Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Solapas principales

Jaime Castro

Ex alcalde de Bogotá, ex congresista y ex constituyente

Cursó sus estudios de primaria en la escuela pública de Moniquirá y el Colegio Antonio Nariño. El bachillerato lo hizo en el Colegio Boyacá de Tunja y el Mayor de San Bartolomé. Es abogado del Colegio Mayor del Rosario. Se especializó en el Instituto de Administración Local de España y la Escuela Nacional de Administración - E.N.A - de Francia. Prestó servicio militar en el Batallón Miguel Antonio Caro de la Escuela de Infantería de Bogotá. Es profesor universitario de derecho público (constitucional y administrativo) y autor de varios libros y artículos sobre esas materias. Fué miembro de la Asamblea Constituyente 1991. Se desempeñó como Consejero Presidencial y Ministro de Justicia. El libro ¿Por quién votar? de Daniel Samper Pizano y Alberto Donadio lo calificó como destacado congresista cuando evaluó su desempeño como Senador. Como Ministro de Gobierno, hoy del Interior, se convirtió en el "Padre de la Descentralización en Colombia". Como Alcalde Mayor de Bogotá, elaboró el Estatuto Orgánico de la ciudad que adoptó para el Distrito el régimen político, administrativo y fiscal que le devolvió a la capital la gobernabilidad que había perdido y le permitió iniciar serio proceso de transformación y cambio. Perteneció a las juntas directivas del Banco Central Hipotecario, ColDeportes, el Teatro Nacional Fanny Mikey, el Festival Iberoamericano de Teatro y la Casa de Poesía Silva. Entre otras condecoraciones ha recibido las que otorgan el Ejército Nacional de Colombia, la Fuerza Aérea Colombiana, la Armada Nacional de Colombia y la Policía Nacional de Colombia. Igualmente fue honrado con la Cruz de Boyacá y la Legión de Honor (Francia).

Jaime Castro en la Red Cachaca

Bogotá no tiene doliente

Se ha dicho siempre con razón que Bogotá no tiene doliente, porque a los bogotanos por nacimiento o por adopción nos falta compromiso con la ciudad, entrega en la defensa de sus derechos y presencia en los actos que importan y a veces definen su futuro. También se dice con razón, cuando tenemos que pagar impuestos al Distrito, que nos duele más el bolsillo que la suerte de la ciudad. Así ocurre porque nos falta sentido de identidad y de pertenencia y el amor que todos tienen por la que llaman con orgullo su patria chica cuando se refieren al lugar de su nacimiento.

Columna

332

Jaime Castro en la Red Cachaca

Yo, el alcalde, decido cuando sí y cuando no

Participar en la vida política, cívica y comunitaria del país es un derecho y una obligación de la ciudadanía. Esa participación se expresa eligiendo y siendo elegido, votando los plebiscitos, referendos y consultas populares que se convoquen, presentando iniciativas ante las corporaciones públicas, ejerciendo funciones estatales, revocando o no el mandato de alcaldes y gobernadores, etc.

Columna

5

Jaime Castro en la Red Cachaca

¿Qué hacer para crear Bogotanía?

Como muchos nos preguntamos qué hacer para crear Bogotanía o sea sentido de pertenencia para con la ciudad, compromiso con temas de interés común y conductas conviventes que respeten también los valores y símbolos de la Capital, conviene hacer propuestas.

Columna

7

Jaime Castro en la Red Cachaca

Ya es tiempo de que Bogotá tenga su metro

Bogotá debe tener el metro que necesita y merece. Cuenta con capacidad fiscal e institucional para hacerlo. Como se trata de inversión archibillonaria, que compromete el futuro de la ciudad y la región durante varias décadas, debe proceder con gran sentido de responsabilidad. Cada una de las decisiones que tome debe estar sustentada en consideraciones serias y elementos de juicio válidos. Ningún funcionario debe motivar sus determinaciones con perjudicial libido de linotipo: yo abrí la licitación para este u otro contrato, yo lo adjudiqué, yo coloqué la primera piedra, yo fui su primer pasajero. Deben prohibirse, por ello, la improvisación y la precipitación por afán publicitario. También las propuestas ligeras, producto de afanes políticos electorales, como las que piden construir apenas una parte (un decímetro) de la primera línea del proyecto o que se reduzca el número de estaciones (en vez de 27, que sean 17).

Columna

24

Jaime Castro en la Red Cachaca

¿Debe reformarse el Estatuto Orgánico?

La Constitución vigente y el Estatuto Orgánico de Bogotá son prácticamente contemporáneos.La primera se expidió en el 91 y la segunda en el 93. A la Constitución se le han hecho 39 reformas, algunas de ellas bien extensas.Al Estatuto, apenas dos: la que permite la reelección inmediata del personero que estaba prohibida y otra de carácter menor, a pesar de que al Congreso en distintas épocas se han presentado no menos de 20 proyectos reformatorios del Estatuto.Ahora mismo cursa proyecto en la Comisión Primera de la Cámara que, una vez más, propone cambiar varios artículos del 1421.

Debate

4

Jaime Castro en la Red Cachaca

Proponentes únicos en contratación, señal de corrupción

La Cámara Colombiana de la infraestructura, por conducto de su presidente Juan Martín Caicedo, después de estudiar el caso de 13 alcaldías locales en Bogotá, encontró que el 58% de los contratos lo ganó proponente único y que en Usme y Suba el 100% de los contratos también fue adjudicado a proponente único. A juicio de la Cámara se trata de contratos "amarrados", aunque a veces se presenten otros pocos o varios proponentes, para cumplir requisitos de la ley 80, pero siempre se trata de la "licitación de uno".
La situación anotada, sin duda, obedece a fallas personales, que tipifican conocida corrupción, pero pueden obedecer, igualmente, a circunstancias estructurales, producto de la manera como está concebida y organizada la descentralización en el interior de la ciudad. 
El debate lo planteamos pidiendo planteamientos y propuestas que aseguren eficiente y honesta administración local. 

Debate

124

Jaime Castro en la Red Cachaca

¿Cuál predial?

La reforma tributaria que decretamos en el 93 dispuso que el predial se liquidara con base en el 50% del valor comercial del respectivo bien. Este año se liquidó con base en el 72% (estratos 1, 2 y 3) y el 82% (estratos 4, 5 y 6) del valor comercial de los bienes. Este valor, como se sabe, se ha disparado por razones económicas conocidas.
Con base en el 50% citado sacamos a Bogotá de la quiebra, financiamos a quines nos sucedieron en la Alcaldía y estructuramos finanzas sostenibles para el distrito. Ahora, hay bonanza fiscal y tienen recursos billonarios en caja. Sin embargo, liquidan el predial teniendo como base el 72 y el 82% del valor comercial de los bienes. 
Vale la pena debatir el tema sin los afanes electorales de algunos: ¿Cómo debe ser un régimen equitativo en materia de predial?

Debate

48

Jaime Castro en la Red Cachaca

Otra propuesta improvisada

En todos los tonos y de manera repetida se dijo oficialmente que el Distrito financiaría la primera línea del metro con los recursos que, en buena medida, producirían los siguientes tributos: gestión del suelo, plusvalía, valorización, peajes urbanos, subastas urbanísticas y tasas por congestión. Tal vez hicieron bien las cuentas y las cifras no dan o recordaron que el establecimiento de esos gravámenes exige ley y acuerdo del Cabildo distrital y, por eso, sin que hayan dicho que cancelan la cascada tributaria, el alcalde Petro anunció ahora que utilizará las reservas de las Empresas de servicios públicos: EAB, ETB y EEB. Tal vez porque piensa que de esas reservas se puede disponer libre y alegremente para los propósitos que a bien tenga el mandatario de turno.
Esa reservas hoy valen $ 6.4 billones (2.3 las de la EAB, 1.8 las de la ETB y 2.3 las de la EEB). Representan los “ahorros” que las Empresas han hecho durante décadas. Una parte de las mismas son “reservas legales” que sus administradores no pueden tocar. La otra parte está destinada a las mejoras que requiera el respectivo servicio (cobertura y calidad). La ETB, por ejemplo, tiene que hacer inversiones cuantiosas para afrontar la competencia de los mayores jugadores del mundo de las telecomunicaciones. Las cuantiosas pérdidas que ha tenido la EAB por la prestación del servicio de aseo urbano, seguramente obligarán al uso de las reservas para evitar el deterioro de los servicios de acueducto y alcantarillado.
Por lo anotado Superservicios puede vetar operaciones económico-financieras de las Empresas que vigila si con ellas se compromete la prestación del servicio.
Téngase presente también que en las tres citadas Empresas las reservas garantizan los elevados pasivos pensionales que tienen a su cargo y por los que deben responder, según Minhacienda.
A lo anterior agréguese que las reservas no son dinero en caja que se pueda utilizar en cualquier momento. Su mayor monto está representado en activos patrimoniales y otro tipo de inversiones, v.gr. acciones societarias.
La libido de linotipo (pasar a la historia como el que firmó el contrato o colocó la primera piedra) es mala consejera. Querer celebrar el contrato a toda costa y a como de lugar, pone al Distrito en situación de desventaja frente a la Nación, que podría aprovechar el afán del alcalde para cambiar la proporción 70-30, y a los contratistas particulares que, igualmente, buscarán otro tipo de beneficios.

Debate

54

Jaime Castro en la Red Cachaca

Proponentes únicos en contratación, señal de corrupción

La Cámara Colombiana de la infraestructura, por conducto de su presidente Juan Martín Caicedo, después de estudiar el caso de 13 alcaldías locales en Bogotá, encontró que el 58% de los contratos lo ganó proponente único y que en Usme y Suba el 100% de los contratos también fue adjudicado a proponente único. A juicio de la Cámara se trata de contratos "amarrados", aunque a veces se presenten otros pocos o varios proponentes, para cumplir requisitos de la ley 80, pero siempre se trata de la "licitación de uno".
La situación anotada, sin duda, obedece a fallas personales, que tipifican conocida corrupción, pero pueden obedecer, igualmente, a circunstancias estructurales, producto de la manera como está concebida y organizada la descentralización en el interior de la ciudad. 
El debate lo planteamos pidiendo planteamientos y propuestas que aseguren eficiente y honesta administración local. 

Debate

124

Jaime Castro en la Red Cachaca

¿Debe reformarse el Estatuto Orgánico?

La Constitución vigente y el Estatuto Orgánico de Bogotá son prácticamente contemporáneos.La primera se expidió en el 91 y la segunda en el 93. A la Constitución se le han hecho 39 reformas, algunas de ellas bien extensas.Al Estatuto, apenas dos: la que permite la reelección inmediata del personero que estaba prohibida y otra de carácter menor, a pesar de que al Congreso en distintas épocas se han presentado no menos de 20 proyectos reformatorios del Estatuto.Ahora mismo cursa proyecto en la Comisión Primera de la Cámara que, una vez más, propone cambiar varios artículos del 1421.

Debate

4

Jaime Castro en la Red Cachaca

Ya es tiempo de que Bogotá tenga su metro

Bogotá debe tener el metro que necesita y merece. Cuenta con capacidad fiscal e institucional para hacerlo. Como se trata de inversión archibillonaria, que compromete el futuro de la ciudad y la región durante varias décadas, debe proceder con gran sentido de responsabilidad. Cada una de las decisiones que tome debe estar sustentada en consideraciones serias y elementos de juicio válidos. Ningún funcionario debe motivar sus determinaciones con perjudicial libido de linotipo: yo abrí la licitación para este u otro contrato, yo lo adjudiqué, yo coloqué la primera piedra, yo fui su primer pasajero. Deben prohibirse, por ello, la improvisación y la precipitación por afán publicitario. También las propuestas ligeras, producto de afanes políticos electorales, como las que piden construir apenas una parte (un decímetro) de la primera línea del proyecto o que se reduzca el número de estaciones (en vez de 27, que sean 17).

Columna

24

Jaime Castro en la Red Cachaca

¿Qué hacer para crear Bogotanía?

Como muchos nos preguntamos qué hacer para crear Bogotanía o sea sentido de pertenencia para con la ciudad, compromiso con temas de interés común y conductas conviventes que respeten también los valores y símbolos de la Capital, conviene hacer propuestas.

Columna

7

Jaime Castro en la Red Cachaca

Yo, el alcalde, decido cuando sí y cuando no

Participar en la vida política, cívica y comunitaria del país es un derecho y una obligación de la ciudadanía. Esa participación se expresa eligiendo y siendo elegido, votando los plebiscitos, referendos y consultas populares que se convoquen, presentando iniciativas ante las corporaciones públicas, ejerciendo funciones estatales, revocando o no el mandato de alcaldes y gobernadores, etc.

Columna

5

Jaime Castro en la Red Cachaca

Bogotá no tiene doliente

Se ha dicho siempre con razón que Bogotá no tiene doliente, porque a los bogotanos por nacimiento o por adopción nos falta compromiso con la ciudad, entrega en la defensa de sus derechos y presencia en los actos que importan y a veces definen su futuro. También se dice con razón, cuando tenemos que pagar impuestos al Distrito, que nos duele más el bolsillo que la suerte de la ciudad. Así ocurre porque nos falta sentido de identidad y de pertenencia y el amor que todos tienen por la que llaman con orgullo su patria chica cuando se refieren al lugar de su nacimiento.

Columna

332

Jaime Castro en la

Cada cosa en su momento

Deben distinguirse las elecciones nacionales (Presidente y Congreso), de las territoriales (alcaldes y gobernadores), porque son diferentes su contenido y alcances. En las primeras se debaten y definen temas comunes a todo el país (relaciones internacionales, políticas económicas, conservación del orden público) y en las segundas, asuntos de carácter regional o local que inciden de manera directa en las condiciones y calidad de vida de quienes habitan determinado municipio o departamento (servicios públicos domiciliarios, saneamiento básico, transporte urbano).
Además, en todas partes la ciudadanía suele repartir territorialmente el poder: vota nacionalmente por una corriente o partido y localmente por corriente o partido distinto. Con otras palabras, evita la concentración del  poder y genera la convivencia o cohabitación de diferentes fuerzas políticas.
Para evitar que las elecciones nacionales ahoguen las territoriales y que los hombres nacionales por su prestigio y los recursos nacionales por su volumen, anulen el debate de los temas locales y regionales, nuestra Constitución, art. 262, dispone que “la elección de Presidente y Vicepresidente no podrá coincidir con otra elección” y que “la de congreso se hará en fecha separada de la elección de autoridades departamentales y municipales”.
Sin embargo, hay quienes buscan nacionalizar y presidencializar las elecciones de octubre.  Pretenden volverlas la tercera vuelta de las pasadas presidenciales y las primarias de las del 2018. Lo hacen porque no tienen propuestas sobre los temas territoriales. Solo les interesa elegir alcaldes y gobernadores que les ayuden electoralmente en sus campañas al congreso y a las presidenciales del 2018.
Al sistema político y a la ciudadanía conviene exigir que ahora se debatan los temas territoriales y no los nacionales. Sobre estos últimos la ciudadanía se ocupará  la ciudadanía cuando sea convocada a debatirlos y definirlos.

Debate

Jaime Castro en la Red Cachaca

Cada cosa en su momento

Deben distinguirse las elecciones nacionales (Presidente y Congreso), de las territoriales (alcaldes y gobernadores), porque son diferentes su contenido y alcances. En las primeras se debaten y definen temas comunes a todo el país (relaciones internacionales, políticas económicas, conservación del orden público) y en las segundas, asuntos de carácter regional o local que inciden de manera directa en las condiciones y calidad de vida de quienes habitan determinado municipio o departamento (servicios públicos domiciliarios, saneamiento básico, transporte urbano).
Además, en todas partes la ciudadanía suele repartir territorialmente el poder: vota nacionalmente por una corriente o partido y localmente por corriente o partido distinto. Con otras palabras, evita la concentración del  poder y genera la convivencia o cohabitación de diferentes fuerzas políticas.
Para evitar que las elecciones nacionales ahoguen las territoriales y que los hombres nacionales por su prestigio y los recursos nacionales por su volumen, anulen el debate de los temas locales y regionales, nuestra Constitución, art. 262, dispone que “la elección de Presidente y Vicepresidente no podrá coincidir con otra elección” y que “la de congreso se hará en fecha separada de la elección de autoridades departamentales y municipales”.
Sin embargo, hay quienes buscan nacionalizar y presidencializar las elecciones de octubre.  Pretenden volverlas la tercera vuelta de las pasadas presidenciales y las primarias de las del 2018. Lo hacen porque no tienen propuestas sobre los temas territoriales. Solo les interesa elegir alcaldes y gobernadores que les ayuden electoralmente en sus campañas al congreso y a las presidenciales del 2018.
Al sistema político y a la ciudadanía conviene exigir que ahora se debatan los temas territoriales y no los nacionales. Sobre estos últimos la ciudadanía se ocupará  la ciudadanía cuando sea convocada a debatirlos y definirlos.

Debate

85