Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Nohora Celedón · 31 de Enero de 2020

1648

2

Desde que la Superintendencia de Industria y Comercio anunció su decisión de prohibirle a Uber seguir operando en Colombia, la empresa activó toda una campaña de presión en redes sociales, medios y con sus conductores, para exigirle al Gobierno un decreto de emergencia que les permitieran quedarse.

Sin embargo, esa estrategia, al menos por ahora, no ha logrado ese objetivo.

“No va a haber decreto, por más presión que hagan”, nos dijo una alta fuente del Gobierno. Públicamente la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, dijo que no iban a regular para una sola empresa.

Incluso, una fuente de Uber, una del Gobierno y otra externa coinciden por separado que la presión de los conductores estaba molestando en el Ministerio, y podía ser contraproducente. 

Eso se notó en la reunión que tuvo la ministra Orozco con el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, en Davos, que fue bastante tensa. Según las tres fuentes, la Ministra explicó que no podían sacar el decreto y Khosrowshahi le replicó que no era que no pudieran, sino que no querían. 

No llegaron a ningún acuerdo y, con el cierre inminente de la aplicación, la empresa le seguirá apostando a la estrategia de presión, que hasta ahora empieza a dar unos frutos en lo jurídico.

#UnaSoluciónParaUber que no llegó

Antes de que saliera el fallo negativo de la Superintendencia de Industria y Comercio, la empresa venía alistando su estrategia de presión. Primero buscando alianzas con sus “socios conductores”.

Según nos contó Raúl, uno de los líderes de los conductores de plataformas (que administra una red de cerca de 10.000 conductores que se llama Drivers Club Bogotá, y funciona a través de 35 grupos de Whatsapp) él y otros compañeros con buenas calificaciones de los usuarios fueron a una reunión donde habían empleados de Uber.

Les dijeron que ellos (los conductores) también son embajadores de las plataformas y que contaban con su apoyo para que les ayudaran a pedir una solución para ellas. Después, cuando salió el fallo, les enviaron un correo parecido al que mandaron a los usuarios de la plataforma invitándolos a promover la etiqueta en redes #UnaSoluciónParaUberYa

La etiqueta se hizo tendencia el 10 de enero y, según un reporte que hizo Linterna Verde para La Silla surgió de las cuentas oficiales de Uber, tuvo 142.000 interacciones en Twitter (lo que es la mitad de lo que tuvo #renunciebotero, una de las más populares del año pasado) y creció de manera orgánica. 

Pero se desinfló en dos semanas.

Mientras tanto, gracias a grupos de Whatsapp como Drivers Club, en Bogotá salieron unos cincuenta conductores a la marcha del 21 de enero, con carteles con #UnaSoluciónParaUberYa.

Una fuente muy cercana a Uber nos dijo que la empresa les mandaban mensajes a los conductores tirándoles línea, como la etiqueta, y les pedían participar en el debate público, pero que ellos se estaban organizando por su cuenta.

La misma fuente nos explicó que como la empresa significa tanto para la cotidianidad de la gente, la estrategia fue incentivar a los usuarios y a los conductores a salir a defenderla.

En esa línea promovieron por ejemplo una pitatón esta semana para exigir una solución para la empresa, que buscaba imitar los cacerolazos que empezaron el pasado 21 de noviembre, que no fue muy visible.

Al tiempo, Uber movió una campaña de publicidad que ponía a los conductores en el centro; con cuñas radiales, pauta en televisión y redes sociales que tenían videos testimoniales de los conductores como este:

La movilización de los conductores tampoco ha sido muy grande porque están divididos: unos empezaron a exigir la solución para Uber y otros simplemente migraron a otras plataformas.

“Es una discusión diaria en los grupos. Creo que es un error porque si bien hoy es Uber después vienen las otras aplicaciones”, nos dijo Sergio Cujabante, que maneja con Uber, DiDi, Beat y InDrive. Lo mismo nos dijo Luis Enrique, quien ante la salida está aprovechando lo que llama sus “últimos días” en DiDi, pues cree que todas las aplicaciones se van a ir detrás de Uber.

A pesar de eso, los que se han movilizado sí han sido muy visibles para los medios de comunicación, y además el envión de Uber les ha ayudado a organizarse y a promover acciones legales que podrían beneficiar a la compañía.

El refuerzo en lo legal

Cujabante es uno de los integrantes de la Asociación Nacional de Usuarios del Transporte Público Individual y Sistemas Tecnológicos Asociados, para abreviar le pusieron Asotecnología. La constituyeron legalmente este año quince conductores y usuarios de Uber, y  a través de internet ha afiliado a 350 personas más.

Las cifras nos las dio Alexandra Pardo, una abogada que asesora a la Embajada de México y que conoció a finales del año pasado a varios conductores de Uber que le consultaron qué podían hacer. “Les dije que lo primero era que tenían que organizarse, los ayudé a crear la asociación y radicamos una acción popular”, nos dijo.

También nos dijo que no cobró un peso por la asesoría, pero entre los miembros iniciales de la asociación recogieron 300.000 pesos para montar las redes de la empresa y un logo.

“Me pidieron que hiciera vocería por ellos, porque la mayoría no quiere poner sus nombres en medios porque temen que los rastreen y que tengan problemas con los taxistas, es un tema delicado”, nos dijo Pardo.

La asociación radicó una de las dos acciones populares que tiene el Tribunal Administrativo de Cundinamarca que piden una medida cautelar que frene la decisión de la Superintendencia de Industria y Comercio. 

Ninguna de las dos ha sido resuelta, y por eso Asotecnologías presentó hoy en la tarde un oficio ante el Tribunal, con el respaldo de las cerca de 600.000 firmas que recogió la petición en Change.org ciudadana Catalina Acosta, para pedir un decreto que solucione a Uber.

Acosta dijo que lo hizo por cuenta propia, sin apoyo de la empresa, porque trabaja en el sector de las tecnología y le parece que el precedente de la salida de Uber es catastrófico.

También, hay por lo menos una tutela de un ciudadano que dice que el fallo de la Superintendencia que sacó a Uber vulnera su derecho al trabajo. 

Además, están pendientes las apelaciones al fallo que hicieron esta semana los representantes de las tres empresas que son Uber: Uber Colombia S.A.S, Uber B.V.de Holanda, y Uber Tech de Estados Unidos.

Aunque estos procesos judiciales se demoran, la esperanza de Pardo y de los abogados de Uber es que tarden menos de lo que se tomaría sacar en el Congreso una ley que regule las plataformas tecnológicas.

Mientras tanto, hoy usuarios y conductores están a la espera de la “sorpresa” que anunció la plataforma en este mensaje.

 

(Spoiler: la agencia de comunicaciones de Uber, que no tiene vocero en el país, nos contó que la sorpresa no es que se vayan a quedar, y que a partir de las 12 de la noche el servicio de transporte aparecerá inhabilitado si se entra a la aplicación)

Comentarios (2)

Elgatodeschrodinger

01 de Febrero

1 Seguidores

A mi lo que me parece mas interesante de esta discusión,es que los bicitaxis ...+ ver más

A mi lo que me parece mas interesante de esta discusión,es que los bicitaxis que prestan el servicio de pasajeros de igual forma ahora tienen motor,ni placa, ni seguro tienen pero estan amparados por el derecho de los indios, osea las reglas son para los que no tienen ruana, desde el 92 estan congeladas las placas blancas de los taxis y ese era el negocio porque el producido solo mantiene el carro

harriarq

01 de Febrero

0 Seguidores

Uber debe utilizar como recurso legal el desmonte de la despreciacle practica ...+ ver más

Uber debe utilizar como recurso legal el desmonte de la despreciacle practica de los cupos que roban a los taxistas y llenan las arcas de unos pocos, solo así se acaba con un monopolio montado sobre la farsa de controlar el número de taxis, solo así se vuelve competitivo este transporte y recibe en igualdad de condiciones la tecnología y demás ventajas. Un servicio secuestrado por los cupos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia