Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Solapas principales

Álvaro Forero Tascón

Director, Fundación Liderazgo y Democracia

Álvaro Forero Tascón combina sus labores de asesoría legal con la dirección de la Fundación Liderazgo y Democracia. Escribe una columna de opinión en El Espectador, y es investigador en materia de opinión pública.

 

Álvaro Forero Tascón en la Red Líder

¿Crisis de liderazgo ... o de indignación?

Muchos consideran que los resultados de las últimas encuestas en materia de desfavorabilidad presidencial y pesimismo sobre el futuro, dan para afirmar que hay una crisis de opinión o de confianza. ¿Pero es un problema de liderazgo, o la ciudadanía se está haciendo adicta a la indignación? ¿Es resultado de falta de liderazgo presidencial, o es un reflejo de la oleada mundial de indignación de los ciudadanos con lo público? 

¿Si es una crisis de indignación, es posible que la sociedad colombiana saque adelante retos difícles y de largo plazo, como la paz, si ante cada noticia grave (paro agrario, sentencia sobre mar de San Andrés, asesinato de soldados en el Cauca) entra en un estado de pesimismo profundo? ¿Así como cae en el populismo punitivo, la opinión pública está cayendo en el populismo encuestativo? ¿Es la indignación un buen instrumento para "llevar" una democracia? 

¿Si es una crisis de liderazgo, es posible generar consensos en medio de una polarización política tan profunda? ¿El único liderazgo que aceptan los colombianos es el de la firmeza y de la guerra?

Si no es una crisis ¿es un estado emotivo pasajero? ¿Pasó la sociedad colombiana de la insensibilidad de hace unas décadas, a la hipersensibilidad, porque ahora reacciona con indignación ante problemas que no son nuevos, como los de la justicia y de la violencia, y además las cifras de las encuestas no coinciden con la realidad del país en aspectos como el estado de la economía o el descenso del desempleo? ¿Se acabaron las épocas de estabilidad de los gobiernos en las encuestas, de tendencias ascendentes o descendentes, y debemos acostumbrarnos a las montañas rusas de opinión pública?

 

Debate

432

Álvaro Forero Tascón en la

¿Crisis de liderazgo ... o de indignación?

Muchos consideran que los resultados de las últimas encuestas en materia de desfavorabilidad presidencial y pesimismo sobre el futuro, dan para afirmar que hay una crisis de opinión o de confianza. ¿Pero es un problema de liderazgo, o la ciudadanía se está haciendo adicta a la indignación? ¿Es resultado de falta de liderazgo presidencial, o es un reflejo de la oleada mundial de indignación de los ciudadanos con lo público? 
¿Si es una crisis de indignación, es posible que la sociedad colombiana saque adelante retos difícles y de largo plazo, como la paz, si ante cada noticia grave (paro agrario, sentencia sobre mar de San Andrés, asesinato de soldados en el Cauca) entra en un estado de pesimismo profundo? ¿Así como cae en el populismo punitivo, la opinión pública está cayendo en el populismo encuestativo? ¿Es la indignación un buen instrumento para "llevar" una democracia? 
¿Si es una crisis de liderazgo, es posible generar consensos en medio de una polarización política tan profunda? ¿El único liderazgo que aceptan los colombianos es el de la firmeza y de la guerra?
Si no es una crisis ¿es un estado emotivo pasajero? ¿Pasó la sociedad colombiana de la insensibilidad de hace unas décadas, a la hipersensibilidad, porque ahora reacciona con indignación ante problemas que no son nuevos, como los de la justicia y de la violencia, y además las cifras de las encuestas no coinciden con la realidad del país en aspectos como el estado de la economía o el descenso del desempleo? ¿Se acabaron las épocas de estabilidad de los gobiernos en las encuestas, de tendencias ascendentes o descendentes, y debemos acostumbrarnos a las montañas rusas de opinión pública?

Debate

Álvaro Forero Tascón en la

¿Crisis de liderazgo ... o de indignación?

Muchos consideran que los resultados de las últimas encuestas en materia de desfavorabilidad presidencial y pesimismo sobre el futuro, dan para afirmar que hay una crisis de opinión o de confianza. ¿Pero es un problema de liderazgo, o la ciudadanía se está haciendo adicta a la indignación? ¿Es resultado de falta de liderazgo presidencial, o es un reflejo de la oleada mundial de indignación de los ciudadanos con lo público? 
¿Si es una crisis de indignación, es posible que la sociedad colombiana saque adelante retos difícles y de largo plazo, como la paz, si ante cada noticia grave (paro agrario, sentencia sobre mar de San Andrés, asesinato de soldados en el Cauca) entra en un estado de pesimismo profundo? ¿Así como cae en el populismo punitivo, la opinión pública está cayendo en el populismo encuestativo? ¿Es la indignación un buen instrumento para "llevar" una democracia? 
¿Si es una crisis de liderazgo, es posible generar consensos en medio de una polarización política tan profunda? ¿El único liderazgo que aceptan los colombianos es el de la firmeza y de la guerra?
Si no es una crisis ¿es un estado emotivo pasajero? ¿Pasó la sociedad colombiana de la insensibilidad de hace unas décadas, a la hipersensibilidad, porque ahora reacciona con indignación ante problemas que no son nuevos, como los de la justicia y de la violencia, y además las cifras de las encuestas no coinciden con la realidad del país en aspectos como el estado de la economía o el descenso del desempleo? ¿Se acabaron las épocas de estabilidad de los gobiernos en las encuestas, de tendencias ascendentes o descendentes, y debemos acostumbrarnos a las montañas rusas de opinión pública?

Debate

Álvaro Forero Tascón en la Red Líder

¿Crisis de liderazgo ... o de indignación?

Muchos consideran que los resultados de las últimas encuestas en materia de desfavorabilidad presidencial y pesimismo sobre el futuro, dan para afirmar que hay una crisis de opinión o de confianza. ¿Pero es un problema de liderazgo, o la ciudadanía se está haciendo adicta a la indignación? ¿Es resultado de falta de liderazgo presidencial, o es un reflejo de la oleada mundial de indignación de los ciudadanos con lo público? 

¿Si es una crisis de indignación, es posible que la sociedad colombiana saque adelante retos difícles y de largo plazo, como la paz, si ante cada noticia grave (paro agrario, sentencia sobre mar de San Andrés, asesinato de soldados en el Cauca) entra en un estado de pesimismo profundo? ¿Así como cae en el populismo punitivo, la opinión pública está cayendo en el populismo encuestativo? ¿Es la indignación un buen instrumento para "llevar" una democracia? 

¿Si es una crisis de liderazgo, es posible generar consensos en medio de una polarización política tan profunda? ¿El único liderazgo que aceptan los colombianos es el de la firmeza y de la guerra?

Si no es una crisis ¿es un estado emotivo pasajero? ¿Pasó la sociedad colombiana de la insensibilidad de hace unas décadas, a la hipersensibilidad, porque ahora reacciona con indignación ante problemas que no son nuevos, como los de la justicia y de la violencia, y además las cifras de las encuestas no coinciden con la realidad del país en aspectos como el estado de la economía o el descenso del desempleo? ¿Se acabaron las épocas de estabilidad de los gobiernos en las encuestas, de tendencias ascendentes o descendentes, y debemos acostumbrarnos a las montañas rusas de opinión pública?

 

Debate

432