Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Julián Huertas · 14 de Enero de 2020

Juan Carlos Losada, Carlos Ardila, John Jairo Hoyos y José Daniel López

2865

0

Aunque el Congreso, con excepción de la oposición, en general perdió el papayazo de mostrarse conectado con el paro hay algunos políticos en los partidos tradicionales que están intentando conectarse con los jóvenes que protestan en la calle.

La Silla intentó identificar aquellos políticos que, según siete colegas de cuatro partidos, han ganado visibilidad al interior de sus colectividades para conectar sus partidos con la agenda del cacerolazo. Sobre todo, con la defensa del medio ambiente o del Acuerdo de Paz.

Juan Carlos Losada, un liberal animalista, ambientalista y defensor del Acuerdo

Losada es un representante a la Cámara por Bogotá, animalista y liberal, que ha sido cercano a la oposición, y a reivindicaciones y causas que forman parte del descontento.

Una clara es el animalismo: por ejemplo, en su primer periodo en el Congreso, del que tuvo que irse porque el Consejo de Estado anuló su elección al revisar los votos, impulsó la ley contra el maltrato animal que fue aprobada en 2016. 

Otra de sus causas claras es el medio ambiente: Fue quien denunció la resolución del Ministerio de Ambiente que abría la puerta para la caza de tiburones y el aleteo que llevó a mucha gente a protestar, ha denunciado la deforestación y fue por ejemplo el que organizó el plantón del 21N frente al Ministerio de Ambiente. 

Es autor del proyecto de plástico de un sólo uso y logró que en la Cámara de Representantes se dejaran de usar esos envases. 

También está la implementación del Acuerdo de La Habana, que ha apoyado desde hace años y es otro de los motivos del descontento. 

Por ejemplo, tras su salida del Congreso y la victoria del No en el plebiscito de octubre de 2016, hizo parte de las movilizaciones juveniles a favor de la renegociación.

En todo caso, también ha hecho política tradicional con su tía, la concejal liberal Maria Victoria Vargas. Su padre es Ricaurte Losada que fue concejal y es sobrino del exconcejal Jorge Losada, pero no hace política con este.

Carlos Ardila, santista defensor del Acuerdo y el medio ambiente

Este liberal de Putumayo llegó al Congreso como la ficha del último ministro del Interior de Juan Manuel Santos, Guillermo Rivera, con quien trabajó en el Ministerio como encargado de negociar los paros. 

Ardila se ha hecho sentir en el Congreso por ser un duro defensor del Acuerdo de Paz y el medio ambiente, dos de los temas más presentes en el descontento. Además, representa una región del país que históricamente fue azotada por el conflicto, y en esa medida de las víctimas de él:

Fue el principal citante a un debate de control político al ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, sobre reclutamiento forzado a menores, un asuntos central en la salida del ex ministro Botero, luego de que se revelara que un bombardeo del Ejército a un campamento de disidentes mató a por lo menos ocho menores. 

En el lado ambiental, Ardila ha impulsado la lucha en el Congreso en contra de la aspersión aérea con glifosato;, presentó un proyecto de ley al Congreso para regular la aspersión aérea. También se ha movido en contra de la megaminería en su departamento, dos de las grandes preocupaciones ambientales del país.

John Jairo Hoyos, víctima de las Farc pero defensor del Acuerdo

Aunque arrancó en el Partido Conservador, el de su padre, con el que fue concejal y precandidato a la alcaldía de Cali, acabó en el Congreso con las banderas de la defensa del Acuerdo de Paz.  

Hoyos es un representante valluno que llegó este cuatrienio por primera vez al Congreso como fórmula del senador Roy Barreras y por La U, luego de buscar los avales verde y liberal. 

Aunque es víctima de las Farc, pues su padre fue uno de los diputados del Valle que secuestró y asesinó ese grupo, ha hecho política en función del perdón a sus victimarios y lideró en su departamento la campaña por el Sí en el Plebiscito.  

Ha sido tan defensor que cuando Santrich llegó al Congreso, dio un discurso en defensa de su presencia que rechazaban incluso miembros de la oposición como Juanita Goebertus o Inti Asprilla. 

Es ponente y autor de la reciente prórroga por 10 años más de la Ley de Víctimas, que le falta su trámite por Senado, y es presidente de la comisión que se creó para darle seguimiento a esa ley.

José Daniel López, el purista del Acuerdo

Este representante bogotano de Cambio Radical, primíparo en el Congreso tras su primera candidatura política, ha sido uno de los más férreos defensores del Acuerdo con las Farc a pesar de estar en un partido que ha tenido una posición ambigua al respecto.

Politólogo, comenzó en política de la mano de David Luna, cuando éste era representante a la Cámara: fue su coordinador político cuando buscó la Alcaldía de Bogotá en 2011 y luego trabajó con él en el Ministerio de Trabajo. 

Aunque se ha concentrado en temas de Bogotá como el proyecto del Estatuto Orgánico de Bogotá o la reforma constitucional que creó la segunda vuelta en las elecciones a la Alcaldía, su otro gran eje, de la defensa del Acuerdo, encaja en una de las grandes causas del descontento. 

Por ejemplo, en la discusión de las objeciones de Duque a la JEP movilizó en redes sociales presión ciudadana a su partido para irse contra el Gobierno. 

Viene argumentando -incluso públicamente- que sería un error entrar a la coalición de Gobierno e internamente fue uno de los pocos congresistas de Cambio, con el senador Temístocles Ortega, que trataron de que el partido se fuera en contra de la tributaria de Duque retomando argumentos de los que marchaba.

Por otro lado, defiende causas de la ciudadanía como los proyectos de la consulta anticorrupción, aunque no toda su bancada lo hizo, como contamos.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia