Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Solapas principales

José Félix Lafaurie

Ingeniero Civil, con especialización en economía, nacido en Santa Marta. Empresario, agricultor, ganadero, dirigente gremial y hombre público. Ha sido viceministro de Agricultura, vice Contralor General de la República, Superintendente de Notariado, entre otros cargos públicos. Actualmente es presidente ejecutivo de FEDEGÁN, desde donde fortalece la gremialidad ganadera, y adelanta acciones para elevar la competitividad del sector y posicionar los productos cárnicos y lácteos en los países desarrollados. Desde 1998 es columnista editorial de diferentes diarios del país, en los que publica semanalmente su opinión sobre diferentes temas de la realidad colombiana, y plantea propuestas para lograr un mejor desarrollo del país y aportes para tener una mejor política pública. Ha publicado varios libros, entre los que se destacan: “Posconflicto y Desarrollo” (2006); “Estrategias para una desmovilización exitosa” (2004); Pensamiento Social y Económico de Fedegán (serie que ha publicado desde 2004 hasta 2014); así como El Plan de Desarrollo de la Ganadería Colombiana. Lafaurie Rivera considera de gran trascendencia que se incremente el nivel de ingresos de los colombianos para que también se active la demanda, lo que en conjunto, contribuirá a generar una mayor equidad y a contrarrestar la pobreza en el país. Es un convencido de que el país debe tener una reforma agraria pero articulada como política pública, dentro de una estrategia de desarrollo rural de gran calado que le dé sustento. Es partidario de la paz, pero anclada en principios y valores, como el imperio de la Ley, la defensa de las instituciones democráticas y el estado de derecho, y la seguridad y la justicia como bienes fundantes.

José Félix Lafaurie en la Red Rural

El mito de la enlechada

Están disparadas las alarmas en el país lechero y, con mayor fuerza, en lo que conocemos como “lechería especializada”. En tiempos mejores -sin TLC- el Gobierno podía abrir o cerrar la llave de las importaciones para abastecer a la industria o proteger a los productores, según el caso. Hoy los TLC tienen cupos o contingentes sin arancel que obligan a las partes y van creciendo progresivamente. Para 2015, el país no podría evitar el ingreso de 52 mil toneladas de productos lácteos sin arancel.

Columna

14

José Félix Lafaurie en la Red Rural

El mito de la enlechada

Están disparadas las alarmas en el país lechero y, con mayor fuerza, en lo que conocemos como “lechería especializada”. En tiempos mejores -sin TLC- el Gobierno podía abrir o cerrar la llave de las importaciones para abastecer a la industria o proteger a los productores, según el caso. Hoy los TLC tienen cupos o contingentes sin arancel que obligan a las partes y van creciendo progresivamente. Para 2015, el país no podría evitar el ingreso de 52 mil toneladas de productos lácteos sin arancel.

Columna

14