Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

cesar

86 resultados

En estas elecciones, se impondrá el trapo multicolor

Uno de los fenómenos de las próximas elecciones son las múltiples alianzas entre partidos. Son tantas, que muchas veces partidos que son aliados en un municipio, se enfrentan a muerte en el vecino. Hasta hay casos en los que partidos que van aliados a una Gobernación, se enfrentan en algunas alcaldías de ese mismo departamento.

Aunque la Reforma Política le apostó a un fortalecimiento de los partidos, lo que se ve en estas elecciones es que, más que seguir lineamientos ideológicos, las alianzas se dan en función de la coyuntura política de cada región.

Estas son algunas alianzas y coaliciones multipartidistas para las elecciones a Gobernaciones y alcaldías departamentales:

Haga click en el mapa para saber más.

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: 
Hilos temáticos: 

Lo que se juega hoy en las consultas

Este domingo se realizarán consultas populares en 271 municipios del país para definir candidatos a Gobernaciones, Alcaldías, Asambleas y Concejos. Además, en Bogotá habrá consultas del Partido Liberal, el Partido Conservador y el Partido de La U para escoger los candidatos a las Juntas Administradoras Locales. Mientras que los liberales buscarán candidatos a ediles en todas las 20 localidades del Distrito, los de La U lo harán en todas menos en Sumapaz y los conservadores sólo en Engativá.

En total serán 361 consultas, la mayoría de las cuales (317) serán del Partido Conservador. Los azules tendrán consulta en dos departamentos (que suman 150 municipios) para Gobernación: Cesar y Antioquia. También tendrán consultas para la Asamblea en 13 municipios del Putumayo, para la Alcaldía de 98 municipios, para los Concejos de 55 municipios y una para los candidatos a la JAL de la localidad de Engativá en Bogotá.

Los conservadores, además, tenían una consulta para la Gobernación del Huila, pero fue cancelada esta semana (así como gran parte de las candidaturas en varias consultas del país), luego de que los candidatos involucrados decidieran renunciar a participar en ese mecanismo pese a los gastos en los que hicieron incurrir a la Registraduría con recursos de todos los contribuyentes.

Pero también los liberales, Cambio Radical, La U, el Polo y los Verdes tendrán consultas y, aunque en unas no es mucho lo que está en juego, otras podrían terminar afectando la política regional.

La Silla Vacía decidió investigar cómo se han movido las consultas para gobernaciones y alcaldías de capitales departamentelas. Esto es lo que está en juego:

Haga click en los puntos del mapa para ver la información

Imagen mapa: 
Imagen portada: 

Más petróleo + más carbón = Más votantes

Esta semana el registrador Carlos Ariel Sánchez alertó sobre el excepcional incremento en el número de inscripción de cédulas en 67 municipios del país. La Silla Vacía identificó 17 poblaciones más donde el número de personas inscritas sobrepasa los históricos de las elecciones locales y que además coinciden con zonas de explotación de hidrocarburos.

La mayor sorpresa está en el departamento del Putumayo que tiene el mayor número de personas inscritas durante los casi dos meses que lleva el proceso. Hasta ayer se habían inscrito 6.085 ciudadanos. El municipio donde más inscripciones se han registrado es Villagarzón, (ver mapa) que tiene 1.084 nuevas inscripciones, el equivalente al 90 por ciento de las inscripciones de hace cuatro años. Se han inscrito más personas que en la capital Mocoa, Puerto Asís y Orito que son los municipios más grandes. La explicación es que a esa población llegó hace un año la compañía canadiense Gran Tierra a explotar petróleo y, aunque muchos de los trabajadores de la multinacional no viven en Villagarzón más que unos diez meses mientras les dura el contrato, aparentemente se están inscribiendo allí.

En el Meta también se presenta una situación atípica: es el departamento con el mayor número de municipios donde está disparado el número de inscripciones. Allí también hay producción petrolera y hay caseríos que tenían cien habitantes antes de la llegada de las petroleras y hoy tienen mil.

El caso más diciente es el de Puerto Gaitán (ver mapa) donde ya se inscribió el 22,67% del total del censo electoral; son 2.784 ciudadanos, una cifra representativa si se tiene en cuenta que en las elecciones de alcalde de 2007 sólo 1.266 votos separaron al ganador del segundo candidato.

En ese municipio, y en los otros denunciados, el Consejo Nacional Electoral tendrá que investigar si se está dando el fenómeno de trashumancia electoral. Es decir, que la gente se está inscribiendo en poblaciones diferentes a las que vive.

Lo que más sorprende de las cifras es que aún faltan cinco semanas para que concluya el período de inscripción de cédulas que comenzó el 23 de febrero y las previsiones indican que podrían triplicarse pues históricamente en las dos últimas semanas ocurren la mayoría de inscripciones.

En los municipios petroleros, fuera de que han llegado más personas a trabajar en las exploraciones o explotaciones de hidrocarburos, también está la versión de que algunas de estas compañías son las que están impulsando a sus trabajadores a inscribirse en los puestos de votación de los municipios donde operan. A estas empresas les conviene que los alcaldes elegidos sean sus amigos y con frecuencia invierten sumas considerables en las campañas electorales.

Muchos de los temas relacionados con la exploración o explotación de hidrocarburos pasan por las administraciones locales: los permisos de planeación municipal, las quejas de los ciudadanos por contaminación, el impuesto predial, el Plan de Desarrollo Local y la inversión de las regalías que pagan, que son el motor económico del municipio.

Pase el mouse por los municipios señalados para saber cuál es la cifra de inscripción de cédulas, la relación con las elecciones de 2007 y la influencia petrolera. 

Imagen mapa: 
Imagen portada: 
Hilos temáticos: 

Nuevo mapa de ríos de Colombia: de macroproyectos y otros cauces

El famoso dicho de Heráclito de que “no podemos bañarnos dos veces en el mismo río” sí que se ha vuelto cierto en Colombia. En Caldas, Córdoba, Guajira, Antioquia, Huila, Tolima, Meta, o Santander los pobladores cuentan cómo se está desviando tal río o drenando este otro. Con el auge de los macroproyectos económicos fruto de la confianza inversionista, el mapa hídrico del país está siendo alterado a velocidades impensables hace unos años.


Con el aval del Ministerio de Ambiente, anualmente se otorgan permisos y licencias ambientales para los grandes proyectos impulsados por los ministerios de Minas o Agricultura que buscan desviar ríos u ocupar sus cauces fomentando la exploración de carbón, la construcción de embalses o hidroeléctricas, o la creación de nuevos distritos de riego para cultivar desde palma africana hasta arroz.

Sin la modificación de los cursos de estos ríos muchos de estos megaproyectos serían inviables. Sin embargo, desviar un río u ocupar su cauce tiene un impacto ambiental y social. “Todo el mundo vive del río. Si se afecta el río, se afecta todo el ecosistema humano, vegetal y animal que vive de él,” dijo Juan Martínez de la Defensoría del Pueblo a La Silla Vacía.

Algunos de estos impactos incluyen cambiar la corriente y flujo natural del agua, alterar la calidad y cantidad de agua y las especies que viven de ella, y aumentar o disminuir el caudal que afecta a todos los organismos que viven en las riberas.

El problema es que en muchos casos los impactos no se pueden anticipar y las licencias ambientales se otorgan en la parte final de diseño de los proyectos, a pocos días de comenzar la obra en los territorios que se adecuan para los macro proyectos.

“Cuando se llega a la comunidad a consultar sobre la desviación del río, la decisión ya ha sido tomada y el proyecto ya está armado y las poblaciones – en su mayoría indígenas o campesinas- sienten que no participan de una decisión que afecta su vida inmediata,” explicó la ambientalista Yamile Salinas.

Los ejemplos van desde los más grandes como la construcción y operación de la hidroeléctrica de Urrá I, que ha provocado desbordamientos y erosiones del Río Sinú, hasta el caso del puerto multiusos Puerto Brisas, en Mingueo, en La Guajira, donde por la explotación del río Cañas murieron 15 mil pescados de los estudiantes de la Institución Agrícola de Mingueo,  quienes llevaban varios años trabajando en un proyecto de estanques para la cría de peces.

La Silla Vacía consultó al Ministerio de Ambiente y al ministro Carlos Costa sobre el tema y con la información oficial dibujó un mapa de desviación y represamiento de ríos en función de algunos de estos macro proyectos.

 

 

Haga clic en cada punto para seguirle la pista al curso del agua.



Fuente del Mapa hidrográfico: IGAC

 

 

Imagen mapa: 
Imagen portada: