Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 07 de Mayo de 2019

Lucy Artunduaga, de pie, está haciendo campaña con proyectos que su hijo el representante Prada, logró meter en el Plan de Desarrollo.

1315

0

Con artículos que lograron meter a última hora en el Plan de Desarrollo y que recogen promesas de sus precandidatos a alcaldías y gobernaciones, más los anuncios del Gobierno Duque que prometen destrabar proyectos estancados, el uribismo del Huila está haciendo campaña para ganar las elecciones regionales de octubre.

Esa es de una de las estrategias que el senador Álvaro Uribe le impartió a los precandidatos de su partido en un taller político en Neiva cuando les dijo que debían ser voceros del Gobierno y unificar su discurso haciendo propaganda de las metas del Plan Nacional de Desarrollo, porque así podían repetir éxitos electorales como el del plebiscito en 2016.

Con lo cual intentarán capitalizar en lo local el poder electoral que tienen en las presidenciales, algo que les costó hace cuatro años. “Si el Centro Democrático gana las elecciones (presidenciales) en los 37 municipios del Huila, no hay derecho a que no tengamos alcaldes”, dijo en ese taller el senador Ernesto Macías.

Del representante Prada para su mamá

El Plan de Desarrollo que se aprobó la semana pasada en el Congreso casi a pupitrazo, con el que el Gobierno ganó, perdió y empató en algunos casos, le da un empujón a los intereses electorales de la contadora pública Lucy Artunduaga, madre del representante uribista Álvaro Hernán Prada, que se está moviendo con el aval del Centro Democrático para ganar la Alcaldía de Gigante, centro del Huila.

En el documento quedaron incluidas dos de las promesas con las que Artunduaga está haciendo campaña desde el año pasado, y que incluso le dejaron presentar en el taller construyendo país que se hizo en el Huila en octubre: la construcción de un parque turístico y la pavimentación de dos carreteras rurales.

Para lograrlo contó con el respaldo de su hijo parlamentario.

El representante Prada consiguió con una proposición del 30 de abril, dos días antes de la aprobación del Plan, que incluyeran el proyecto del parque turístico del que dijo iba a “aportar al desarrollo regional”. Y aunque puede ser así, omitió contar que eso favorecía los intereses electorales de su mamá. 

Antes, había metido lo de las vías (una que conecta la parte urbana con el corregimiento de Potrerillos, y otra que une al municipio con el vecino Garzón), como parte del paquete de iniciativas que presentó la bancada huilense en el Congreso.

Ahora que los proyectos hacen parte del documento que se aprobó, lo están capitalizando de cara a las elecciones.

El fin de semana pasado en una reunión política en Gigante, el representante Prada dijo que gracias a él y su mamá candidata estos dos proyectos podrían ser una realidad en los próximos años. Y que para que eso fuera así, necesitaban los apoyos para ganar la Alcaldía y la Gobernación. 

La precandidata Artunduaga también salió a cobrar. 

El hecho de que estos proyectos hayan quedado incluidos en el Plan de Desarrollo no quiere decir que tengan asegurados los recursos o que vayan a ser una realidad a corto plazo.

Por un lado porque en este caso las dos iniciativas quedaron dentro del paquete de proyectos regionales que son los que dependen directamente de la gestión de los departamentos o municipios y no del Gobierno Nacional.

Y por el otro porque en la prioridad del departamento están otros proyectos como el de las vías que lo conectan con el Cauca, Caquetá y Meta.

Sin embargo, eso les ha servido para mostrarse cercanos al Gobierno y para llegarle a más giganteños.

En esa misma línea está el candidato a la Gobernación, Manuel Macías.

En busca de un lugar en el partidor

El empresario piscícola Manuel Macías está aprovechando cualquier anuncio del Gobierno Duque que tenga que ver con el Huila para intentar posicionar su campaña.

Por ejemplo, ayer en su columna de opinión en el Diario del Huila, destacó que el Ministerio de Transporte anunciara una posible salida a la fallida carretera 4G Neiva-Mocoa-Santana, que, como contamos se adjudicó en 2015 y apenas lleva un avance del 5 por ciento.

El anuncio tiene que ver con la posibilidad de que en vez de liquidarle el contrato a la concesionaria Aliadas que es del otrora superpoderoso Carlos Solarte, éste se le ceda a un nuevo operador con lo cual se evitaría todo un pleito jurídico que alargaría la incertidumbre sobre la obra.

Ese operador sería el empresario William Vélez, zar del negocio de las basuras del país, y cercano al expresidente Uribe.

 

Pero esa salida que está cobrando el precandidato Macías como una promesa cumplida del presidente Duque aún no está clara porque depende de que cumpla con unas condiciones que pide la Agencia Nacional de Infraestructura para asegurar que de verdad ese nuevo concesionario sí va a cumplir.

Además, el trámite de revisión va a durar como mínimo dos meses según las cuentas del Ministerio. Después, si se llega a dar, mientras el nuevo operador toma posesión y estructura el cierre financiero podrían pasar unos meses más.

El precandidato Macías también ha cumplido al pie de la letra el consejo del senador Uribe de promocionar el Plan de Desarrollo modelo Duque porque dice que tiene obras que él como gobernador podría ayudar a financiar.

La estrategia de destacar los logros del Gobierno Duque le sirve a Macías para mantener junto el nicho electoral del uribismo y también para intentar conquistar otros más, como lo dejó entrever en una entrevista con La Nación cuando dijo que “al ser de alguna manera del mismo partido del Presidente y tener cercanía con el partido de gobierno, pues podría uno pensar que puedo jalonar recursos”.

Eso para él es clave ahora que el conservatismo, con quien el uribismo se unió para las presidenciales, le quiere quitar terreno con su candidato el exsenador Carlos Ramiro Chávarro.

Lo que está por verse es si esa estrategia de defender sin matices el Gobierno Duque y sacar pecho por el Plan de Desarrollo les va alcanzar a él y a los precandidatos a las alcaldías, porque los antecedentes recientes muestran que el fervor uribista del Huila se queda en las presidenciales.

En las elecciones de 2015 el Centro Democrático sólo ganó una de las 37 alcaldías, la de Isnos, y una curul en la Asamblea. Quedó de tercero a la Gobernación y la Alcaldía de Neiva. Un año antes, Óscar Iván Zuluaga había barrido en todos los pueblos.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia