiales de periodistas que cubrían marchas en Barranquilla y Bogotá, o dudas que hay sobre la detención de una manifestante en un carro sin distintivos de la institución.

En esa línea Jonathan Bock, director de la Fundación para la Libertad de Prensa, dice que tienen reportadas 19 retenciones aparentemente ilegales de periodistas “cuando en el paro campesino de 2013, que fue más largo, no fueron más de cinco”; en la mayoría de casos, esos periodistas les han dicho que la Policía “les revisa los celulares y las redes sociales. Les dicen que son ellos los que encienden el paro”, algo que no está dentro de sus funciones.

Para Jean Carlo Mejía, profesor de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en la Policía, el problema puede estar en que la formación en Derechos Humanos de los coroneles y generales es muy completa, mientras en en los rangos más bajos, los que atienden las protestas directamente, no lo es tanto.

“A los policías de niveles más bajos les explican muchas resoluciones y protocolos, pero hemos despersonalizado tanto la formación, que si ellos no entienden que este es un asunto de seres humanos, pues no van a ver en el otro a un ser humano que, como ellos, también tiene derechos”, dice Mejía.

Por eso habla de implementar mejores estrategias pedagógicas que hagan la formación más integral. Y agrega: “Los programas de formación en Derechos Humanos existen, pero deben actualizarse y revisarse, y además revisarse a profundidad quiénes dictan esas capacitaciones”.

En cualquier caso, mientras las críticas por procedimientos irregulares son el centro de atención, la Policía insiste en que esos casos siguen siendo una minoría. El comandante de la Policía, general Óscar Atehortúa, dijo en el Congreso que entre el 21 y el 28 de noviembre la Policía atendió 2.264 eventos, de los cuales el Esmad actuó en 169 y solo habían recibido 24 quejas.

La Silla solicitó desde el lunes pasado una entrevista con Atehortúa. En su oficina nos pidieron las preguntas por escrito y al cierre de esta historia no había respondido.

 
2

Justifican actuaciones duras en que se sienten agredidos y agotados

Para la Policía, las marchas de estas semanas son diferentes a las que estaban acostumbrados, pues las notan más grandes, extensas en el tiempo y agresivas contra ellos. Y eso, a su juicio, explica sus reacciones.

Son más grandes porque hay un descontento amplio, como se nota en la Gallup Poll, que se ve en la diversidad de grupos que se suman, y porque tras el Acuerdo con las Farc hay menos prevención para salir a protestar; y más extensas por esas dimensiones y por el espejo del caso chileno, donde las protestas ya pasaron los 50 días.

Y la sensación de agresividad creció luego del homicidio de Dilan Cruz, pues a pesar de que muchos manifestantes rechazan las agresiones (e incluso defienden a policías de ataques) se ha hecho común que algunos le griten “asesinos” a uniformados, como reportamos en los twitterazos en vivo.

Todo eso, para el general retirado Jairo Delgado, ha venido acompañado de una “exasperación en las formas de expresión” de la manifestación que, así sea en manos de pocos, la puede volver violenta

“La práctica se hace difícil por una razón que hace parte del contexto actual: está desbordada la agresividad”, resume Jean Carlo Mejía, profesor de Derechos Humanos en la Policía.

De ahí surgen reacciones como las del comandante de la Policía de Bogotá, general Hoover Penilla, que después de las preguntas que dejó el procedimiento en el que el Esmad montó en un carro sin distintivos a una mujer que bloqueaba un carril de Transmilenio, pidió no cuestionar todo procedimiento de sus hombres. 

Por otra parte, no hay gente para que el Esmad cambie sus agentes y como las actividades del Paro comenzaron siendo casi diarias y algunos alcaldes, como Enrique Peñalosa en Bogotá, mantienen al Esmad en la calle a veces por más de 12 horas, hay una sensación de desgaste.

“Lo que cansa más porque, así sean 20 manifestantes, es necesario acompañar, nos desgasta el sistema”, nos dijo el general Eliécer Camacho, comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, en Antioquia.

“Llevamos varias semanas dentro de unas jornadas de protestas sociales a las que no estábamos acostumbrados (…) estamos ante una situación que permanece día a día”, agrega Penilla.

Para la Policía, de acuerdo con las fuentes de adentro y las de afuera que conocen la institución, es el agotamiento físico y psicológico el que hace que actúen con mayor severidad.

“No tenemos suficientes policías para tener gente lo suficientemente fresca para entrar a controlar”, resume dijo César Restrepo, director seguridad urbana en Probogotá.

3

Se sienten justificados por la ley

En el reciente debate que le hicieron en el Congreso ante las denuncias por abusos policiales durante el paro, el comandante de la Policía Nacional, general Óscar Atehortúa, mostró que siente que la ley justifica su acción cuando hay bloqueos.

“Hay un grupo de jóvenes en las vías, sentados, simplemente diciendo que no están alterando el orden público. Perdónenme, pero el Código Penal Colombiano no ha cambiado”, dijo. “Perturbación en el servicio de transporte público es un delito, y la obstrucción a vías públicas. Ante unos delitos que se cometen la misma comunidad nos pide que intervengamos porque, si no, estamos cometiendo una omisión”.

Con esa visión justifican el uso de la fuerza contra quienes bloquean vías, que se refuerza porque consideran que, así no estén agrediendo físicamente a alguien, el bloqueo es en sí mismo un acción violenta.

“Dicen que van tranquilos bloqueando la vía y que por eso la protesta es pacífica, ¿pero qué significa pacífica?”, le dijo a La Silla el secretario de Seguridad de Bogotá, Jairo García, para dar a entender que negarle el tránsito a los demás es una forma de violentarlos.

En ese mismo sentido habló su homólogo de Cali, Andrés Villamizar: “bloquear todas las entradas y salidas de una ciudad no es una protesta pacífica”.

Esa se complementa con otra idea en la que coinciden todas las fuentes que consultamos del lado institucional: que la Policía no sólo está para garantizar los derechos de los marchantes, sino de quienes no lo hacen, y por eso el bloqueo de vías es tan sensible para ellos (y para los alcaldes) en cualquier ciudad.

Eso choca con el argumento de la mayoría de manifestantes de que prima el derecho a la protesta y de que una marcha se hace para lograr un llamado de atención que permita que el resto de ciudadanos conozca sus reivindicaciones, por lo que la incomodidad es necesaria en la protesta.

Esa tensión ha encontrado salidas, como cuando en Bogotá los encargados de derechos humanos del lado de los marchantes negocian que el bloqueo de carriles de Transmilenio sea temporal, de tal manera que, de cuando en cuando, los buses atascados puedan seguir sus rutas.

Sin embargo, que los uniformados tengan los códigos de Policía y Penal a la mano para justificar el uso de la fuerza es lo que, desde el otro lado, se entiende como una criminalización de la protesta soportada en la ley.

Además, también sienten que actúan con respeto a las normas cuando recuerdan que están siguiendo instrucciones, directas o indirectas, de alcaldes, gobernadores y el Presidente, que son quienes les dan la orden de salir a enfrentar disturbios o desbloquear calles.

Incluso, entienden que su forma de actuar responde al relato del Gobierno previo al inicio del paro era que la movilización estaba “basada en mentiras” y con intereses políticos de la oposición. 

Eso “hizo que la Policía extremara medidas y actuara en consecuencia a ese discurso de miedo”, nos dijo un funcionario de una Alcaldía que ha trabajado de la mano con la Policía para atender las movilizaciones.

Aunque eso ha creado cierta molestia porque sienten que cuando hay problemas no tienen suficiente respaldo político (“son como unos condones de los políticos”, nos dijo un experto en seguridad que conoce a la Policía por dentro), entienden que actúan dentro del Estado de Derecho.

4

Leen el paro con un sesgo antiizquierda e incluso contrainsurgente

Esta lectura, que ha sonado mucho por las declaraciones del expresidente y senador Álvaro Uribe de que en la preparación del paro incidía el Foro de Sao Paulo (un grupo de movimientos y partidos de izquierda de América Latina) que buscaba desestabilizar al Gobierno, tiene adeptos dentro de la Policía.

El comandante nacional de la Policía, el general Óscar Atehortúa, ha dado a entender que comparte esa mirada.

En un reciente debate en el Congreso partió de que la protesta social está aumentando en otros países, para afirmar que en Colombia “se ha advertido que hay una estrategia de presión sistemática que habría sido planificada por factores externos que buscan incidir en dinámicas políticas y sociales, y muchos de ellos con la intención de desestabilizar el orden democrático de algunos gobiernos”.

Por otra parte, para el genera Atehortúa, la petición de acabar con el Esmad -que cogió fuerza tras la muerte del estudiante Dilan Cruz y ya es una de las 13 oficiales del comité del paro-, viene directamente de grupos armados de izquierda: en el Congreso dijo que las disidencias de las Farc “han retomado los planteamientos de las extintas Farc para decir que deben acabar con el Esmad”.

El general retirado Jairo Delgado concuerda, y dice que dentro de los elementos políticos que entran a jugar en las diferencias que hay entre policías y marchantes está la petición que en su momento hicieron las Farc desde La Habana para que el Gobierno desmontara el Esmad.

Comentarios (16)

Elgatodeschrodinger

15 de Diciembre

1 Seguidores

Acabar el ESMAD me parece razonable, creo que deberia ser manejado por la poli...+ ver más

Acabar el ESMAD me parece razonable, creo que deberia ser manejado por la policia militar ya que a veces los policias tienen miedo de usar la fuerza por el sindrome de la procuraduria, es mejor usar a los militares que tienen mas experiencia en ese manejo y una ventaja de la policia militar es que no seria discrecional de los alcaldes, asi que podrian actuar sin esa restricción, es lo razonable

John Stuart Mill

15 de Diciembre

0 Seguidores

El declive mental del uribismo (o lo que queda de él) es bastante notable. S...+ ver más

El declive mental del uribismo (o lo que queda de él) es bastante notable. Sólo alguien con graves problemas mentales puede decir semejante cosa. El objetivo es amedrentar. Pero no sólo nadie les teme ya, sinó que nadie los apoya, ni adentro, ni fuera del país. Su líder no quiso retirarse en el momento debido (2010) y ahora sufrirá el olvido y la irrelevancia.

Elgatodeschrodinger

15 de Diciembre

1 Seguidores

Cuando uno de verdad lee de filosofia y no se cree un personaje de fantasia, p...+ ver más

Cuando uno de verdad lee de filosofia y no se cree un personaje de fantasia, puede ilustrarse leyendo el diccionario de la RAE ahi encontrará que si nadie apoyara a Uribe eso implica que usted esta hablando al vacio, de entrada si me dice que yo lo apoyó es una contradicción, el solo hecho de que exista uno elimina la proposición se que no tiene la capacidad intelectual entender su error, lea si?

Gustavo Adolfo

15 de Diciembre

0 Seguidores

gato, imaginese que pasaría si las próximas elecciones las gana Gustavo Petr...+ ver más

gato, imaginese que pasaría si las próximas elecciones las gana Gustavo Petro (cosa que podría pasar gracias a la gestión del que dijo Uribe) ¿También se sentiría cómodo con que las protestas las controlara la policía militar?

Elgatodeschrodinger

15 de Diciembre

1 Seguidores

Creo que hay que respetar las armas de la republica sea quien sea el president...+ ver más

Creo que hay que respetar las armas de la republica sea quien sea el presidente, si le ponemos color partidista a las misma(razon por la cual ya nadie cree en los jueces) estariamos desinstitucionalizando el pais aun mas. No me imagino una razón para salir a marchar en el fondo porque creo es una renuncia a la fe en el sistema,posiblemente antes habria salido del pais, el ESMAD usa metodo no letal

harriarq

16 de Diciembre

0 Seguidores

El problema real es que si se debe reglamentar la protesta, porque si se pide ...+ ver más

El problema real es que si se debe reglamentar la protesta, porque si se pide permiso para transitar por una o varias vías en un sentido y con el compromiso de no obstruir el transito, bien es protesta pacifica. Pero si se ocupan mas vías, si se obstaculiza el carril de TM y no se permite la movilización, se infringe el código de policía y el Esmad debe despejar la vía, la mayoría tiene derecho. 1

Juan

16 de Diciembre

0 Seguidores

Gato, la protesta social no es lo mismo que el crimen organizado, por eso mism...+ ver más

Gato, la protesta social no es lo mismo que el crimen organizado, por eso mismo el ESMAD tiene una razón de ser. También es intrigante ver como la protesta social es vista como la causa y no como el resultado de un problema viejo: el de la ruptura entre ciudadanía/políticos/Estado.

José Saramago ..

16 de Diciembre

4 Seguidores

Claro, el EScuadrón Móvil Anti-Disturbios(al que apoya el 78% de los colombi...+ ver más

Claro, el EScuadrón Móvil Anti-Disturbios(al que apoya el 78% de los colombianos) en cualquier país democrático(aquí o en Suecia) tiene una razón de ser y una función que ha de ser fortalecida y mejorada. Por supuesto su razón de ser no es contra la manifestación pacifica o social; sino contra los vándalos, para mantener el orden, y velar por la legitima seguridad y defensa de todos, marchen o no.

