Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ever Mejía · 15 de Julio de 2020

22980

1

Tras la hazaña de derrotar a los grupos tradicionales del municipio de Turbaco (Bolívar) en las elecciones de octubre, Julián Conrado, el ex combatiente conocido en la guerra como “el cantante de las Farc”, llegó a la Alcaldía de este municipio vecino de Cartagena con el reto de administrar por primera vez recursos públicos y lidiar con un Concejo en contra. Ahora, la pandemia lo ha hecho blanco fácil de sus rivales políticos. 

 

Su nombre oficial es Guillermo Torres y, pese a sus años de militancia en las Farc, no llegó avalado por ese partido, sino por la alianza Colombia Humana-Unión Patriótica. 

En su campaña, la música jugó un papel clave porque asistía a la mayoría de reuniones políticas con una guitarra en la mano, como lo hacía cuando era guerrillero, y se hizo famoso durante los diálogos de paz entre las Farc y el gobierno de Andrés Pastrana en 1999.

Con esa estrategia, sacó el 50 por ciento de los votos.

Pese a su contundente victoria, no logró poner ningún concejal en el Cabildo. Todos se declararon independientes, y en la Alcaldía los sienten de oposición. Sobre todo, porque desde que se dispararon los contagios no han parado de cuestionar su gestión.

En Turbaco, han muerto ocho personas por covid-19 y, después de Cartagena, es el municipio de Bolívar con más contagiados reportados, 382.  

En esto puede influir que es un pueblo vecino y dormitorio de La Heróica y tiene una población de 113.440 personas, la tercera más alta del departamento. 

A comienzos de abril, desde el Concejo comenzaron a cuestionar la estabilidad de la Administración de Conrado porque renunció su secretario General, Pedro Romero, y la secretaria de Salud, Mónica Jurado. 

El alcalde argumentó que Romero renunció por motivos personales y Jurado por problemas de salud. 

“Tratar de sacar ventajas políticas de esta emergencia trágica que está viviendo la humanidad me parece un reflejo de la miseria espiritual más grande”, dijo Conrado, a raíz de los cuestionamientos. 

No fueron los únicos.

En mayo, Turbaco fue noticia nacional porque se filtraron a los medios unas fotos de los mercados que gestionó la primera dama, María Juliana Ruiz, arrumados en el piso, en malas condiciones sanitarias. 

“Los mercados estaban expuestos a la humedad y a los roedores”, señaló en su momento el personero municipal Iván Roca. 

Conrado se escudó diciendo que estaba previsto que los mercados llegaran dos días después y al momento de recibirlos, no tenían disponibles las bodegas por lo que estuvieron en un parqueadero un par de días. También dijo que los alimentos estaban en óptimas condiciones.

Para el alcalde la filtración de las fotos de los mercados y la difusión de noticias falsas al respecto se hizo con la intención de dañar a la Administración. 

“Como dijo el cantor Alí Primera ‘el que vive en la oscurana con mucha luz se encandila’ y esta administración es luz”, contraatacó. 

Dos semanas después de ese incidente, el Concejo realizó una proposición solicitando a la Asamblea de Bolívar que le pidiera al Gobernador nombrar una gerencia de crisis en Turbaco porque no se estaban tomando medidas de prevención contra el coronavirus.

“No se debió utilizar la cercanía con Cartagena como una excusa programada para justificar la expansión del virus, acá no se tomaron medidas de prevención a tiempo”, nos dijo el presidente del Concejo, Juan Carlos Flórez.

En la proposición, el Concejo también le pidió al alcalde Conrado intervenir los barrios en la zona de conurbación con Cartagena, imponer una barrera epidemiológica en la entrada del municipio para desinfectar los vehículos y tomar la temperatura, empadronar a los residentes de Turbaco que trabajan en Cartagena y crear un Puesto de Mando Unificado (PMU). 

La Asamblea aprobó la proposición, pero la operatividad de la medida depende de la Gobernación de Bolívar que no se ha pronunciado, y el Alcalde puso los controles a la entrada del municipio y creó un Grupo Covid con funciones parecidas a los de un PMU. Aunque el Alcalde acogió algunas de las quejas, su asesor de Infraestructura y persona clave en la campaña, Arnold Acuña, nos dijo que en la Alcaldía leyeron esa proposición como un ataque del Concejo. 

Conrado ha achacado el alto número de contagios a la indisciplina social y ha apostado a un lenguaje de solidaridad (su lema es ‘amando venceremos’).

“En la Alcaldía no le hemos dado burocracia a nadie y entendimos la solicitud como una situación política, una forma de decir que no hay gobernabilidad”, le dijo Acuña a La Silla.

Según Acuña, los ediles también están molestos porque no les entregaron ayudas humanitarias para que las repartieran en los barrios, sino que la Alcaldía las entregó directamente. 

“El Alcalde está gestionando en solitario”, se quejó el concejal del Centro Democrático y Mira, Cristián De Ávila.  “Se ha rodeado de personas que no son del municipio y no conocen la problemática”.

En su momento, muy al inicio de la pandemia, también se lo criticó porque usaba un pañuelo de tapabocas, lo cual era antihigiénico. 

“Si un alcalde no saca ningún concejal sabe que va a tener más control y más vigilancia, por lo tanto tiene que hacer las cosas bien”,  agregó el concejal Flórez.

En todo caso, así como ha recibido palo de sus detractores políticos, ‘el cantante de las Farc’ también ha recibido elogios de los que lo apoyaron.

En concreto, el senador y líder de la Colombia Humana, Gustavo Petro, lo felicitó públicamente por la inauguración de la sala de urgencias del hospital de Turbaco. 

En realidad, el contrato de la reconstrucción del hospital no lo firmó Conrado, pero por los retrasos del contratista lo terminó inaugurando. El alcalde contrató una planta eléctrica por 607 millones de pesos y agilizó las gestiones para habilitar la sala de urgencias.

De hecho, el representante a la Cámara por Bolívar Silvio Carrasquilla, cuyo candidato perdió en las pasadas elecciones, se adjudica la gestión de los recursos del hospital: “Esa gestión la hice yo, logramos que el cien por ciento de los recursos los diera el Ministerio de Salud. Él solo compró una planta eléctrica para emergencias, pero así es la gestión pública”. 

La semana pasada, Conrado también fue clave en la suspensión de la protesta que tenían pensado realizar los transportadores intermunicipales por el cobro del peaje entre Turbaco y Cartagena, y ha promovido actividades culturales y recreativas durante el confinamiento como el concurso Cantando con Turbaco, en el que niños participaron con videos cantando.  

En todo caso, con una pandemia con la cual lidiar y en medio de una guerra política, la guitarra se tuvo que guardar.

Comentarios (1)

Elgatodeschrodinger

15 de Julio

0 Seguidores

Recibir un elogio de petro es como perfumar el estiercol, sobretodo cuando se nota que no tiene que ver con su gestión, muy mal petro

Recibir un elogio de petro es como perfumar el estiercol, sobretodo cuando se nota que no tiene que ver con su gestión, muy mal petro

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia