Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Solapas principales

Kathy Porto

Escritora.

Poetisa. Ensayista.Licenciada en Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, España, filosofía e historia del arte. Especialidad: Literatura Inglesa.Rusa.

Kathy Porto en la Red Caribe

Ideas inactuales

Ambas ideologías —izquierda dogmática sin imaginación, y derecha radical, excluyente y propensa a debatir con una sola verdad, la de ella—, manipulan la opinión en Colombia: carecen de argumentos para elaborar conceptos que les digan algo a los colombianos, más allá de la firma de un papel donde, por arte de magia, habrá Paz. 

Columna

58

Kathy Porto en la Red Caribe

Las analistas

El mensaje es claro. Mujeres colombianas: aspiren, escriban, diserten, estudien, progresen, lleguen a altos cargos. Pero no confundan un destino labrado con esfuerzos, con uno que se vale de cualesquiera medios para surgir.

Columna

10

Kathy Porto en la Red Caribe

ALGORITMOS FEMENINOS

Una Fiscalía es la Voz de la Nación, testigo del Alma colectiva de su pueblo, referencia ética y civilizada en contra de quienes quieren perturbar el orden, la armoniosa convivencia de la Sociedad. No puede incitar el Caos, desorganizar la Justicia con novedades semánticas, confundir al simple ciudadano que acude a ella, revictimizar a la víctima con largas discusiones teórico-filosóficas: Crimen es Crimen, no importa quién lo cometa.

Columna

6

Kathy Porto en la Red Caribe

Recuperar el lenguaje

Las ficciones son bellas en la opera y en la literatura, en todas las artes, y aún así las palabras son precisas y contenidas y no abandonan su cometido esencial: la verdad.

Columna

14

Kathy Porto en la Red Caribe

A propósito de la columna de Laura Gil sobre Mockus

Cuando la Ola verde llegó a su paroxismo , no hubo columnista que no admirara ese fenómeno y dijera que la sociedad colombiana estaba cambiando y saliendo de su zona de aparente confort ante las maquinarias políticas. Muchos de esos columnistas  me escribían celebrando la Ola y yo los aterrizaba diciéndoles que era una euforia pasajera pues su inspirador vivía contradiciéndose.

Columna

11