Juan

16 de Diciembre

0 Seguidores

Esa gente que sale a la calle a protestar (al menos una parte de esa gente) lo...+ ver más

Esa gente que sale a la calle a protestar (al menos una parte de esa gente) lo hace porque no encuentra representación, porque sus inquietudes no son definidas ni asumidas por ningún político y porque el Estado no es capaz de subsanarlas. Eso nos expone a caer en manos de populistas y caudillos, es cierto; y también nos expone al hecho que la protesta tiene un alto grado de imprevisibilidad.

Juan

16 de Diciembre

0 Seguidores

En todo caso, cambiar el ESMAD por militares no solamente es multiplicar los r...+ ver más

En todo caso, cambiar el ESMAD por militares no solamente es multiplicar los riesgos y los costos, sino que se parece al marido que encuentra a la esposa con un amante en el sofá y para arreglar de tajo el problema, el marido vende el sofá.

harriarq

16 de Diciembre

0 Seguidores

Por lo mismo, el problema no es acabar con el Esmad, en ese caso sería la pol...+ ver más

Por lo mismo, el problema no es acabar con el Esmad, en ese caso sería la policía quien debe controlar el desorden y no están equipados para ello... a fin de cuentas el problema es el irrespeto por los demás, el derecho a movilizarse y trabajar de la mayoría, sobre el de protesta de las minorías, esto solo se garantiza para ambos reglamentando la protesta y aplicando la ley para los vándalos 2

José Saramago ..

17 de Diciembre

4 Seguidores

Sin duda alguna hay una estrategia de la izquierda para socavar la institucion...+ ver más

Sin duda alguna hay una estrategia de la izquierda para socavar la institucionalidad colombiana y presentar a la Fuerza Pública como los enemigos del pueblo, y por eso salen a exigir el desmotar el ESMAD, ya quisieran. Los vándalos provocan insultan, dañan, agreden, atacan y cuando se les aplica el rigor de la autoridad, o a ellos se les auto-estalla explosivos, salen a mostrarse como “victimas”.

Maatk

20 de Diciembre

0 Seguidores

Mirando los toros desde la barrera, me encuentro en Europa, me harta enormemen...+ ver más

Mirando los toros desde la barrera, me encuentro en Europa, me harta enormemente que cuando se habla del "Foro de Sao Paulo" y su supuesta politica desestabilizadora de América Latina, no se hable del "Consenso de Washington" que representa la política desestabilizadora y empobrecedora de los países de Latinoamérica. ¡Mirar el panorama en un mundo globalizado es una tarea o se manipula!

Maatk

20 de Diciembre

0 Seguidores

En un conversatorio sobre Latinoamérica en Berlín (28.11) pregunté a los ex...+ ver más

En un conversatorio sobre Latinoamérica en Berlín (28.11) pregunté a los expertos en Brasil y demás... sobre el tan mentado "Foro de Sao Paulo". Risas y risas: (...) un grupúsculo de teóricos de izquierda que se pierden en sus ideas y no tienen ninguna conexión ni repercusión política. Se quedaron soñando." ¿Quiénes son? Sería bueno investigar y dejar de pasar 'la bola' como tontos.

Maatk

20 de Diciembre

0 Seguidores

Se me olvida, el "Consenso de Wahington" SÍ tuvo, ha tenido y tiene cómo fi...+ ver más

Se me olvida, el "Consenso de Wahington" SÍ tuvo, ha tenido y tiene cómo filtrarse: fundamentalismo de mercado, liberalización de los mismos y privatización ("Estadito"). Con sus habidas diferencias se realizó en 1989... y ... ¿qué gobierno entraba en Colombia? ¿Tiene el mercado color político? China y Rusia nos hablan del pragmatismo actual. Algunos comentarios aquí... de la década macartiana

José Saramago ..

20 de Diciembre

4 Seguidores

Al ESMAD hay que mejorarlo y fortalecerlo, en calidad y cantidad, pues es una ...+ ver más

Al ESMAD hay que mejorarlo y fortalecerlo, en calidad y cantidad, pues es una policía especializada muy importante, y su existencia hace parte de la Seguridad/defensa urbana/ciudadana.
Politiqueros de extrema izquierda (empoderados x el camarada Santos) son los que quiere desmontar el ESMAD, y toda la seguridad del Estado para poderse tomar el poder por la buenas, o por las malas (con violencia).

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia