Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por María Clara Calle · 10 de Octubre de 2019

2357

0

El viceministro de Economías Digitales del Ministerio de las TIC, Jehudi Castro, renunció oficialmente hoy, como anticipó La W. Pero, a diferencia de lo que dijo la emisora, no sale del Gobierno sino que se mueve a una posición más cercana al presidente Iván Duque

Esta es la carta de renuncia de Castro.

  Carta de renuncia de Jehudi Castro al Ministerio de las TIC by La Silla Vacia on Scribd

 

Aunque el Viceministro no explica por qué se retira del Ministerio ni dice en qué trabajará, sí deja indicios del que será su nuevo puesto. 

“Desde hoy debo apartarme del cargo, para asumir una nueva responsabilidad donde seguiré impulsando temas que nos apasionan y son tan necesarios para el país”, le escribe Castro al Presidente en su carta de renuncia (los viceministros deben renunciarle al Presidente, que es quien los nombra). 

Cinco fuentes que conocen por dentro el Ministerio y los temas digitales del Gobierno aseguraron que Castro se irá a la Presidencia, y 20 minutos después de publicada esta historia apareció su hoja de vida en la página de Presidencia como candidato al cargo de asesor. 

Según una de esas fuentes y un alto funcionario de la Presidencia precisaron que llegaría a ser asesor de la recién creada Consejería de Asuntos Económicos y Transformación Digital, que sumó la de Asuntos Económicos y Estratégicos que tenía Felipe Buitrago (quien se fue como viceministro de economía naranja) y de la Transformación Digital que tenía Víctor Muñoz (quien renunció hace exactamente un mes).

Este movimiento tiene lógica porque Castro maneja los temas tecnológicos en los que trabajaba Víctor Muñoz, y que le gustan al Presidente, como se ha evidenciado con su interés por la economía naranja. 

Además, el hasta hoy viceministro tiene 15  años de experiencia en el sector digital y ha pasado por empresas en Europa como Red Hat, que hace sistemas operativos Linux; y Oracle, dedicada a desarrollos digitales en la nube. 

Un alto funcionario describe a Castro como un “crack” en esos temas; y otra de las fuentes, que ha visto su trabajo, lo define como un funcionario “muy estudiado y muy técnico que nunca había estado en la política”. Esta versión contrasta con la de una fuente que conoce muy bien el Ministerio por dentro y que dice que Castro no hizo mucho en su Viceministerio y que no tiene el conocimiento que tiene Víctor Muñoz.

Aunque no tiene cancha política, sí tiene conexiones directas con Duque desde que trabajó con él en la campaña presidencial de 2018. También con Luis Guillermo ‘Luigi’ Echeverri, uno de los mejores amigos del Presidente y quien tiene mucha influencia en el Gobierno

Esa relación fue una de las claves para llegar a Presidencia.

Los amigos poderosos

La Consejería a la que llegaría Castro como asesor está recién sacada del horno, y el futuro consejero  reemplazará a dos amigos cercanos del Presidente, los exconsejeros Buitrago y Muñoz. 

Buitrago dejó de ser consejero para convertirse en viceministro de Economía Naranja en el Ministerio de Cultura, y aunque Muñoz sonaba para la Secretaría General de Presidencia, terminó renunciando por un inconveniente que tuvo al estar en un chat de twitterros uribistas

 

Desde la salida de ambos, en agosto y septiembre respectivamente, las Consejerías habían quedado sin capitán. Así llegaron a la reciente reestructuración de la Presidencia, en la que se fusionaron.

Esta nueva oficina fue anunciada públicamente a principios de esta semana y hoy ya parece haber un asesor que estará a la cabeza, Jehudi Castro, al menos mientras elijan al Consejero Presidencial. Dos fuentes afirmaron que esa figura podría llegar después de las elecciones regionales de finales de octubre de este año y que están buscando a alguien que tenga reconocimiento en esos temas en América Latina. 

El saliente viceministro pintaba para esa trabajar en esa Consejería desde que salió Muñoz, porque trabajaban juntos moviendo un tema que le importaba al Gobierno: la economía digital. 

Juntos iban a capacitar a funcionarios en ayudar a la gente a acceder al Gobierno usando internet, hacían acuerdos con otros países como el que firmaron con Japón sobre cómo solucionar problemas sociales a través de las TIC y se reunían constantemente en el Ministerio para discutir los temas de economía digital que lideraba Castro y en los que también Muñoz trabajaba.

“Era tanta la cercanía que Muñoz tiró línea en los temas de economía digital del Ministerio, mínimo, los ocho meses en los que la Ministra estuvo dedicada a Ley TIC”, afirmó una persona que conoce la Cartera por dentro. 

En suma, la dupla Castro - Muñoz jalonaba los temas de tecnologías de la información en el Gobierno. 

Estos iban desde cómo preparar a la industria nacional para que las nuevas tecnologías, como Uber y Netflix, no arrasaran con sus negocios; hasta pensar estrategias para que la gente se apropie de las herramientas digitales y generar talento en este tema para fortalecer la industria nacional. 

Pero más que el click que hizo con Muñoz, la conexión de mayor peso político que tiene Castro es ‘Luigi’ Echeverri.

Fue él quien lo llevó a la campaña presidencial de Duque, en la que trabajó con el equipo digital manejando redes, articulando las reacciones a los ataques virtuales contra Duque y alertando sobre los temas que se movían en internet. 

“El equipo digital era el más importante para ‘Luigi’, para mover el mensaje del Presidente, y al final, el reconocimiento que Luigi recibió por su estrategia en la campaña fue en gran parte por el enfoque digital en el que le ayudaron personas como Jehudi y Víctor”, aseguró una persona que trabajó en la campaña. 

No es extraño entonces que ahora el viceministro llegue a ser asesor de la Consejería en un tema que ha manejado desde antes y que ya le ha merecido aplausos de ‘Luigi’ Echeverri. 

Aplausos que le ayudarán a irse a la Presidencia en un momento en el que no tenía mucha conexión con la Ministra, Sylvia Constaín.

Como anillo al dedo

Llegar a la recién fusionada Consejería es  una oportunidad de oro para Castro, no solo porque ahora trabajará más de cerca con el Presidente sino además porque, según tres fuentes, estaba incómodo con la relación laboral que tenía con la ministra Constaín. 

“La comunicación de ellos no es muy buena. Algunas veces, uno se queda esperando que el viceministro (Castro) explique cuál es la línea de la Ministra, pero eso llega por el lado de las asesoras del despacho de ella. Entonces, se percibe que no fluye la conversación”, aseguró un funcionario del Ministerio.

En algunas ocasiones, la Ministra terminaba por no aprobar algunas ideas con las que Castro estaba de acuerdo y que jalonaba para que se hicieran.

Aunque La W dijo que esa relación se tensionó más en los últimos meses, con la discusión de qué hacer con el dominio de internet .co que le pertenece al Estado y cuya concesión caduca en febrero, las fuentes consultadas dijeron no tener claro si ese tema sí agravó las tensiones.

Al final, si bien la la relación difícil sí es parte del contexto en el que Castro se va, el panorama completo es que más que una salida, lo de Castro es una movida hacia el centro del poder. 

Nota del editor: actualizamos esta historia a las 9.45 de la noche, después de encontrar publicada la hoja de vida de Castro.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia