Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas · 08 de Noviembre de 2019

2945

0

En el pulso de poder constante dentro de Cambio Radical entre su jefe natural Germán Vargas Lleras y los Char, que tienen una mini bancada propia en ese partido, el exvicepresidente hizo una jugada reciente para intentar controlar las movidas del clan de Barranquilla frente a la reforma tributaria cuyas discusiones arrancan la semana entrante.

Por iniciativa de Vargas, la semana pasada en reunión de bancada Cambio creó un comité que tendrá la interlocución con el Gobierno para el proyecto de la tributaria, sobre el que el martes habrá una reunión de ponentes de las comisiones terceras de Senado y Cámara a puerta cerrada en el Ministerio de Hacienda. 

Lo llamativo es que, aparte de un grupo de congresistas, entre los delegados estarán también Vargas y el patriarca de los Char, el empresario y exsenador Fuad Char.

(Los otros integrantes son: el presidente de la Cámara Carlos Cuenca, el vocero del Senado Rodrigo Lara, el vocero de Cámara Jaime Rodríguez, Richard Aguilar -delegado de la comisión tercera de Senado-  y Leonardo Rico -delegado de la comisión tercera de Cámara. Un senador nos dijo que posiblemente esté también asesorando el tributarista Santiago Pardo, mano derecha de Vargas en temas económicos). 

Cuatro congresistas de la colectividad con los que hablamos nos aseguraron que el comité tiene dos fines específicos: mandar un mensaje de unidad frente a un proyecto clave, que en el pasado Vargas demandó y ayudó a hundir; y controlar a la bancada que ha demostrado que no siempre le obedece. 

Sobre esto último, como los que más han desobedecido a los deseos de Vargas son los poderosos Char, que tendrán delegado especial en el comité, queda claro que la jugada es una apuesta por evitar que éstos se salgan del redil en las futuras discusiones con Palacio.

Los Char desobedecieron los deseos de Vargas frente al Plan Nacional de Desarrollo, cuando le salvaron el pellejo al presidente Iván Duque votando el Plan en momentos en que el exvicepresidente había dicho que no lo votaran.

Luego volvieron a hacerlo frente a otra iniciativa clave de Duque: las objeciones presidenciales a la Jurisdicción Especial para la Paz JEP, pues aunque Cambio había tomado la decisión de bancada de votar en contra de las objeciones, la senadora Ana María Castañeda, de la casa Char, se ausentó del debate para desestabilizar las mayorías a favor del Acuerdo de Paz. 

Desde entonces, las relaciones entre Vargas y los Char, el grupo que ha intentado dos veces llevarlo a la Presidencia, han estado en tensión.  

Este nuevo comité de voceros, Fuad Char incluido, manda el mensaje de que ambos tendrán peso para negociar con el Gobierno la tributaria.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia