Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

miguel gomez

18 resultados

Miguel Gómez necesita un milagro para revocar a Petro

Si el representante uribista Miguel Gómez quiere revocar el mandato del alcalde de Bogotá Gustavo Petro tendrá que lograr que, al menos, el 82 por ciento de todas las personas que votaron por un candidato que no fuera de izquierda en las elecciones pasadas salgan el día del referendo revocatorio, y luego, que la mitad de ellas más una le de el sí a la revocatoria.

Para saber realmente qué tantas opciones tiene esta iniciativa, La Silla obtuvo de la Registraduría las votaciones a la Alcaldía en el 2011, localidad por localidad, y dejó únicamente el número de votos que no obtuvo la izquierda, asumiendo que ahí estaría el potencial de personas que necesitaría movilizar Gómez. El ejercicio no es científico, pero permite estimar las probabilidades. Que son muy pocas. A diferencia de las pasadas elecciones, en esta consulta no se moverían las maquinarias ya que los partidos de la Unidad Nacional decidieron no apoyar el referendo, y por lo tanto, en principio, todos los votos serán de opinión. Además, seguramente Petro le apostará a que la gente ese día no salga a votar para que no se logre el umbral.

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: 
Hilos temáticos: 

La revocatoria de alcaldes está de moda en las grandes ciudades

Apenas ha pasado un año desde que comenzaron sus períodos los alcaldes en todo el país, pero ya cinco de las diez ciudades más grandes del país (Bogotá, Cali, Bucaramanga, Ibagué y Santa Marta) tienen procesos de revocatoria en marcha. Aunque es muy difícil que salgan adelante, en cualquier caso sirven para que sus promotores mojen prensa. Y si la Corte Constitucional avala un cambio a la ley y reduce los requisitos, podrían ser las primeras revocatorias exitosas.

La revocatoria del mandato fue uno de los mecanismos de participación ciudadana más novedosos que trajo la Constitución de 1991, pero aún no ha sido estrenada con éxito, porque tiene unos requisitos muy exigentes. Por eso el Congreso aprobó el año pasado una reforma a la ley que busca flexibilizar esas condiciones. Esta reforma, que debería ser revisada este semestre por la Corte Constitucional por tratarse de un mecanismo de participación ciudadana, baja del 40 al 30 por ciento el número de firmas necesarias para convocar a la votación (calculadas sobre la votación del funcionario elegido), y reduce el umbral de la consulta popular del 55 al 40 por ciento de los votos de la elección original.

Por lo menos 130 iniciativas han llegado a la Registraduría desde 1991, de las cuales apenas 37 cumplieron con los requisitos y llegaron a las urnas. Sólo en dos municipios -Murindó (Antioquia) y Miraflores (Guaviare)- la votación de la consulta ha alcanzado el umbral necesario, pero en ambas triunfó el 'no'. El municipio más grande en llegar a las urnas fue Palmira, en mayo de 2010, pero sólo votaron 15.900 personas, menos de la tercera parte de las necesarias para que fuera válida.

Mientras la Corte aprueba la reforma, los intentos de revocatoria siguen representando una oportunidad para que quienes las impulsan ganen visibilidad y un mayor espacio político para posicionarse hacia el futuro. La Silla examinó cuáles son los procesos de revocatoria que están en marcha y quiénes están detrás de ellos.

Haga clic en cada ciudad para ver en qué va el proceso de revocatoria.

Imagen mapa: 
Imagen portada: 
Hilos temáticos: