Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 24 de Mayo de 2018

1230

4

La campaña mediática de Germán Vargas Lleras se ha cimentado en la idea de que el candidato es un gran ejecutor y como prueba para demostrarlo muestra el protagonismo que tuvo en los dos gobiernos de Juan Manuel Santos como el motor de la locomotora de infraestructura

Como parte de nuestra serie sobre la trayectoria de los candidatos en su principal bandera, La Silla averiguó los detalles del papel que jugó en la ejecución del programa de viviendas y de vías durante el gobierno de Santos. Dos áreas para las que nuevamente plantea metas ambiciosas (invertir el doble de lo que costaron las 4G en vías y construir 1,2 millones de casas y apartamentos).

Encontramos que en los cinco años que fue el protagonista de la ejecución del Gobierno sí tuvo logros claves en los dos sectores gracias a sus habilidades como ejecutor.

En eso, además de su carácter, que sirvió para hacer presión y destrabar proyectos, fueron determinantes su capacidad de construir sobre lo construido, de escuchar a expertos, de destrabar cuellos de botella, de cerrarle oportunidades a la corrupción y de trabajar sin descanso.

Sin embargo, en su afán por producir resultados Vargas descuidó algunos temas y varias de sus construcciones han suscitados quejas por malos acabados, la política de las pólizas no es clara, y los proyectos no fueron pensados integralmente y en muchos casos terminaron apartados de las urbes y sin acceso a educación, seguridad y salud.

La vivienda

De los ocho años de Santos, en cinco (dos como ministro de Vivienda y tres como Vicepresidente) Vargas Lleras tuvo literalmente puesto el casco de constructor y se dedicó a recorrer el país poniendo primeras piedras, haciendo actos protocolarios de firmas de contratos y entregando obras. 

 

Cuando renunció a su cargo para buscar la Presidencia entregó un balance que solo con el programa de las casas gratis incluyó proyectos desarrollados en 329 municipios de 29 departamentos, con una inversión de $6,2 billones y más de 120 mil viviendas entre casas y apartamentos. 

Esa cifra de viviendas gratis equivale a todo un año del promedio de construcción de vivienda de los ocho años del Gobierno de Uribe, incluida la subsidiada (ninguna fue gratuita) y la privada.

Para lograr esa hazaña, movió varias fichas que le permitieron ejecutarlos. 

Primero, siendo Ministro del Interior sentó las bases para la política de vivienda gratuita que él mismo quería ejecutar, teniendo a su favor que debido a la bonanza petrolera el país tenía plata para hacerlo. 

Para diseñarla e incluir en ella una fórmula que dinamizara toda la política constructora y al tiempo eliminara los riesgos de que la multimillonaria inversión terminara enredada por las eventuales demoras de contratistas o en casos de corrupción, sentó a los principales constructores del país a debatir. 

“Las reuniones fueron en el Ministerio del Interior, si no recuerdo mal eran a los lunes a la 1 de la tarde. Su principal preocupación era cómo mitigar los siniestros en contratación estatal”, dijo a La Silla un constructor que asistió a las reuniones, pero nos pidió la reserva de su nombre porque no quiere que lo relacionen con política. “No quería que los contratistas salieran con cuentos y dejaran las obras tiradas”.

A esas reuniones asistieron, entre otros, Rafael Marín Valencia, dueño de Marval y uno de los cacaos que hoy apoya a Vargas en la campaña; Roberto Moreno Mejía, cabeza de la gran constructora bogotana Amarilo; delegados de la Fundación Julio Mario Santodomingo; Carlos Arango de la Constructora Bolívar; Rodolfo Hernández, dueño de HG y hoy alcalde de Bucaramanga; y  el constructor nariñense Álvaro Villota Bernal, a quien Vargas calificó como el súper asesor de las 100 mil viviendas y luego nombró como su director para la coordinación de vivienda en la Vicepresidencia

La conclusión a la que llegaron fue que para asegurar el éxito del proyecto, el Estado debía pagar las viviendas contra su entrega, lo que no solo evitaba el riesgo de que los constructores se quedaran con los anticipos y no hicieran nada, sino también hacía que le metieran el acelerador a las obras para recuperar la inversión y reclamar la utilidad. 

“En todo eso el papel de Vargas fue muy importante. Si él no hubiera pensado en sentarse con el gremio para tener otra visión, probablemente el resultado no hubiera sido ese”, dijo a La Silla el mismo constructor.

Con las bases sentadas y luego de que el Congreso aprobara el proyecto, empezó a recorrer el país firmando contratos, anunciando obras y colocando las primeras piedras de los proyectos.

Ahí fue clave su ritmo de trabajo, que es de 15 horas o más. 

A ocho meses de que hubiera arrancado formalmente el programa de las viviendas gratis fue con Santos a Pradera, Valle,  a entregar las primeras 91 viviendas. 

Aunque la idea del Gobierno era entregar todas las casas antes de que Santos terminará su primer mandato, solo logró la mitad de la meta (44.532) para ese momento.

La principal razón de la demora estuvo en que los alcaldes debían destinar los terrenos, cofinanciar la llegada de recursos públicos o accesos, y muchos contratos iniciaron más tarde de lo previsto. 

La meta solo la cumplió 2 años y nueve meses cuando en El Salado (Carmen de Bolívar) y ya como Vicepresidente, entregó la casa 100 mil; y  sin embargo, de no haber sido por su capacidad de meter presión, seguramente se hubieran demorado más.

“La presión desde el Ministerio y desde la Vicepresidencia era muy grande para tener lotes listos, hacer sorteos de viviendas, tener listas las bases de datos de los posibles beneficiarios”, nos dijo un exalcalde que pidió no ser citado porque está de campaña con otro candidato presidencial

A la par de ese proyecto de viviendas gratis, Vargas junto a Henao, su mano derecha,  emprendió el programa ‘Mi Casa Ya’, que, según nos describieron tres dueños de constructoras del país y dos directivos regionales de la Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, ha sido “revolucionario”. 

“Lo de regalar viviendas es algo que cualquier gobierno puede hacer con plata, pero dinamizar toda la cadena comercial de la construcción es otra muy diferente”, le dijo a La Silla un directivo de Camacol que pidió la reserva de su nombre para evitar ser etiquetado políticamente.

El programa arrancó abriendo cupos de subsidios a la cuota inicial y a la tasa de interés a la que prestaban los bancos, y además aplicaba tarifas y beneficios diferenciados dependiendo del monto de los ingresos.

Con eso, Vargas logró que las constructoras se interesaran en meterse en programas de Vivienda de Interés Social, que la clase media pensara en comprar en vez de arrendar y que los bancos, al recibir el dinero de los subsidios, también se metieran en el cuento.

“Articular a esos tres actores era algo que nadie había podido hacer hasta ahora. Dinamizó todo el sector”, explicó un directivo de Camacol.

Con Mi Casa Ya, en el tiempo en el que Vargas fue Vicepresidente, hubo una inversión de más de un billón de pesos, algo que incentivó la construcción de poco más de 50 mil viviendas de interés social y prioritario en todo el país. 

Solo para darse una idea, según cifras de Camacol, de 2015 (año en el que empezó el beneficio) al primer semestre de 2016,el índice de construcción de vivienda de interés social y prioritario para ahorradores se disparó en 105% .  

Además, con la segunda fase de las viviendas gratuitas, que se lanzó a finales de 2016 y que prometía entregar 30 mil viviendas en los municipios más pequeños del país (4, 5 y 6 categoría), alcanzó a dejar firmados los contratos para la construcción de poco más de 21 mil

Los grises

Aunque nadie le niega a Vargas los logros que consiguió como Vicepresidente, las casas gratis que entregó han sido criticadas por varias razones. 

La primera, porque no tuvieron desarrollo urbanístico más allá de las viviendas, y por eso el gobierno, después de entregar las casas, tuvo que empezar a invertir plata en equipamiento urbano (vías, servicios públicos, salones comunales y parques), colegios y CAI. 

Incluso El Espectador hizo un informe citando a varios expertos que cuestionaron la falta de equipamiento porque en palabras de Fernando Viviescas Monsalve, profesor e investigador vinculado al Instituto de Estudios Urbanos de la Universidad Nacional, “lo que necesita la gente pobre es lo que todos necesitamos, vivir en espacios donde podamos interactuar y convivir dignamente”. 

Aunque después tuvieron que meter plata en varios proyectos para garantizar algunos equipamientos, en varios de los proyectos no lo hicieron.

La segunda, porque, según contó  Ximena Cadena, directora de ELCA, Facultad de Economía de la Universidad de los Andes en una columna en 2015 en Portafolio, se calcula que el índice de hacinamiento de las viviendas es muy alto debido a miden en promedio 47 metros cuadrados y en cada habitación (2) duermen en promedio 5 personas. 

La tercera porque desde su entrega ha habido una avalancha de denuncias en todo el país debido a que las casas no tenían buenos acabados, y eso, entre otros, ha generado problemas de humedad y de filtraciones de agua en temporada invernal.

Por ejemplo, la Universidad Nacional denunció que en un proyecto de Quibdó, por sus condiciones, las viviendas no eran habitables; en Sabanalarga, también denunciaron averías; lo mismo sucedió en Cúcuta, solo por nombrar algunos. 

Desde el Ministerio el principal argumento para contrarrestar las críticas estuvo en que los proyectos tenían póliza y los constructores la obligación de arreglar lo que estaba mal; y aunque en varios casos fue así, aún hay muchos proyectos en los que los problemas persisten.

En Bogotá, en la urbanización Arbolizadora -entregada en 2015-, una líder le dijo a La Silla que en los quintos pisos se entra el agua cuando llueve por las goteras y que los primeros se inundan porque no hay desniveles. 

En Bucaramanga, los dos proyectos que hicieron parte de las casas gratuitas -La Inmaculada y Campo Madrid-, tienen problemas de estabilidad, porque los terrenos en los que fueron construidas no eran ideales. 

En el caso de Campo Madrid, según el presidente de la junta de acción comunal y veedor del proyecto, Hermes Velasco, tuvieron que presionar al Instituto de Vivienda de Bucaramanga, Invisbú, para que les hicieran un muro de contención, debido a que seis torres fueron construidas en un terreno inestable que ya tuvo un deslizamiento de tierra en época de lluvias. 

Tanto en Bogotá como en Bucaramanga nos dijeron que no saben cómo hacer para que el Ministerio de Vivienda haga efectivas las pólizas de cumplimiento, y en esa cartera no nos dieron respuesta cuando preguntamos cuál era el procedimiento para reclamar y solo explicaron que cada caso se evalúa particularmente.

Las viviendas, además, han sido cuestionadas por la organización ambientalista Greenpeace, porque varias de las especificaciones de los contratos liderados por Vargas incluyen materiales fabricados con asbesto, material prohibido en varios países porque está comprobado que tienen un potencial cancerígeno. Actualmente Greenpeace está impulsando un proyecto de ley para prohibir este material en las construcciones y uno de los obstáculos para que se apruebe es precisamente que las casas gratis lo tienen en sus techos.

El acelerador de las 4G

Cuando Santos puso a Vargas Lleras al frente de la ejecución de las vías de cuarta generación, lo montó sobre un proyecto que ya había arrancado.

Para ese momento, el entonces director de la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, Luis Fernando Andrade, hoy investigado por el escándalo de la corrupta multinacional Odebrecht, ya había licitado y adjudicado 6 de los 28 proyectos, que comprendían las 3 olas del programa.

Su tarea básicamente era entrar a dinamizar las obras para hacer que los cronogramas se cumplieran y que el Gobierno pudiera entregar resultados. 

Al igual que con las casas gratis, Vargas Lleras arrancó a recorrer el país para hacer los anuncios de las licitaciones y contar los alcances del programa. 

Entró con un reto grande, y era garantizar el cierre financiero de varias de las obras, porque debido a que toda la bolsa de proyectos estaba estimada en $50 billones, y la banca nacional no tenía cómo prestar esa planta, tenía que buscar liquidez. 

En el primer semestre de Santos II, junto con la ANI logró que adjudicaran tres concesiones más y durante todo el 2015 los 10 proyectos de la segunda ola, y otros seis de iniciativa privada (que son los proyectos que privados presentan a cambio de que se los concesionen). 

Vargas jugó un rol clave para lograr la financiación de las 4G.

Durante todo el año, casó pelea con el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, quien estaba cuidando el techo de la deuda nacional para mantener viva la idea de Santos de que el país entrara a la Ocde. 

Para presionar a Hacienda usó medios y trinos. 

Por ejemplo, en una visita a Cúcuta en 2015 dijo “me cansé del Ministro”   y que le daba pena ir a ese municipio y que por culpa de que Cárdenas no había dado la viabilidad no pudiera anunciar la 4G que conectaría a esa ciudad con Pamplona. 

La presión de Vargas también le metió impulsó a la venta de Isagen que en 2015 significó la entrada de 5,8 billones para financiar las vías . 

Además Vargas jugó un papel clave en el día a día de los proyectos. 

Todos los lunes reunía a todos los ministros que tuvieran que ver con infraestructura, al director de la ANI, a la Anla y al encargado de consulta previa, entre otros, para evaluar el avance de todas las tareas. 

“El que no asistía tenía que tener una buena excusa y en lo que no había avances también”, dijo a La Silla un funcionario que le tocaba asistir a todas las reuniones. “El que saliera con un chorro de babas desataba su ira. Eso generaba mucha adrenalina”. 

Un miembro de una junta directiva de una de las 4G nos contó: “Lo que hacía Vargas era lograr una sinergia que en lo público no existe”.

Vargas se encargaba de lo que no se podía solucionar directamente en cada reunión, y él mismo entregaba sus propios resultados. 

“Eso hacía que todo fuera eficiente, porque no es lo mismo la llamada de un funcionario, que la del Vicepresidente de la República”, explicó a La Silla un funcionario del Gobierno que trabajó con él. 

Sin embargo, el afán de entregar los resultados pronto hizo que el alcance de varios proyectos se reformulara (en su mayoría quitar dobles calzadas a pasos de adelantamiento), para que se dieran los cierres financieros. 

Después de ejercer tanta presión para que le liberaran recursos, las últimas dos concesiones que ayudó a destrabar Vargas Lleras fueron las de los dos tramos de la vía Bucaramanga - Cúcuta (Bucaramanga - Pamplona lo adjudicó y Pamplona - Cúcuta quedó listo para salir a licitación) que son las únicas dos de la tercera ola de 4G que logró mover. 

Cuando renunció a la Vicepresidencia, el balance de Vargas incluyó la gestión de tres vías 4G de la primera ola, las 10 de la segunda y una de la tercera, cuya inversión bordea los 30 billones, contando todas las iniciativas privadas que fueron viabilizadas. 

Según reportes de la ANI, de los 30 proyectos que actualmente hacen parte de las 4G, 21 proyectos están en construcción y de esos nueve están en etapa previa (gestión predial, tramitando licencias).

Además, 26 de los 30 del total ya demostraron ante la ANI la capacidad financiera para ejecutar las obras, aunque solo 15 tienen completamente asegurado el cierre financiero. 

Si al final del gobierno Santos, una de las cosas que tendrá que mostrar el Presidente es su revolución en infraestructura, Vargas es uno de los que puede sacar pecho por eso. Y también mostrar que como ya lo hizo, lo podría eventualmente repetir.

Comentarios (4)

Jaime Andrés Gómez

24 de Mayo

0 Seguidores

Bienvenido entonces para gerenciar una multinacional o gerente de hidroeléctr...+ ver más

Bienvenido entonces para gerenciar una multinacional o gerente de hidroeléctricas. Un Presidente es un líder político y carismático no un gerente

RAMON ELIAS ECHEVERRI OROZCO

25 de Mayo

0 Seguidores

el mafioso vargas y su circulo de miserables corruptos , la pagarn el 27 de Ma...+ ver más

el mafioso vargas y su circulo de miserables corruptos , la pagarn el 27 de Mayo , muchisimos Ciudadanos Colombianos se despacharan contra este bandido , haciendole pistola , ya lo vere a las 4: 30 pm del domingo llorando por que el pueblo no lo respaldo , este miserable lagarto es un tramposo aun desde el mismo senado, vargas esta frito.

Eladio

25 de Mayo

0 Seguidores

Me parece que este comentario, sobre las viviendas sociales, es muy pertinente...+ ver más

Me parece que este comentario, sobre las viviendas sociales, es muy pertinente. https://www.google.es/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjlo9idxaDbAhWlFZoKHdCYDqwQFggoMAA&url=https%3A%2F%2Fwww.kienyke.com%2Fetiqueta%2Fministerio-de-vivienda&usg=AOvVaw2-PMeaMm4crmqYzMUA1D7h

RAMON ELIAS ECHEVERRI OROZCO

25 de Mayo

0 Seguidores

Bueno les pregunto a todos los comenaristas , vargas ejecutor de que ,? este ...+ ver más

Bueno les pregunto a todos los comenaristas , vargas ejecutor de que ,? este mafioso , no ejecuto nada , es un lagarto chiupa media , ni siu paso por el senado lo rescata de ser un fraude , hizo del ministerio de vivienda , su caja menor para lanzar su estratyegia politica , y patrocino junto a su patron el hipocrta de Santos , las cajas de fosforos , que le entregaron a los mas humildes .

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia