Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas | Laura Ardila Arrieta · 28 de Marzo de 2019

Foto: Twitter Germán Vargas

9378

1

Si no pasa nada extraordinario, hoy en reunión de bancada en Bogotá, Cambio Radical escogerá como su candidato a la próxima Presidencia de la Cámara al representante del Guainía Carlos Cuenca. Y también comenzará a discutir su posición frente a las objeciones del Gobierno a la Jurisdicción Especial de Paz JEP (lo más seguro es que esto no lo decidan hoy mismo).

Aunque con la elección de Cuenca ganará un pulso, en el encuentro se volverá a evidenciar que el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, jefe natural de esa colectividad, sigue siendo un gran poder pero ya no tiene la última palabra en todo como siempre había sido.

Las tensiones y la decisión de hoy

Las tensiones en Cambio Radical respecto a Vargas quedaron claras este viernes que pasó, cuando el poderoso clan Char de Barranquilla -tradicionalmente vargasllerista y dueño de una mini bancada propia dentro del partido- demostró que no es ningún subordinado, al desconocer la directriz de Vargas de retirarse de votación del Plan Nacional de Desarrollo.

Frente a esa iniciativa, Vargas había llamado, uno por uno, a los miembros de Cambio Radical que están en las comisiones económicas del Congreso para darles la directriz de no estar presentes al momento de votar y así desarmarle el quórum al Gobierno para que el  proyecto se hundiera.

La orden no sólo la desconocieron los Char (en cabeza de su senador Luis Eduardo ‘Lucho’ Díaz Granados), sino también el senador Carlos Abraham Jiménez, quien igualmente se hizo presente en el debate y ayudó a completarle la asistencia al Gobierno.

Más allá del episodio con el Plan, que el liderazgo de Vargas, dentro de una colectividad siempre ha sido vista como de su propiedad, está cambiando se venía evidenciando desde hace meses.

Para ser más exactos: desde que Vargas perdió estruendosamente en su intento por llegar a la Presidencia y quedó por fuera del poder.

Por ejemplo, a fines del año pasado Vargas había dado la orden en su bancada de retirarse de la discusión de la reforma política y el senador Carlos Fernando Motoa no le hizo caso.

Poco antes, tampoco había logrado alinear al partido frente a las elecciones de magistrados del Consejo Nacional Electoral y de director de la Federación de Departamentos, como lo contamos en dos historias.

En la reunión de hoy lo que está planeado es que, tanto en el punto de las objeciones a la JEP como en la selección del candidato a la Presidencia de la Cámara (que por pactos políticos le corresponde a Cambio Radical a partir del próximo 20 de julio), se decida por votación de la bancada.

Este trámite normal, contemplado en los estatutos, y usual en el partido, es significativo (sobre todo en el tema de la JEP, pues afecta directamente al Gobierno) en momentos en que Vargas se está graduando de opositor al Gobierno Duque, queriendo hundir el PND, criticando duramente leyes como la de TIC y hasta yendo a demandar personalmente a la Corte la Reforma Tributaria, como lo hizo esta semana.

El eventual respaldo de la bancada de Cambio Radical al presidente Iván Duque en las objeciones a la JEP -en todas o en algunas- iría en clara contravía a estas posiciones de Vargas, quien en cualquier caso no ha dado ninguna directriz al respecto.

La reunión de hoy 

En la reunión que tuvo Cambio Radical la semana pasada en Valledupar, se decidió que el partido convocaría hoy al fiscal Néstor Humberto Martínez; al procurador Fernando Carrillo; a la presidenta de la JEP, Patricia Linares; a la presidenta de la Corte Constitucional, Gloria Stella Ortiz; a la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez; a la ministra de Justicia, Gloria María Borrero y al Defensor del Pueblo, Carlos Negret.

La idea es que cada uno de ellos exponga su posición frente a las objeciones de la JEP para que la bancada tenga insumos que le permitan tomar la decisión final sobre si las apoya o no.

Como contamos la semana pasada, los votos de Cambio Radical son definitivos para el Gobierno y, en ese sentido, entre más demore el partido más se cotizan sus apoyos.

Según más de 10 congresistas de la colectividad con los que hemos hablado en este tiempo, la postura del partido sigue incierta. De hecho, hay muchos que ni siquiera se han atrevido a comentar públicamente su preferencia.

Un senador que prefirió que omitiremos su nombre, por ejemplo, cree que deberían respaldar sólo aquellas que reflejen los puntos con los que Cambio ya se había mostrado de acuerdo cuando el trámite en el Congreso.

Según otros tres congresistas dateados, los legisladores de los Char estarían del lado de todas las objeciones de Duque.

Y, en contraste, al menos 10 congresistas de la colectividad (entre ellos lo han dicho publicamente Temístocles Ortega, Rodrigo Lara, Richard Aguilar  y José Daniel López) respaldan el proceso de paz y no apoyarán las objeciones del Presidente.

Uno de los políticos de Cambio que nos habló para esta historia detalló que, además de la posición frente a la paz, detrás de estas posturas también juega un papel importante la relación que tengan o que aspiren tener durante los próximos tres años y medio con el Gobierno los congresistas.

En Cambio Radical hay muchos congresistas -entre ellos los del clan Char- que, como hemos contado, aún conservan burocracia que tenían desde el Gobierno Santos II y que incluso han ganado puestos en la era Duque.

Esos intereses recién comenzando Gobierno y en un año de regionales pueden llegar a pesar más en algunos que una eventual orden de Vargas (que en todo caso no se ha dado).

“Yo creo que aquí cada quien tiene sus pensamientos y sus intereses frente a un electorado, por eso a veces las órdenes de Vargas molestan a algunos: ‘Usted vote esto’, ‘usted no vote aquello’. Yo creo que así no se debe manejar un partido”, opinó al respecto un congresista de Cambio.

Aunque, de todas formas otros dos congresistas nos dijeron que no siempre Vargas es unilateral en lo que debe hacer la bancada y que la mayoría de las decisiones son consensuadas.

Como sea, en este punto todo podría verse hoy, aunque dos congresistas creen que, por lo densa de la discusión, probablemente no decidan lo de la JEP en este encuentro.

Respecto a la otra decisión que tomarán, la suerte ya está echada, a menos que algo cambie a última hora.

Cuenca, presidente de la Cámara

Hoy en la reunión de Cambio Radical se pondrán tres urnas para que la bancada decida si el próximo presidente de la Cámara debe ser Carlos Cuenca de Guanía, Betty Zorro de Cundinamarca o César Lorduy del Atlántico.

Como Lorduy es de la cuerda de los Char y Cuenca es bastante cercano a Vargas, esta votación será otra puja entre esos dos poderes.

Varios congresistas cercanos al Exvicepresidente, de hecho, nos comentaron que consideran que impedir la llegada de Lorduy sería “un trofeo” para Vargas, luego del episodio del PND.

Incluso, esta votación no estaba programada para hacerse ya (sino en días más cercanos al 20 de julio), pero se adelantó, según nuestras fuentes, por estrategia de Vargas para “darles un golpe” a los Char, asegurando que quede Cuenca.

Ayer en la mañana Cuenca ofreció un desayuno a la bancada de Cámara (incluyendo sus competidores Lorduy y Zorro) y, según un asistente, de manera informal quedó claro que casi todos respaldarán al Representante del Guanía por la tracción que tiene entre sus colegas.

Cuenca fue el compromisario del partido arrancando cuatrienio (en la negociación de comisiones y secretarías del Congreso) y por eso “muchos congresistas están agradecidos con él”, como nos lo reconoció Zorro, quien compite con él.

“Puede tener unos 20 o 22 votos (de 30) a favor”, agregó por su lado otro colega de Cuenca.

Esa cuenta tiene sentido porque de los 30 representantes solo 12 son del Caribe y propiamente de los Char seis.

Es decir, el triunfo de Cuenca será una mezcla entre el espaldarazo de Vargas y la ascendencia que tiene en la bancada de Cámara.

Con él, el exvicepresidente -que, en cualquier caso, sigue teniendo mucho poder en Cambio Radical, por ejemplo en el comité de ética y en la secretaría general, además de muchos congresistas leales- hará sentir su peso.

Aunque, ya no sea el patrón que todo lo decide en su colectividad.

Comentarios (1)

lomagrande

28 de Marzo

0 Seguidores

La cosa se pone color de hormiga cuando la mermelada es más dulce que la órd...+ ver más

La cosa se pone color de hormiga cuando la mermelada es más dulce que la órden del jefe, en este episodio de gobierno "anticorrupción", donde el que gobierna no está sino recibiendo ordenes del verdadero capo que da ordenes por celular a sus serviles y lo hace desde cualquier parte del pais, el señor vargas ya no tiene poder sobre sus borregos así los cachetie.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia