Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas · 04 de Junio de 2019

4658

3

En la tarde del martes pasado, en el tradicional Club de Ejecutivos en el piso 34 del edificio Tequendama en Bogotá, los congresistas de Cambio Radical se reunieron en su habitual  reunión de bancada con el jefe natural del partido, el exvicepresidente Germán Vargas Lleras.

La cita, para decidir cómo votarían la Ley TIC del presidente Iván Duque, mostró el equilibrio inestable dentro de una bancada que puede definir las mayorías al Gobierno en el Congreso: en este caso lograron un balance entre los congresistas que la quieren votar positivamente, y Vargas, que ya no tiene la última palabra en Cambio y se mantiene en sus críticas al proyecto.

Con ese antecedente, la votación de la ley esta semana será una prueba de qué tanto control mantiene Vargas sobre su partido y, detrás de eso, de la capacidad del Gobierno de armar mayorías en temas diferentes a la paz a cambio de permitir que los congresistas metan mano en sus iniciativas.

Así lo oyó La Silla Vacía directamente en la reunión del martes, desde afuera del recinto del encuentro pero gracias a que usaban un sistema de sonido que dejaba oír desde allí.

La bancada contra Vargas

Dos horas después de que arrancara la reunión, cuando llegamos al Club de Ejecutivos, un congresista le dijo a Vargas que esperaba que reconsiderara su posición frente al proyecto. “De lo que se presentó inicialmente a lo que hay hoy, cambió mucho”, argumentó.

Efectivamente, como explicamos, el proyecto puede ser aprobado en Senado gracias a que la ministra de las TIC, Sylvia Constaín, abrió la puerta a modificar el proyecto con propuestas de congresistas.

Pero Vargas respondió que todavía no lo convence del todo pues en un tono irónico le dijo a la bancada:

“Por mí no se preocupen, no quiero convencer a nadie ni presionar a nadie. Ustedes quieren apoyar la ley y pues ya está la posición, pero quiero que quede en el acta de la reunión de bancada que esta ley es un gran mandado para el sector privado”.

“En todo caso, el tiempo dirá que yo tengo la razón.”, terminó su intervención.

Pero la discusión no terminó ahí, pues los congresistas mostraron la intención de hacer cambiar de parecer a Vargas.

Tomó la palabra otro congresista de Cambio y le dijo a Vargas, de nuevo, que reconsiderara su posición. Argumentó que lo que estaba en el proyecto era igual a lo que tenía su plan de gobierno durante la campaña de 2018.

Vargas respondió que eso no era cierto y reiteró, en el mismo tono, “la decisión está a disposición de ustedes”.

Ese intercambio, así como la respuesta, muestra que ni los congresistas ni Vargas quieren una ruptura de fondo.

Pues una senadora caribeña, de la región que pone más senadores de la bancada pero en la que manda el grupo Char, polo opuesto de Vargas en Cambio, propuso que quedaran en libertad para que cada quien votara como quiera, lo que evita una decisión que deje derrotado a un sector.

Vargas, de nuevo con ironía, contestó: “pues sí, dejemos en libertad y que cada quien decida a conciencia su voto”.

Sin embargo, la importancia de ir unidos, que les da el poder de ser la segunda bancada más grande del Senado con 16 de los 108 votos (solo el Centro Democrático, con 19, es mayor), seguía presente.

Otro congresista, también de la costa, volvió a tomar la palabra y le explicó con un tono respetuoso: “La verdad doctor Germán hay un ambiente dentro de la bancada con la intención de respaldar este proyecto de ley. Además, los que vinimos de la provincia nos preguntamos ¿cuándo va a llegar internet a todos los rincones del país? “

La discusión continuó lo que muestra el deseo de no romper el partido.

En eso puede jugar la decisión de investigar disciplinariamente a la senadora caribe Ana María Castañeda por no haber votado las objeciones de Duque a la JEP, (en las que la bancada se fracturó, aunque se impuso la postura de Vargas frente a la de los Char) lo que fue una muestra del garrote del ex Vicepresidente.

Además, tiene una alta injerencia sobre la entrega de los avales para las elecciones locales de octubre, lo que lleva a los congresistas a tener un desincentivo para romper con él.

En ese punto muerto, un representante a la Cámara buscó otro camino: le dijo a Vargas que  como la bancada de Senado tenía claro su voto después de una reunión con la ministra Constaín una semana antes, sería ideal que la invitaran a la reunión para que aclarara las dudas del ex Vicepresidente.

La respuesta de Vargas mostró lo firme de su postura y su distancia con el Gobierno, a pesar de su reciente entrevista con el Presidente: “Yo también me reuní con la Ministra, pero no me aclaró las dudas que tengo”.

Otro congresista buscó otra solución, una que permitiría que todos ganen: “hay mayorías para apoyarla (la ley), pero queremos que sus inquietudes queden como proposiciones, que sean iniciativas de la bancada.” De esa manera, Vargas mantendría sus críticas y Cambio las haría propias, pero la bancada podría votar como quería, sin desafiarlo ni alejarse del Gobierno.

“¿Y cuál será la suerte de esas proposiciones?”, preguntó Vargas, mordazmente. “Si me despejan mis dudas quedaría más tranquilo. Yo no creo en el proyecto, pero si ustedes ya están persuadidos no voy a chocar más con la bancada.” Con eso, el ex Vicepresidente se bajó de su pretensión de hundir la ley a una más moderada, y que muestra que en la relación de poder, ya no manda.

Ese tipo de choques, en los que Vargas da su brazo parcialmente a torcer en un proyecto de ley de gran importancia política, no existió cuando estaba en el poder, como Ministro o Vicepresidente de Santos, y la bancada seguía sus indicaciones; y solo se resolvió con la promesa de la bancada de presentar en el Senado unas proposiciones de ajustes a la Ley que reflejaran las inquietudes de Vargas.

El senador Antonio Zabaraín, ponente del proyecto, les contó que si el proyecto se vota hoy o mañana se podía aprobar sin los votos de ellos -“El Gobierno ya tiene unos 57 votos”, dijo- lo que dejó el mensaje de que incluso con su apoyo, esas proposiciones no tenían un futuro asegurado.

Es decir, le advirtió a Vargas que, como según él la mayoría no depende de Cambio, sus críticas convertidas en proposiciones pueden naufragar.

En todo caso el ex Vicepresidente pidió que se redactaran, y la bancada acordó que solo apoyarán la ley si el Gobierno apoya las proposiciones.

Ese acuerdo refrendó el principal mensaje de toda la reunión: si bien Vargas definitivamente ya no manda unilateralmente, no solo le tienen el respeto y consideración que mostró la discusión, sino que tiene un poder suficiente para bajar a los senadores de un sí total a Duque, a uno condicionado.

Allí terminó el tema y Vargas dijo: “A lo largo de la semana vamos cuadrando por Whatsapp la posición”.

Aunque con eso quedó la sensación de un equilibrio entre Vargas y la mayoría de la bancada, no está exento de tensiones y dudas.

“Hoy no se tomó una decisión pero tenga por seguro que si votamos, todos apoyaremos el proyecto”, le dijo a La Silla un senador de Cambio Radical.

Más allá de la reunión

Mientras la reunión pasó al siguiente tema, la moción de censura de la oposición al Ministro de Defensa, Guillermo Botero, y luego a discutir los proyectos anticorrupción, llegó la ministra Constaín por invitación de uno de los congresistas, con la idea de tratar de convencer a Vargas.  

Sin embargo, no la dejaron entrar de inmediato al recinto porque la bancada estaba en otros temas, Mientras esperaba, salieron dos congresistas, uno de ellos, el valluno Oswaldo Arcos a recibirla, y le explicaron que Vargas tenía unas dudas concretas sobre los subsidios en TIC, como mencionó en su columna contra el proyecto.

Para cuando pudo entrar, la mayoría de congresistas se había ido pues habían arrancado las plenarias de Senado y de Cámara. Adentro Vargas le hizo algunas preguntas, pero ya no había mucho de qué hablar.

Esa misma noche, en el Capitolio, la Ministra nos respondió sobre la reunión que le había ido “muy bien. A mi me hacen preguntas y yo las contesto, mi objetivo principal es conectar a los colombianos”.

Ese día la plenaria del Senado abordó el proyecto pero se detuvo en la votación de impedimentos de 79 senadores, el miércoles los evacuaron y el debate quedó pendiente para hoy.

Aunque, a tres semanas de que termine la legislatura, la Ministra quería avanzar para evitar la presión de tiempo que ha subido, el senador gobiernista de La U, Eduardo Pulgar, levantó la sesión. Le explicó a Constaín que quedaban tan pocos congresistas que el proyecto podía quedar en riesgo por no tener los votos suficientes.

Mientras tanto, una subcomisión de 10 senadores que está revisando más de 100 proposiciones sobre el texto, debe llegar con su informe listo sobre cuáles entrarían y cuáles no.

Y ahí se juega de nuevo la relación entre Vargas y la bancada de Cambio, pues deberían quedar incorporadas y aprobadas para que ésta vote en favor del proyecto.

Según nos dijeron la Secretaría y la Relatoría de Senado el viernes, hasta ese día al mediodía no se habían presentado - y si no llegan, la relación probablemente quedaría en entredicho.

Por eso cuando se vote, que probablemente sea hoy, se sabrá si la bancada de Cambio representa las preocupaciones de Vargas o no.

Pues si bien al proyecto le falta que lo debata la plenaria de la Cámara, de esa relación depende en buena medida la posibilidad de que Duque logre más gobernabilidad en el Congreso, ya sea porque obtenga el apoyo de la mayoría de una bancada rota y peleada con su jefe, o porque mejore sus relaciones con Vargas, una posibilidad que éste dejó abierta tras su reunión con el Presidente hace una semana.

Comentarios (3)

José Saramago ..

04 de Junio

3 Seguidores

Toda la indignación de “coscorrón” Lleras es porqué quiere que le den ...+ ver más

Toda la indignación de “coscorrón” Lleras es porqué quiere que le den “mermelada”.
La región caribe ya tiene a un líder natural propio de la región: los Char.
Las maquinarias electorales y la politiquería tradicional se la jugaron con Lleras, y si que les fue mal.
Lleras ya no sera Presidente, o no se que que circunstancias alineadas sea eso posible, pero cualquiera le gana en voto de opinión.

Saint Sinner

04 de Junio

0 Seguidores

⛧ Faltó un antecedente importante: "Ley Lleras" que era regular el Internet...+ ver más

⛧ Faltó un antecedente importante: "Ley Lleras" que era regular el Internet, por eso no es raro que apoye la propuesta de Duque. A fin de cuentas lo que buscan estos altos políticos es controlar lo mas posible los medios a su medida o beneficio

cristorres

04 de Junio

0 Seguidores

Los proyectos de expansión de internet para las regiones del país tienen que...+ ver más

Los proyectos de expansión de internet para las regiones del país tienen que estar ligados a campañas educativas que promuevan su uso racional. De nada sirve decir que tenemos cobertura nacional si el uso principal será de Facebook y Whastapp. Una población que no sea crítica y racional es blanco fácil para campañas de desinformación, sabemos muy bien que partido es experto en eso.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia