Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León · 20 de Febrero de 2020

8084

3

La semana pasada Marta Lucía Ramírez visitó Santander en el marco de la ‘Conversación Nacional’ acompañada de Héctor Mantilla, su nuevo asesor para las regiones. Aunque desconocido en el resto del país, en ese departamento Mantilla ha cosechado poder y una trayectoria política que dista mucho del discurso anticorrupción que lidera la Vicepresidenta. Algo que ella, quien es su madrina política (y de matrimonio) sabe de primera mano. 

El nombramiento de Mantilla no se ha publicado oficialmente. Sin embargo, su primera aparición junto a la Vicepresidenta fue el 22 de enero. Tal y como ella registró en sus redes, Mantilla la acompañó a Tumaco, Nariño, para entregar donaciones a víctimas del conflicto. 

En ese momento, Mantilla dijo que había asistido como amigo de la Vicepresidenta. Pero según él mismo le dijo a La Silla el martes pasado, su rol será el de asesor, encargado de “coordinar los temas regionales de la Vicepresidencia”. 

Esa coordinación implica ser el puente entre los proyectos que necesitan los alcaldes y gobernadores y lo que la Vicepresidencia pueda gestionar.  En Santander, es quien organizará la gestión de Ramírez.

Mantilla aplica para el cargo en la medida en que acaba de ser Alcalde de Floridablanca, un municipio del área metropolitana de Bucaramanga, por lo que conoce el tejemaneje administrativo desde los departamentos y municipios. Además, es buen ejecutor. Entre otras cosas, dejó andando varias obras de infraestructura vial que el área metropolitana reclamaba hace años. 

Pero también dejó fama de ser un político clientelista, que utilizó su cargo para hacerle campaña a otros políticos, incluida la de la Vicepresidenta en 2018.

El ahijado

Mantilla pertenece a una familia conservadora de Santander, su tío es el secretario del Senado Jorge Humberto Mantilla. 

 

En 2014, con 20 años, se echó al hombro la campaña regional de Marta Lucía Ramírez para la Presidencia y así se ganó un espacio tanto en el mapa político santandereano como en el círculo cercano de la hoy vicepresidenta. 

En 2015, ganó la Alcaldía de Floridablanca, municipio del área metropolitana de Bucaramanga, convirtiéndose en el alcalde más joven del país. 

Aunque Mantilla, avalado por firmas, se presentó en campaña como un político renovador y alternativo, llegó haciendo alianzas con varios gamonales cuestionados e incluso condenados, como el parapolítico Luis Alberto ‘El Tuerto’ Gil. Aún así, Ramírez estuvo en la mesa de honor durante su posesión. 

La relación se hizo más visible durante su periodo como Alcalde, donde demostró su lealtad hacia Ramírez. 

Varios miembros del equipo cercano de Ramírez fueron funcionarios en la administración de Mantilla. Por ejemplo, Juan Carlos Ostos, papá de Juan Camilo Ostos, el viceministro de Transporte que está en ese cargo por Ramírez, fue secretario de Educación de Mantilla. Y Emiro Castro Meza, también del kínder de Marta Lucía, fue asesor de despacho del Alcalde y era el filtro para decidir la nómina de contratistas.

Cuando la hoy Vicepresidenta emprendió su campaña para aspirar a la Presidencia en 2018, en La Silla contamos cómo contratistas de la Alcaldía y presidentes de junta de acción comunal cercanos al alcalde Mantilla se alinearon para recoger las firmas de su candidatura por todo Santander. 

En su momento, dos contratistas nos contaron que al interior de la Alcaldía les pidieron recoger entre 75 y 100 firmas, y tres presidentes de junta de acción comunal que recogieron firmas nos dijeron que resultaron haciéndolo porque otros líderes comunales, aliados de la Alcaldía, les pedían colaboración en medio de reuniones para acceder a un banco de materiales de la administración. 

Luego, cuando Ramírez se midió contra el anulado procurador, Alejandro Ordóñez, y el hoy presidente Iván Duque para elegir al candidato presidencial de la derecha, el grupo político de Mantilla, Renace Santander, nutrido en gran medida por contratistas de la Alcaldía,  le organizó su cierre de campaña en la región. 

Fue evento multitudinario multipropósito. Ella habló por su lado, y luego, cuando ya no estaba, la misma audiencia aplaudió a políticos cuestionados de Santander que Mantilla también estaba apoyando como el exsenador de Cambio, Bernabé Celis, quien cimentó su fortín político en la burocracia del Sena en Santander por 12 años y en 2018 estuvo capturado por violencia intrafamiliar. 

Y, la representante Liberal, Nubia López, esposa del polémico exrepresentante del viejo PIN, Fredy Anaya. 

Pero más allá de la forma en que Mantilla hizo política tras bambalinas mientras fue Alcalde, también están las denuncias por irregularidades que afrontó durante su administración. 

En La Silla contamos, cómo en tan solo año y medio Mantilla entregó a dedo varios contratos. 

Entre los más notorios, estuvieron los de la alimentación escolar por $7.361 millones de pesos que entregó a un único contratista, Mario Chica, conocido entre los empresarios de los refrigerios escolares por haber trabajado con los hermanos Efraín y Edgar Torrado, señalados de estar detrás del carrusel de alimentación escolar en el país.  

Y los que le dio, también con un único oferente, a una pequeña empresa, ABC producciones, que pasó de tener modestos contratos de logística a concentrar durante el cuatrienio de Mantilla la organización de eventos de varias Secretarías y de las ferias del municipio, eventos de más de $2 mil millones, como con el que llevó a Maluma en concierto a ese municipio. 

Más allá de eso, el gran escándalo que Mantilla afrontó como Alcalde fue por un presunto volteo de tierras en la actualización del plan de ordenamiento territorial de Floridablanca que fue denunciado por Vanguardia por el cambio de usos de suelo que valorizó predios de propiedad del círculo cercano de Fredy Anaya, su aliado político. Lo que Mantilla respondió fue que esos no fueron los únicos predios que resultaron beneficiados, que eso no fue premeditado y que estaban satanizando la actualización.

Eso lo aprovechó el exalcalde Rodolfo Hernández, en plena campaña regional, en la que estaba apoyando un candidato distinto al de Mantilla (que a la postre ganó). 

Faltando 15 días para las elecciones, le mandó una carta a la Vicepresidenta pidiéndole que, en virtud de la bandera anticorrupción que asumió, dijera algo sobre Mantilla. 

En su momento, Ramírez le copió la denuncia de Hernández a  la Procuraduría pero también defendió a Mantilla en medios. “Evidentemente el Alcalde de Floridablanca es un Alcalde joven que hasta ahora realmente lo que conocemos de él siempre nos ha dado motivos para creer que es un hombre comprometido en transformar la política, en hacer una política limpia”. Así, quedó en evidencia que la lealtad es mutua.

Por eso, tal y como nos dijo la fuente del grupo de Ramírez con la que hablamos “ella sabía que ponerlo de asesor iba a tener un costo de opinión”, pero prefirió el trabajo político que puede liderar Mantilla con los mandatarios regionales. 

Comentarios (3)

Javier Dairo Gonzalez Velasquez

21 de Febrero

0 Seguidores

Nada que extrañar, en esta clase dirigente: Corrupto él, corrupta ella, y se...+ ver más

Nada que extrañar, en esta clase dirigente: Corrupto él, corrupta ella, y seguramente se lo recomendo e impuso el el NarcoParaCorruptoCriminalExpresidente, AUV Capo #82, visto desde ya como "El Eterno Aspirante a Satrapa"", porque ?

Gerardo jaimes

21 de Febrero

0 Seguidores

Y del apto de 600.000 dolares en Miami, comprados con la lluvia de sobres, no ...+ ver más

Y del apto de 600.000 dolares en Miami, comprados con la lluvia de sobres, no se dice nada???

Fabio Ivan Gonzalez Cuevas

21 de Febrero

0 Seguidores

Otras irregularidades: la inauguración, sin terminar, de dos intercambiadores...+ ver más

Otras irregularidades: la inauguración, sin terminar, de dos intercambiadores viales: el de "Papi quiero piña" y el Fatima que ademas hay evidencias que presenta fallas estructurales, el escándalo del audio de un concejal cobrándole 90 millones al parecer por una coima,el enriquecimiento desmedido (apto en Miami, propiedades). Todos saben que este nombramiento es una plataforma al senado/cámara

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia