Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 26 de Abril de 2021

5975

1

Es la primera vez que una convocatoria del Comité del Paro coincide con un pico de contagio. Y en esta ocasión, coincide con el peor.

Ayer el Ministerio de Salud les pidió públicamente a los organizadores aplazar las movilizaciones del próximo miércoles, atizadas por la polémica reforma tributaria de Duque. 

Aún así, el Comité del Paro confirmó esta mañana, en rueda de prensa virtual, que las movilizaciones siguen en pie. “No puede, so pretexto de la pandemia, silenciarse la protesta, porque el Gobierno quiere que no hagamos nada”, dijo Percy Oyola, presidente de la CGT, una de las centrales obreras convocantes.  

Consultamos en diez regiones del país para medir cómo se ve la fuerza nacional de la protesta. Aunque en la mayoría va a haber manifestaciones en la calle, el acatar las medidas de bioseguridad, que incluso desde el mismo Comité están promoviendo, le quitará una presencia masiva de gente a la manifestación. Pero no le restará a lo simbólico que será ese día, dado el descontento social. Sobre todo en regiones en las que tienen más razones para protestar. 

Por ahora, las movilizaciones están citadas para una sola jornada.

No será como el 21N

En Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga, la disponibilidad de camas UCI es de menos del 10 por ciento. En Villavicencio no hay una sola. En Manizales se decretó confinamiento total desde hoy hasta el miércoles en la mañana. Y en el área metropolitana de Bucaramanga planean hacer lo mismo el próximo fin de semana. 

 

La administración de Norte de Santander, departamento cuyo sistema de salud soporta buena parte de la migración venezolana, se declaró en alerta roja hospitalaria y en las grandes ciudades se suspendió la alternancia escolar. 

Los organizadores lo saben. Óscar Gutiérrez, vocero de Dignidad Agropecuaria y miembro del Comité del Paro, dijo hoy que, atendiendo a las medidas de bioseguridad, “se va a descentralizar la protesta”. 

Eso significa, según explicó, que evitaron invitar a los representantes de los grupos sociales en municipios a que se reunieran en las ciudades capitales, como suele ocurrir y que la idea es que hagan pequeñas manifestaciones desde sus lugares de origen. 

Además, Fabio Arias, el fiscal de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, le dijo a La Silla la semana pasada que producto de la crisis por el coronavirus, preveían que en las regiones del caribe y Antioquia, las movilizaciones no serían tan masivas.

Hoy, por ejemplo, el sindicato de educadores del Atlántico, Adea, anunció que aunque sí respalda el paro, ya no realizarán la caravana que tenían preparada y en cambio promoverán un cacerolazo virtual al finalizar la tarde del miércoles. 

En Bogotá, aunque hay miembros del Partido Verde apoyando la movilización de frente, como el senador Antonio Sanguino o la representante Katherin Miranda, la alcaldesa de ese partido Claudia López les pidió a los organizadores que no salgan a las calles porque sería “un atentado contra la vida”. 

En su lugar, la administración propuso prestarles espacios de manifestación a los organizadores como en el Canal Capital o murales para pintar. 

De todas formas, en Bogotá habrá al menos cuatro puntos de concentración para hacer plantones y una gran marcha. Sobre por qué no acoger otras formas de movilización, el presidente de la CUT, Francisco Maltes, dijo que igualmente va a haber otras manifestaciones que no impliquen aglomeraciones. 

“Vamos a sacar trapos rojos, carteles en las ventanas de las casas pidiendo el hundimiento de la tributaria, un cacerolazo y vamos a mover mucho el tema de redes. Estamos articulando todas las acciones sociales”, dijo. 

Aunque el paro está convocado y promovido por los sectores que tradicionalmente organizan ese tipo de movilizaciones —como los sindicatos y el movimiento estudiantil— hay voces nuevas respaldando. 

La reforma tributaria trae consigo otras medidas controversiales, como el aumento del IVA a la gasolina y el ACPM o el cambio a la financiación del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico. Eso le suma en esta ocasión al Comité el apoyo de grupos como los transportadores o directores de cine, que se unirán a la protesta social. 

Más allá de la reforma, hay otros reclamos

Aunque la protesta en las calles de las grandes ciudades es el mayor termómetro de indignación social, sí habrá movilizaciones muy simbólicas en regiones. 

En el caso del Cauca, el primer móvil, más que la reforma, es el rechazo a la ola de violencia contra la población indígena. Hace poco asesinaron a la gobernadora indígena Sandra Liliana Peña y luego hubo un ataque a una minga indígena que dejó 31 heridos.

El consejero y secretario general de la Organización Nacional Indígena (Onic), Higinio Obispo, nos dijo que después del asesinato de la gobernadora tienen más razones para salir a marchar. Lo primero es pedirle a Duque que “garantice el derecho a la vida y que cesen las hostilidades de parte de los actores armados legales e ilegales”.

Desde Onic apuntan a movilizar entre 3 mil y 5 mil personas en Bogotá. 

El Consejo Nacional Indígena del Cauca, Cric, se movilizará en Popayán pero también enviarán una comisión a protestar en Bogotá. 

Por su parte, las Autoridades Indígenas del Sur Occidente empezaron a hacer marchas este fin de semana en el municipio de Silvia pero el miércoles también estarán en Popayán. 

También, hay poblaciones cocaleras cuya principal razón de movilización es la oposición a la aspersión aérea con glifosato que Duque planea revivir, así como a los incumplimientos de los programas de sustitución de cultivos ilícitos. 

Hoy, en Anorí, en el nordeste antioqueño –donde se concentra buena parte de la coca de Antioquia– más de 1.500 personas miembros de cuatro organizaciones campesinas arrancaron a movilizarse desde la zona rural hacia el casco urbano. Varios de los campesinos que integran esas asociaciones son campesinos cocaleros. También hay mineros que están pidiendo facilidades para legalizar su actividad. 

El movimiento campesino y cocalero de Putumayo anunció marchas en los 13 municipios y arrancará manifestaciones desde mañana. En Puerto Asís, uno de los pueblos con más coca del país, se espera que se movilicen unos 2 mil campesinos hasta el casco urbano para las movilizaciones. 

Iván Narváez, presidente de la Asociación Campesina del Sur Oriente del Putumayo, Asocmayo, le dijo a La Silla que la idea es que la marcha de este martes empate con la del paro nacional en la que se espera se sumen los docentes y estudiantes. 

“El campesino prefiere marchar ahora en medio de una pandemia y no esperar a que lo fumiguen con glifosato”, dijo Narváez. 

En Norte de Santander, según el presidente de la CUT Martín Cruz, aún no está confirmado pero puede que haya una concentración de campesinos en contra de la aspersión aérea en el casco urbano de  Tibú. Y también puede que comisiones de esa subregión vayan a apoyar las caravanas que se harán en las ciudades de Cúcuta y Ocaña. 

En esa región tienen planeado movilizarse sobre las vías nacionales de Ocaña y Pamplona que conducen a la costa caribe y al centro del país, respectivamente por lo que seguramente generarán congestión. Pero hasta ahora no hay planes de bloqueos.  

En la única ciudad capital grande en la que encontramos que gremios de comerciantes se movilizarán fue en Cali, donde hay 11 puntos del que partirán plantones y marchas. Wilson Saenz de la CUT nos contó que se sumaron los trabajadores de comidas, restaurantes y postres del Kilómetro 18, una zona turística de Cali. Y que en la vía al mar, la que comunica con Buenaventura, “los vendedores van a cerrar negocios y se van a sumar al paro”.

Según Saenz, ese gremio nocturno esta vez se sumó a las movilizaciones por el golpe económico de la pandemia, cuyas medidas restrictivas como toques de queda, le creó hueco financiero. 

El caso del gremio nocturno y cultural ha sido clave porque, como contamos, representan una parte importante de la identidad cultural de Cali que es considerada un referente de la salsa y la rumba, tanto que es considerada capital mundial de la salsa.

Desde el comité nacional aseguraron que el miércoles, finalizando la jornada, se reunirán para decidir si el paro continúa. Eso, seguro midiendo el impacto de esta protesta, en pleno pico de pandemia. 

Comentarios (1)

Marleny Barrera López

26 de Abril

5 Seguidores

Es más que justificada la protesta, pero es muy imprudente salir en medio del mayor pico por el Covid, desde que inicio la pandemia.

Es más que justificada la protesta, pero es muy imprudente salir en medio del mayor pico por el Covid, desde que inicio la pandemia.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia