Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 23 de Febrero de 2021

2208

0

El Partido Conservador no se quiere volver a quedar sin su logo en el tarjetón presidencial, como en las pasadas elecciones. Más allá de que llegue con candidato propio, o como parte de una coalición, hay movimientos alrededor de tres nombres que buscan renovar el perfil de ese partido.  

Tres nombres que hacen, además, que los conservadores no dependan de la decisión de lanzarse de la vicepresidenta, Marta Lucía Ramírez; y de hacerlo, si lo hace, con el partido Conservador.    

La semana pasada, el director del Partido Conservador, Omar Yepes, dio el banderazo para empezar a evaluar los nombres y propuestas de los exministros Juan Carlos Echeverry, Juan Carlos Pinzón y Mauricio Cárdenas, como potenciales precandidatos del partido para las elecciones de 2022. 

Lo hizo sin descartar la llegada de la vicepresidenta quien sigue evaluando los factores en contra de una posible aspiración.  

La idea que está promoviendo Yepes es que el elegido del partido entre a una coalición de derecha. “Si la izquierda se asocia, los demás también tendremos que pensar en una fórmula única para enfrentarla”, le dijo a La Silla. 

Pero esa definición no la toma solo Yepes.  Debe pasar por el directorio nacional, que en su mayoría controlan los congresistas, y debe tener en cuenta lo que planteen los precandidatos.  

Tampoco han avanzado en cómo van a definir ese candidato ni en qué momento. De hecho, el próximo jueves el directorio nacional tenía programado empezar a fijar las reglas de juego, pero La Silla supo que esa cita se aplazó y no se sabe cuándo se va a hacer.  

Sin embargo, que los tres exministros ya hayan alzado la mano para buscar ser el candidato oficial azul es un gesto que agradecen al interior de la colectividad.  

Porque el partido se puede apoyar en ellos para lanzar propuestas económicas que ayuden a superar la crisis ocasionada por la pandemia y mostrar que tienen una plataforma ideológica para presentarles a los colombianos de cara a las elecciones del 2022.   

De lo técnico a lo político

Los nombres de Juan Carlos Echeverry, Juan Carlos Pinzón y Mauricio Cárdenas son conocidos en lo público, pero tienen contadas participaciones en lo electoral.  

Mauricio Cárdenas tiene una trayectoria amplia. Doctor en economía, empezó como viceministro de Desarrollo en la presidencia de César Gaviria. Fue ministro de Transporte y director de Planeación con Pastrana hasta que se afianzó en el Ministerio de Hacienda durante seis años en el gobierno de Juan Manuel Santos. 

Justamente ese paso por Hacienda, donde se le reconoce la creación de una regla fiscal que obligó al Estado a controlar su déficit fiscal, fue el que le sirvió para hacer conexión con la clase parlamentaria.  

Una conexión que, ahora como precandidato, dice que es necesaria para sacar adelante una campaña presidencial con el sello conservador pero apuntando al centro.  

"Los invito a que unamos fuerzas entre los técnicos y los políticos de este partido y que recojamos a otros sectores de la opinión, buscando esa plataforma de centro que no es tibio sino audaz y de carácter, un centro con fórmulas y que no tiene miedo de enfrentarse a los extremos", dijo en su presentación en la convención.

 

Cárdenas le dijo a La Silla que si bien aún no ha tomado una decisión final sobre lanzarse, “Me parece bien estar en la jugada, sin que haya ningún compromiso de cómo va a ser esto.” Recalcó que aún no se ha avanzado en acuerdos sobre mecanismos, ni dentro del partido, ni con otros partidos. 

Sobre la posibilidad de que un exministro de Santos termine en una consulta con el uribismo, Cárdenas agregó que, “No diría en este momento que sí, ni que no. Si para llegar a ser el candidato de toda la centro derecha unida hay que hacer una consulta, y uno gana, pues bien que se reciban esos respaldos”. 

Pero insistió que su idea es también poder sumar a sectores de centro y de fuera del Partido Conservador, “si se une toda la gente de centro y derecha pues todo bien.  Empieza uno en la centro derecha pero buscando gente en el centro también. (...) No quiero amarrarme a sectores del Partido Conservador. Quiero que haya una apertura para sectores de afuera”.  

Echeverry, también doctor en economía, se ha movido en gobiernos nacionales desde la presidencia de Andrés Pastrana. Con Juan Manuel Santos pasó de asesorar su campaña, a ser ministro de Hacienda (2010-2012) y presidente de Ecopetrol (2015-2017).  

Actualmente, tiene una firma consultora, vive en Washington y es panelista de 6 AM en Caracol Radio.  

De su aspiración presidencial dio puntadas en la convención nacional conservadora de noviembre pasado. Echeverry dijo que siempre ha tenido un pensamiento ideológico conservador, y que así lo ha expresado en sus novelas. Que su propuesta para 2022 se basa en los “ineludibles” que debe liderar el partido para la pospandemia, como la superación de la pobreza.  

“La gente tiene hambre”, sentenció al comenzar.  

Y remató con mensajes políticos. Dijo que el conservatismo tiene un nicho grande para crecer en el país porque, citando una encuesta, comentó que los colombianos ideológicamente se identifican más hacia la derecha que la izquierda.  

Además, cree que las elecciones del 2022 estarán mediadas por la disyuntiva entre el odio y la discordia, versus la esperanza y la concordia. Y que por eso invitaba a los conservadores a rodear una propuesta que le apueste a lo segundo.  

Echeverry no respondió a mensajes de La Silla buscando su versión.  

Juan Carlos Pinzón es el único del grupo que se ha hecho medir en unas elecciones, como fórmula vicepresidencial de Germán Vargas Lleras en 2018 y no le fue bien. Economista con maestría en políticas públicas, rotó en varios cargos en el gobierno de Santos, de quien fue secretario privado en el Ministerio de Hacienda del Gobierno Pastrana, y viceministro de Defensa del Gobierno Uribe.

Con Santos en Presidencia, fue su secretario general; luego, como ministro de Defensa por casi cuatro años coordinó golpes militares como la caída del líder de las Farc alias "Mono Jojoy" en 2012 y, finalmente, fue su embajador en Estados Unidos durante dos años.

Tras una agria disputa con su hasta entonces jefe y mentor, renunció en 2017 para aspirar a la Presidencia en 2018.  

Recogió firmas pero al final declinó y pasó a ser la fórmula vicepresidencial de Germán Vargas Lleras. Tras las elecciones, asumió como presidente de la Fundación para el Progreso de la Región Capital – ProBogotá, una organización privada sin ánimo de lucro creada por 34 empresarios—. 

Si bien su carta de presentación ante los conservadores son sus logros como ministro de Defensa, Pinzón le está metiendo otras narrativas a su propuesta presidencial. 

“El país necesita consensos en tres frentes para avanzar: el consenso sobre empleo y la red de apoyo social; el consenso de la no impunidad y la seguridad; y el consenso sobre la reconciliación nacional”. 

Se están moviendo

Este jueves se esperaba una reunión del directorio nacional, que anunció su presidente, para escuchar las propuestas de los exministros. El plan era también fijar las reglas de juego de selección del candidato. Aunque la reunión se canceló, los tres se siguen moviendo.

Como nos lo confirmaron cinco congresistas, después de la convención los tres han hecho llamadas virtuales, telefónicas y reuniones presenciales con varios congresistas azules. En ellas, los tres economistas han comentado sus visiones de país y han dado más información acerca de sus propuestas. 

Ese ‘lobby’ ha gustado entre algunos dirigentes azules. 

“Han hecho lo que otros no, y es presentar sus nombres ante el partido. En otro tiempo era impensable que gente de este perfil técnico buscara ser el candidato cobijado por el partido”, le dijo a La Silla el representante a la Cámara Félix Chica, quien además hace parte del directorio nacional. 

Chica dijo que habló con Pinzón personalmente y con Echeverry por teléfono. 

“Los tres son reconocidos y los tres están decididos a ser precandidatos, y están en el proceso de acercarse a las bases. Lo importante es que los tres encajan en la apuesta del partido: ir con candidato propio a la primera vuelta que es lo que queremos la mayoría”, nos comentó por su parte el concejal de Barranquilla, Juan Camilo Fuentes, quien también es del directorio nacional. 

Fuentes, que hace parte del equipo político del senador Efraín Cepeda, dice que se siente identificado con Pinzón.

Los tres exministros están complementando ese contacto directo con congresistas con presencia regional. 

Por ejemplo, esta semana Mauricio Cárdenas tuvo una entrevista en el noticiero de Jorge Cura, uno de los más escuchados en Barranquilla y enfocó sus respuestas en propuestas generales para la reactivación económica. 

Dijo que es necesario que los gobernadores y alcaldes eliminen las restricciones al comercio y que los niños vuelvan a los colegios. 

“En este momento, el país necesita sobre todo propuestas para el aquí y ahora, la coyuntura es muy dura. Hay crisis. Quisiera ante todo aportar a salir de eso. Si eso permite plantear una campaña con proyección, está bien. Seguiremos hablando con los líderes del partido siempre con el interés de contribuir”, dijo Cárdenas.  

Darse a conocer más allá de Bogotá es clave para los tres porque, salvo el papel secundario de Pinzón en 2018, no tienen experiencia en lo electoral.  

“Los tres tienen aceptación en la bancada, pero que no se les olvide que las candidaturas presidenciales no son de los parlamentarios sino de los bases”, comenta el expresidente del partido, el exsenador Hernán Andrade. 

Sumar puntos entre la dirigencia y las bases en las regionales es clave para ellos si es que la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez se suma al partidor.

Pero esperando a la Vice

A pesar de que en 2018 Ramírez no logró unificar a los conservadores alrededor de su aspiración en la consulta, ni en la primera vuelta, y que ahora que es vicepresidente tampoco es que haya querido afianzar esa relación con los congresistas, en el partido le hacen ojitos para que entre en el proceso para el 2022.

De eso dio señales el director Yepes, cuando dijo que estaban a la expectativa de la decisión de Ramírez. También es un deseo entre algunos integrantes del directorio nacional. 

“Hay un sector del partido que quiere hacerle fuerza a la doctora Marta Lucía, incluso para que sea la candidata en la primera vuelta y sin necesidad de consultas. A mí particularmente me parece que, por lo que se ve ahora, con ella es que podríamos llegar más lejos”, le dijo a La Silla el representante a la Cámara, Ciro Rodriguez. 

Pero ese deseo está condicionado únicamente a lo que quiera la vicepresidenta Ramírez. 

“Debe resolverse pronto, a más tardar en marzo”, nos comentó el director Yepes. 

Aunque tiene ganas de lanzarse “por última vez”, Ramírez sigue evaluando si dado el sacrificio personal, ella tendría algún chance de ganar y sí, a diferencia de 2018, esta vez sí encuentra el ambiente para hacerlo a nombre del partido. 

Si resuelve que sí a las dos preguntas, entraría a competir con los tres exministros encampañados.  

Y ahí la pelota pasaría al directorio nacional, que es el que debe definir el mecanismo de selección y los tiempos para hacerlo. Por lo pronto, la idea es que el logo conservador no se quede por fuera del tarjetón. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia