Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Lopera · 03 de Agosto de 2020

8013

7

Como se sabe, y fue contado hasta en medios internacionales que destacaron la gestión del alcalde Daniel Quintero, Medellín hasta hace poco era una de las ciudades que vivía con menos intranquilidad la pandemia del covid. 

Por una mezcla de cultura ciudadana y capacidad de la Administración de hacer y mantener los cercos epidemiológicos, era la capital del país con menor incidencia de casos.

Según reportes de la Alcaldía, en mayo no se registró ni un fallecido, mientras en ciudades como Leticia y Cartagena ya padecían entonces los embates del coronavirus.

Hasta la primera mitad de junio, se contagiaban 30 personas o menos al día.

Pero esa torta se volteó a partir del mes pasado, cuando en esta capital y todo Antioquia empezaron a crecer exponencialmente los enfermos y los muertos por el virus. Hoy es el departamento que más casos diarios reporta, después de Bogotá: pasó de 52 contagiados diarios en promedio en junio a 1.080 en promedio estos últimos siete días. 

Los muertos reportados todos los días también pasaron en promedio de 0,57 en junio a 8,85 en julio. 

En un símbolo del golpe de esa crisis, la semana pasada se supo que los dos mandatarios principales de la región: el alcalde Quintero y el gobernador (e) Luis Fernando Suárez dieron positivo para covid, el primero se encuentra asintomático y el segundo tuvo que ser hospitalizado, aunque en las últimas horas informó que dio negativo en su última prueba.

La explicación simple que obtuvimos tras hablar con ocho fuentes, entre epidemiólogos, médicos intensivistas y funcionarios de la Alcaldía y la Gobernación, es que la disparada es consecuencia de los acercamientos físicos generados por la reapertura de sectores de la economía y de que muchos se relajaron en su protección al considerar que todo estaba bien.

Andrés Vecino, experto e investigador de la Escuela Pública de Salud Johns Hopkins University, agrega que, más allá de eso, este pico hace parte del curso normal de la pandemia y es similar a lo que lo que han vivido o viven otras ciudades como Barranquilla y Bogotá. 

Como sea, ante esta foto y dado que Medellín concentra el 82 por ciento del servicio médico dispuesto para la atención del covid en todo el departamento, la pregunta siguiente es si a la elogiada Administración de Quintero le alcanzó el tiempo para alistar el sistema de salud para atender a los pacientes críticos que requieren Unidad de Cuidado Intensivo UCI.

La respuesta es que no del todo.

Los efectos de la reapertura y el exceso de confianza

Medellín arranca esta primera semana del mes de agosto con un 14 por ciento de camas UCI disponibles hoy, y, dado que el Gobernador Suárez decretó la alerta roja en el sistema tras superar el 75 por ciento de ocupación, lo más seguro es que en las próximas semanas vuelvan a declarar cuarentena total en el Área Metropolitana. 

Aunque en estos cuatro meses que lleva la pandemia en el país, la ciudad logró pasar de 332 a 767 camas UCI, se vienen dos semanas a contrarreloj para lograr las mil que Quintero prometió y conseguir, de la mano de las clínicas y hospitales públicos y privados, el resto de insumos y personal médico que hace falta.

Desde el 30 de junio, luego de los tres fines de semana con festivo de ese mes, el mandatario anunció ley seca para todos los fines de semana y toque de queda en los próximos puentes, y contó que en los últimos días la Policía había intervenido más de mil fiestas.  

Eso es una muestra de que, aunque las autoridades locales tomaron medidas contundentes como decretar cuarentena estricta en los primeros dos meses de la pandemia, y luego obligar a las empresas y sus trabajadores a registrarse en la aplicación Medellín Me Cuida para poder transitar por la ciudad, la tensión y el miedo por el covid se fue reduciendo en los habitantes de a poco. 

Según Silvana Zapata, epidemióloga de la Gobernación de Antioquia, se ha documentado en teorías del comportamiento que cuando la percepción del riesgo es baja o cuando no hay personas infectadas cerca, las personas bajan la guardia, y “personalmente esa percepción del riesgo nos ha jugado una mala pasada”. 

El secretario de Seguridad de Medellín, José Gerardo Acevedo, reconoció que “la cuarentena se controlaba al inicio, pero cuando la economía se reactivó y las personas salieron a trabajar, muchos se aprovecharon para burlar la misma norma y salir sin medir consecuencias”.

Eso se refleja, por ejemplo, en las capturas que ha hecho la Policía por la violación a medidas sanitarias, muchas de ellas cuando encuentran fiestas o reuniones sociales en los barrios. Mientras en abril fueron 67, en mayo subieron a 203, en junio 171 y en julio 157. 

A esa situación se sumó la incredulidad, “al ver que el virus no llegaba empezaron las creencias populares de que estábamos bien, de que no existía o no era tan grave como parecía”, nos dijo Francisco Molina, intensivista y coordinador de UCI de la Clínica Universitaria Bolivariana. 

Pero el factor principal, y en el que todos coinciden, es la reactivación económica. 

El intensivista Nelson Fonseca, quien hace parte de un grupo de 106 intensivistas de Antioquia que se unieron para hacerle seguimiento al virus en la ciudad, y que se reúnen constantemente con la Alcaldía de Medellín, nos contó que desde abril le advirtieron a Quintero que se debía levantar de a poco y con orden. 

Fonseca, al igual que otros dos intensivistas que trabajan en hospitales y clínicas de la ciudad, coincidieron en que el primer Día sin IVA (19 de junio) fue determinante para que comenzaran a dispararse los casos y empezaran a llegar a los centros de salud más personas en estado grave.

“El pico creciente lo empezamos a notar desde el último fin de semana de junio, justo diez días después del día sin IVA”, nos dijo el doctor Molina. 

Además del Día sin IVA, Medellín fue la primera ciudad en hacer pilotos para abrir los centros comerciales, a finales de mayo; e incluso, en las primeras semanas de junio ya estaba todo casi listo para comenzar el piloto de apertura de restaurantes. 

Pero desde julio el alcalde Quintero cambió de discurso. 

Pasó de invitar a los paisas a “hacer patria” para salir a comprar el Día sin IVA, como dijo en uno de los programas del presidente Iván Duque; a volver a frenar varios sectores de la economía decretando el Estado Total de Cuidado, e imponer la medida 4/3: apertura económica de lunes a jueves, y cierre total (con excepciones de fuerza mayor) entre viernes y domingo. 

Eso le está generando roces con el empresariado antioqueño. La semana pasada el Comité Intergremial de Antioquia (que reúne a 29 gremios empresariales y a las cinco Cámaras de Comercio del departamento) sacó un comunicado donde dice que están en cuidados intensivos por las medidas que ahora está tomando Quintero. 

Desde que comenzó la pandemia, el Comité, la Alcaldía y la Gobernación se reúnen todos los viernes para tomar en conjunto las decisiones que tengan que ver con abrir o cerrar sectores de la economía. 

“Después del mes de julio, ya la Alcaldía no atiende ningún llamado, ninguna sugerencia, todas las decisiones se toman completamente aislada, no informada a los gremios”, nos dijo el presidente del Comité, Nicolás Posada. Según él, ya se han perdido ocho mil empleos formales en el Área Metropolitana en lo que va de pandemia. 

De hecho, a los empresarios les tomó por sorpresa que hoy el Alcalde anunciara por su cuenta de Twitter que la medida 4/3 está funcionando y que por eso abrirá nuevos sectores de la economía y autorizará la apertura de aeropuertos.

El Intergremial niega que el aumento de casos se deba a la reactivación porque las empresas han reforzado sus medidas de bioseguridad y no ha habido casos, hasta ahora, de cierres por contagios masivos. 

Aunque sí es cierto que 15 días después del primer día sin IVA los casos confirmados en Medellín pasaron de 86 a 182. 

Además, según Lina Bustamante, secretaria de salud de Antioquia, aunque si bien no se registran contagios masivos en empresas, el transporte de la casa a la empresa puede ser el foco más común para contraer el virus; o el hecho de que más personas salgan a hacer uso del comercio. 

El experto de la Universidad Johns Hopkins, Andrés Vecino, complejiza todos estos argumentos señalando que, más allá de ellos, la pandemia tiene un curso normal y es lo que está pasando en la ciudad.

“Medellín ha hecho las cosas bien, no veo la falla. Abrió rápidamente la economía y estaba haciendo un buen trabajo en general, pero de pronto no alcanzó a construir la capacidad suficiente en salud”, nos dijo Vecino. 

Es justamente ese el principal reto que tiene la ciudad ante su nueva foto porque, según las proyecciones de la Gobernación, la Alcaldía y los expertos, las próximas dos semanas serán las más difíciles y aún les falta terminar de conseguir más de 200 UCI, además de personal médico e insumos para poner a funcionar la totalidad de las que ya tienen. 

El reto, más allá de los ventiladores

Desde marzo, la Alcaldía de Medellín anunció el Plan Mil, con el que pretendía pasar de 332 camas UCI a mil para el momento más complejo. Ese momento, que según proyecciones de expertos sería entre julio y agosto, está llegando y aún faltan conseguir 233. 

Para eso, desde la semana pasada, la Gobernación y la Alcaldía reunieron a los directores de las clínicas y hospitales, además de los intensivistas que coordinan las UCI en esas instituciones, para saber cómo van a hacer esa expansión en cuestión de dos semanas. 

El lapso de dos semanas es porque entre el 12 y el 15 de agosto, según nos contó la secretaria Bustamante, esperan un gran flujo de pacientes y un número de casos diarios superior a 1.800 en Medellín (ayer fueron 1.564).  

Algo que de todas maneras no se le podría llamar pico pues no es seguro que de ahí para adelante los casos comiencen a bajar. Según información y proyecciones que tiene Bustamante, eso podría no suceder incluso hasta septiembre. 

Luego de esa reunión y de una encuesta que le hicieron a cada una de las 34 instituciones prestadoras de servicios de salud que tienen UCI, las secretarías de Salud de Medellín y de Antioquia han estado visitando los lugares para hacer inventario de lo que falta. 

Además, van en compañía de Carlos Alviar, un intensivista paisa que atendió pacientes en plena crisis en Nueva York y que trajo Quintero la semana pasada para dar recomendaciones en las IPS. 

El Ministerio de Salud se comprometió a ayudar en la dotación de monitores, bombas de infusión y demás recursos que se necesitan para poner a andar las UCI en las próximas dos semanas, según Bustamante. 

Y algunas IPS, por su parte, asumirán el costo del personal y adecuarán la infraestructura para poder ubicar más camas, según nos contaron dos intensivistas por aparte: el doctor Bladimir Gil, coordinador de UCI en la Clínica Las Américas y el doctor Molina, de la Clínica Universitaria Bolivariana. 

El problema es que, por las deudas que tienen las EPS con las clínicas y hospitales, y por la plata que han dejado de recibir este año por el covid, algunas no tienen ni siquiera los recursos para poner a funcionar los ventiladores que ya tienen.

Es el caso de la Clínica Fundadores. Hasta la semana pasada la Alcaldía de Medellín contaba, entre sus camas disponibles, 23 en este sitio. Pero la realidad es que casi la mitad de esas está sin funcionar.

El doctor Fonseca quien coordina las UCI en esa Clínica nos contó que a la fecha solo puede usar 12 camas de esas; y aunque la Alcaldía les envió 10 ventiladores más, no cuentan con los otros insumos igual de importantes para ponerlos a andar o no tiene personal que los manejen. 

“No sé por qué todos piensan solo en los ventiladores. Sí es un aparato indispensable, pero no es lo único que se necesita”, nos dijo Fonseca. 

Por eso, y por la insistencia de varias instituciones de ser precisos con la información, desde este fin de semana la Alcaldía cambió los datos del portal donde publica todo lo relacionado al covid. Ahora especifica que de las 148 UCI libres, no todas están disponibles: 48 de ellas están bloqueadas por mantenimiento o por falta de personal. 

En parte, por esa falta de personal, el alcalde Quintero hizo la polémica petición a Cuba de una brigada médica, y, ante la negativa del Gobierno Nacional, se reunió con asociaciones de médicos del departamento para ver qué otras posibilidades hay. 

Aunque la Alcaldía hasta ahora no tiene en sus planes contratar el personal, tiene otra alternativa con la Gobernación que consiste en tener una segunda línea de especialistas como internistas y anestesiólogos que puedan cubrir o apoyar a los intensivistas, que son los expertos en el manejo de UCI.  

Y en caso de necesitar más, están pensando en recurrir a los estudiantes residentes de medicina y de estas especialidades que puedan reforzar el personal. 
 
A eso se le suma otra tarea que no está fácil: reforzar el equipo humano para hacer cercos epidemiólogos que por el aumento de casos ya se desbordó. La idea es pasar de 200 a 900, pero según la subsecretaria de Salud de Medellín Natalia López ha sido complejo encontrar la gente. 

Todo esto en dos semanas, que son las que faltan para que los paisas sientan con más fuerza esta ola llamada coronavirus.

Comentarios (7)

harriarq

03 de Agosto

0 Seguidores

Claro que no, si en Bogotá se acapararon las UCIS que trajo el gobierno, ahor...+ ver más

Claro que no, si en Bogotá se acapararon las UCIS que trajo el gobierno, ahora el gobierno se dará a la tarea de apoyar a Medellín, Quinterillo tampoco se preparó, se confió y hasta ayudas a la isla de la fantasía llegó a pedir.

José Saramago ..

03 de Agosto

3 Seguidores

Sobre la polémica de traer médicos-esclavos cubanos:
- eso es apoyar la...+ ver más

Sobre la polémica de traer médicos-esclavos cubanos:
- eso es apoyar la esclavitud en tiempos modernos.
- llenar las arcas de un régimen cubano que priva de libertades de sus ciudadanos.
- traer el aparato de inteligencia-espionaje y adoctrinamiento a Colombia.
- permitir el colonialismo cubano a Colombia qu usa a los médicos como punta de lanza con la excusa de “labor humanitaria”(caso Venz).

Orlando Arroyave

03 de Agosto

0 Seguidores

Colombia también tiene médicos-esclavos. Muchos de ellos han muerto en plena...+ ver más

Colombia también tiene médicos-esclavos. Muchos de ellos han muerto en plena pandemia sin recibir el sueldo que les adeudaban hacía 11 meses. A su vez La Ley 100 degeneró en que los médicos fueran contratistas y los pacientes usuarios, o mejor, mercancías. En todo caso, Colombia es un fracaso como nación capitalista en su sistema de salud (y otros como el educativo); no puede dar ejemplo de nada.

Andres Alzate

04 de Agosto

0 Seguidores

Mas esclavos son los médicos Colombianos después de la ley 100 que ni implem...+ ver más

Mas esclavos son los médicos Colombianos después de la ley 100 que ni implementos mínimos tienen

coronado

03 de Agosto

0 Seguidores

alcalduchos de postin: char, claudia lopez y este otro paquete... mientras tan...+ ver más

alcalduchos de postin: char, claudia lopez y este otro paquete... mientras tanto en cartagena, donde intervino directamente duque y en cali donde actuan los manzanillos de dilian francisca les dan sopa y seco

Andres Alzate

04 de Agosto

0 Seguidores

Cartagena estuvo igual de mal y cali aun no llega a su pico. Todas las ciudade...+ ver más

Cartagena estuvo igual de mal y cali aun no llega a su pico. Todas las ciudades tarde que temprano llegaran al pico y según tu sera culpa de los 1123 alcaldes de los 1123 municipios y no de su presidente. Claaaroooo

Eligio Palacio Roldán

04 de Agosto

0 Seguidores

DANIEL QUINTERO, UN POBRE PAYASO DE ALCALDE https://eligiopalacio.com/2020/07/...+ ver más

DANIEL QUINTERO, UN POBRE PAYASO DE ALCALDE https://eligiopalacio.com/2020/07/31/daniel-quintero-un-pobre-payaso-de-alcalde/


CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia