Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juan Manuel Flórez Arias · 30 de Marzo de 2021

9377

0

La ruptura de la alianza entre empresarios y poder político en Medellín también se ha reflejado en las relaciones de Daniel Quintero con los medios de comunicación.

Hasta ahora, las alcaldías se habían apoyado informativamente en El Colombiano, el medio más tradicional de la ciudad, que también hace parte de esa alianza con el empresariado paisa y tiene en su junta directiva a varios de sus representantes. 

Sin embargo, la disputa del alcalde con los privados también lo alejó de El Colombiano, y ha comenzado a apoyarse en medios digitales como Minuto 30 y Al Poniente: ambos sitios han ganado nuevos contratos de pauta con esta alcaldía, tienen una línea editorial favorable a la administración, y sus notas son compartidas recurrentemente por el alcalde y sus funcionarios.

En el otro extremo, ese cambio también le ha dado fuerza a una reacción desde una serie de portales cercanos al uribismo; un sector que, como contamos, encuentra en su pelea con Quintero un impulso para afianzar su poder en Antioquia para 2022.

El Colombiano y el cambio de modelo

La relación cordial entre Quintero y El Colombiano se rompió al tiempo que con el resto del empresariado paisa, con la renuncia de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM) en agosto del año pasado.

El detonante de la renuncia fue la decisión de Quintero de emprender acciones legales contra los contratistas de Hidroituango, algo que según la antigua junta no fue consultado. Entre los contratistas demandados está Conconcreto, una empresa del entorno empresarial antioqueño cuyo presidente, Juan Luis Aristizábal, es también parte de la junta directiva de El Colombiano.

Al día siguiente de la noticia, el diario El Colombiano publicó un editorial fuerte contra Quintero, titulado: “La institucionalidad, gobernabilidad y el patrimonio de EPM, en Riesgo”. Desde entonces, ha dedicado al menos otros cuatro editoriales a criticar la gestión de Quintero.

La pelea se ha reflejado en los contratos. 

El año pasado la pauta oficial para El Colombiano a través del canal público Telemedellín se redujo en casi 3.000 millones de pesos. Mientras que en 2019, bajo la alcaldía de Federico Gutiérrez, el diario obtuvo contratos de publicidad por $3.394 millones, en 2020 estos bajaron a $389 millones.

Según Quintero, esa reducción se debió a “un programa general de austeridad y eficiencia debido a la pandemia”.

Pero el plan no ha sido general. De hecho, medios afines a la alcaldía como Minuto 30 han contratado más con Telemedellín. 

Minuto 30, un megáfono oficial

Como contamos, Minuto 30 es un medio digital de noticias que apuesta por el contenido rápido y viral.

Su cubrimiento local ha sido favorable a Quintero. De los 28 artículos publicados sobre el alcalde en los últimos 2 meses, todos son positivos, ya sea con citas que lo benefician u interpretaciones cercanas a la administración. 

Sobre la audiencia de revocatoria en febrero, por ejemplo, Minuto 30 tituló: “Con contundentes cifras, Quintero ganó el primer ‘round’ de la revocatoria en su contra”, mientras otros medios optaron por titulares más neutros. El Tiempo, por ejemplo, tituló: “Lo que se dijo en la audiencia de revocatoria de Daniel Quintero”.

 

Sobre el despido del gerente de EPM, Álvaro Rendón, Minuto 30 respaldó la tesis del alcalde, según la cual se debió a un error del funcionario en la extensión del contrato con los constructores de Hidroituango. Una explicación que está cuestionada, primero, por el trasfondo político que tuvo, que explicamos en esta historia, y segundo, porque hace dos semanas un juez le pidió al alcalde que justifique en un informe las razones que dio para sacar a Rendón de su cargo.

La Silla consultó al director de Minuto30, Jorge Rojas, sobre su línea editorial frente a la alcaldía: “Nos gusta ver el vaso lleno. Estamos construyendo ciudad y haciendo un ejercicio periodístico válido. Un medio nativo digital no se dedica a opinar ni a atacar políticos. El hecho de que Quintero sea el alcalde no hace la diferencia”, dijo.

Sobre la revocatoria dijo: “Estoy en contra de la revocatoria de Quintero y de cualquier alcalde”.

Esa posición de Minuto 30  a favor del Establecimiento, que también tuvo con alcaldías como la de Federico Gutiérrez, sumada al tráfico que genera este portal que en 2018 estuvo entre los cinco más leídos de Colombia, le han sido útiles a Quintero.

Esto también se ha reflejado en los contratos. Pese al “plan general” para reducir la pauta oficial anunciado por el alcalde, en 2020 Minuto 30 aumentó en 102 millones sus ingresos a través de Telemedellín, el canal encargado de otorgar la publicidad.

En total, Minuto 30 contrató 873 millones de pesos el año pasado: 431 por pauta directa y el resto por otros contenidos promocionales.

Pero los vínculos de Minuto 30 con la alcaldía de Quintero no son solo contractuales. Uno de sus dueños, el excandidato a la gobernación Mauricio Tobón, quien fue gerente del IDEA en la gobernación de Luis Pérez, hace parte de una lista de exfuncionarios de ese gobierno que ahora apoyan a Quintero: otros son el hoy secretario de gestión territorial de Medellín Carlos Mario Montoya -exsecretario de Salud de Pérez- y el propio hermano del alcalde, Miguel Quintero, quien fue director de proyectos de planeación de la gobernación anterior.

Tobón es uno de los defensores más visibles de la actual administración. Ha exaltado a Quintero por su manejo de EPM y de la pandemia.  

Tres personas que han trabajado en Minuto 30, y pidieron no ser citadas para no ser identificadas por el medio, le dijeron a La Silla que la línea editorial es no atacar a la alcaldía. Una de ellas dijo: “No es que nos llegue por correo, pero todos sabemos que no hay que chutar la lonchera”.

Al Poniente, una ventana de opinión favorable

El portal Al Poniente comenzó en 2013 con la consigna “a pensar de todo” y casi todo su contenido se compone de columnas. “No somos periodismo, somos opinión”, le dijo a La Silla Santiago Jiménez, dueño y miembro del comité editorial del sitio.

En Al Poniente hay columnas tanto a favor como en contra de Quintero, aunque con un matiz: los contenidos firmados por el sitio, que según explicó Jiménez son entrevistas por iniciativa propia, son casi todos a favor del alcalde. 

En el último mes se han publicado cinco de esos contenidos, y cuatro fueron dedicados a funcionarios de la alcaldía. Las entrevistas no tienen contrapreguntas y aplican un formato sobre todo expositivo, con preguntas como “¿Cuál es tu labor en la Alcaldía de Medellín?” y “Cuéntanos un poco sobre tu trayectoria”.

La Silla le preguntó a Jiménez si se trata de contenido pago por la administración y dijo que no: “Simplemente publicamos a quienes nos contactan y nos ofrecen una entrevista. Lo que pasa es que nos han llamado mucho de la Alcaldía. Publicamos lo que nos llegue y es cierto que si nos envían más de un sector tendremos que aprender a lidiar con eso”.

Esa apertura ha representado, en el caso de la alcaldía, una ventana de titulares favorables que aprovecha en redes sociales. Aunque el tráfico de Al Poniente no es tan significativo como el de Minuto 30, al compartirlos en redes sociales los funcionarios han obtenido un alcance amplio, como en este caso con Quintero.

Al Poniente se volvió contratista de Telemedellín en esta administración. Jiménez ha firmado desde junio, como persona natural, tres contratos de pauta en su sitio que suman 24 millones, todos por el régimen de una sola propuesta.

Esta publicidad, explica el director, se traduce en boletines que se publican en el portal bajo el nombre de “Notas Al Poniente”. Según Jiménez, aclaran que es patrocinado, pero esta aclaración no aparece directamente en las notas sino en la página del autor y es muy general: “En este espacio publicamos puntos de vista de los integrantes, información de aliados y patrocinadores, boletines e informaciones externas y notas de ciudad”.

IFM, el corazón de una red de derecha

El otro efecto de estos cambios en el entorno de medios en Medellín ha sido el fortalecimiento de portales cercanos al uribismo críticos del alcalde.

El más visible es IFM Noticias, un portal creado hace seis años como una agencia, pero que desde el año pasado -cuando empezó la alcaldía de Quintero- se enfocó en la información local. 

Su dueño y director, José Ignacio Penagos, es un periodista con vínculos con el uribismo: en 2015 fue jefe de comunicaciones de la campaña a la gobernación de Andrés Guerra -hoy diputado del Centro Democrático-; también fue miembro de la UTL de Federico Hoyos cuando fue representante a la Cámara del Centro Democrático, y asesor del exembajador en el Vaticano César Velásquez Ossa, quien también fue jefe de prensa de Álvaro Uribe en la presidencia.

Su medio, IFM Noticias, hace parte de una empresa más grande, IFM Other News, que se dedica a hacer comunicaciones políticas, corresponsalías a otros medios y contenido audiovisual. Esa empresa madre también ha sido cercana al uribismo: fue, por un tiempo, la oficina de prensa de Federico Hoyos cuando fue representante.

Penagos le dijo a La Silla que fue un trabajo ad honorem. “Lo hicimos para ver si le podía gustar”, agregó.

También dijo que como periodista no tiene ninguna ideología. “¿Que si he sido cercano al Centro Democrático? A ver, soy de Medellín. Eso es como si le preguntan a uno si es de Boyacá y come papa. Es lo que produce la tierra. Es parte de la cultura, es la gente que uno ha tenido alrededor, pero soy amigo de muchos políticos de otras ideologías”.

Su portal, sin embargo, sí ha tenido una agenda afín al uribismo, con el cual Quintero tiene una pelea desde la campaña, en la que derrotó al candidato del Centro Democrático, Alfredo Ramos.

IFM ha cubierto favorablemente la revocatoria en Medellín, que, como contamos, tiene entre sus promotores a varias personas cercanas al uribismo. Ha publicado artículos como “Comité de Revocatoria de Medellín se fortalece” y “Sentida carta de ciudadana al alcalde Daniel Quintero que antes lo apoyaba pero ahora pide revocatoria”.

Según Penagos, su postura frente a la revocatoria es democrática. “Le damos voz a los que no la tienen. Somos defensores democráticos y le hemos hecho seguimiento al tema de la revocatoria que mucha gente empezó a satanizar”.

Su medio también ha publicado algunos artículos especulativos sobre un plan de Bogotá y la izquierda para tomarse Medellín: “El mapa del miedo. Plan de la alcaldía y ‘deep state’ para acabar con lo que significa Medellín”.

Además, en el sitio hay notas que visibilizan a miembros del Centro Democrático, como una reseña del libro de la senadora Paola Holguín sobre Uribe y un artículo sobre un premio de liderazgo que le dieron el año pasado a Alfredo Ramos.

En su página, IFM dice que apoya las iniciativas ciudadanas Salvemos Colombia y Libertank, ambas cercanas al uribismo.

Salvemos Colombia es un movimiento creado a finales de 2020 para mover debates en redes. Fue visible a principios de este año por entrevistar desde la cárcel al exministro Andrés Felipe Arias, y también ha hecho transmisiones con Álvaro Uribe, Paloma Valencia y Abelardo De La Espriella. Entre sus fundadores está Juan Manuel Jaramillo, quien también es promotor de la revocatoria a Quintero.

Libertank es un tanque de pensamiento creado en diciembre de 2019, dedicado a promover la libertad económica. Tiene como director ejecutivo a un exmiembro de la UTL de la senadora Paola Holguín, Camilo Guzmán, y como director de relacionamiento a un exmiembro del equipo de Federico Hoyos en el Congreso, Roberto Rave.

Los tres portales -IFM, Salvemos Colombia y Libertank- coinciden en una postura que presenta a Quintero como una amenaza para la ciudad, y que contrasta con los titulares de medios como Minuto 30 y Al Poniente.

Esas dos versiones de Medellín que se disputan en estos portales digitales, y que se comparten con cientos de retuits por defensores y críticos del alcalde, son una señal de que el cambio de modelo de ciudad que ha planteado Quintero ha tenido efectos también en la información.

Por un lado, el alcalde ha privilegiando con pauta a portales sin una línea editorial fuerte, como Minuto 30 y Al Poniente, en los que es más sencillo publicar artículos favorables sin contrastar; por otro, indirectamente, le ha dado fuerza a portales críticos cercanos al uribismo, que jugarán un rol.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia