Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Solapas principales

Educación:
Estudié Arquitortura, con énfasis en Construcción Insostenible y Chismes del Siglo XX.  
Después hice un posgrado en Confrontación y Relaciones Provinciales.  
Ambos afiches me fueron otorgados por el Claustro de las Aguas.   

Hoy, adelanto allí también Estudios en Subdesarrollo, aunque un poco mas cerca al San Francisco.

Ocupación:
Difícil. Puedo decir que trato de no hacer nada; 
pero siempre sale algo.

Intereses:  
Infraestructura  (democrática), construcción (de partidos)  y diseño (institucional).
También,  el territorio (de las ideas),  clima (geo-político),  el agua (como derecho),  seguridad (de todas las especies), 
educación (de ciudadanos), los medios (del poder)   y la creación de capital (social).

....junto con todo lo que trate la vida y obras de la tenaz suramericana.

Aficiones: 
Fanático de la C&T (coincidencia & teleología),  así como de procesos -tanto locales como foráneos- fruto de la I&D (involución & deterioro).

Color favorito:
Verde ladrillo

Humor preferido:
El negro.  Siempre.   
Si está escaso, me conformo con el del pan recién horneado.

Sonido detestado:
el del teléfono... y el de la guillotina cuando me rebanaba en dos, en "Prince of Persia".

Aspiraciones:
La principal es poseer la propiedad de la Cll. 82 con Cra. 9a, de Bogotá. Demoler la casona que siempre ha estado en esa esquina 
y entre todos esos arboles, vivir en una carpa.  
Todo ésto claro, si  Harry y Leo  lo desocupan pronto.

Como por ahora parece irles bien, mi segunda gran aspiración es escribir juicioso en La Silla,
para sacarle algún provecho  práctico a mi alter ego de director de partido político colombiano.  
Alcanzar la disciplina que se requiere para decir cosas  inteligentes, mas allá del vaivén de los acontecimientos, 
para obtener así la fluidez necesaria para lanzarme con mi propio blog (de arquitortura, eso sí).  

Por supuesto que lo anterior  no implica que desatienda el magno ejemplo de tantos brillantes políticos locales:
hacer varias cosas a la vez  sin nunca dejar la silla vacía.