Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 26 de Abril de 2018

A la Gobernación de Carlos Julio González Villa le ha tocado asumir los trabajos que dejó a medias Aliadas en la concesión Neiva-Mocoa-Santana.

2323

0

La semana pasada la Gobernación del Huila le adjudicó un contrato de 17 mil millones de pesos a una empresa socia de Aliadas, la concesión que controla el súper poderoso Carlos Solarte y que dejó tirada la vía 4G Neiva-Mocoa-Santana generando una crisis vial hacia el sur del país. Esto ocurrió mientras los diputados y el mismo Gobernador se encadenaban en Bogotá reclamándole al Gobierno Nacional por el incumplimiento de Aliadas y el abandono de esa 4G.

La participación en Aliadas

La empresa socia es Latinoamericana de Construcciones S.A (Latinco), una compañía paisa con más de 20 años en el mercado, que en los últimos cinco años ha manejado millonarios contratos con el Invias y el Fondo de Adaptación para construir carreteras, diques y puentes.

Latinco está en Aliadas desde que el Gobierno Nacional seleccionó a la concesión en 2015 para construir, rehabilitar y hacerle mantenimiento a más de 442 kilómetros de la carretera Neiva-Mocoa-Santana para convertirla en una vía de Cuarta Generación.

Primero tuvo una participación del 15 por ciento, y luego se bajó al 10 por ciento, porque otros socios como Estyma S.A y Alca Ingeniería SAS, se retiraron y le dejaron sus porcentajes al superpoderoso Carlos Solarte que actualmente tiene el control mayoritario de Aliadas.

Como lo contamos, a la concesión Aliadas le quedó grande la 4G Neiva-Santana porque los bancos no le quieren prestar plata y sus socios, incluyendo Latinco, no tienen cómo financiar el proyecto.  

Ante los incumplimientos y los reclamos de los alcaldes del Huila, la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI, que le tiene en carpeta siete procesos sancionatorios, le dio a Aliadas un plazo de tres meses para conseguir la plata o socios que la pongan, o sino le quita el contrato y los inhabilita.

Pero justamente dos días después de que la ANI lanzó la amenaza en Neiva frente al ministro de Transporte Germán Cardona y la dirigencia del Huila, a Latinco la Gobernación de Carlos Julio González le adjudicó un millonario contrato.

Un contrato para un cuestionado

El contrato que se ganó Latinco en la Gobernación es el de la pavimentación de nueve kilómetros de carretera entre el municipio de La Plata y el centro poblado de Belén, que quedan al occidente del departamento en límites con el Cauca.

Para eso le pagarán 17.682 millones de pesos y tendrá un plazo de dos años para terminar. También derecho a un anticipo del 40 por ciento.

Latinco se quedó con esta millonaria obra porque según dijo Oficina de Contratación de la Gobernación a La Silla Sur tenía la mejor oferta entre las 20 que se presentaron a la licitación que se abrió en diciembre de 2017.

 

“No sabíamos que esta empresa Latinco estaba relacionada con Aliadas. Nosotros lo que hicimos fue adjudicar el contrato en una licitación plural con más de 20 proponentes. Pero no sabíamos que Latinco tenía esa relación con la 4G Neiva-Mocoa-Santana”, nos dijo César Serrano, jefe de la Oficina de Contratación de la Gobernación del Huila.

Aunque Latinco no tiene por ahora ninguna sanción o inhabilidad para contratar con entidades públicas, que se haya quedado con esta millonaria obra justo cuando Aliadas dice que está quebrada, pone a dudar si la empresa tiene el músculo financiero y la capacidad para cumplir.

“Latinco es una firma que no ha tenido dificultades en la construcción de obras públicas. Por lo tanto, no creo que tenga problemas con esta adjudicación que por fortuna tuvo pluralidad de oferentes. Sin embargo, hubiera sido preferible que no se presentaran a esta licitación, precisamente porque no se ve bien que una firma que hace parte de la concesión Aliadas, que está paralizada en la ejecución del proyecto de 4G se hubiera presentado a una licitación en el departamento del Huila”, le dijo a La Silla Sur Carlos García, director de Invías.

A pesar de eso en la Gobernación y en Invias esperan que Latinco cumpla con la carretera de La Plata. “En esta zona vive el 70 por ciento de la población rural de La Plata, que se constituye en una despensa agrícola del Huila. Ahora solo esperamos que Invías asigne la interventoría para iniciar los trabajos cuantos antes”, dice Luis Carlos Anaya Toro, asesor territorial de la zona occidente de la Gobernación.

En La Plata esperan que esa carretera no corra la misma suerte que la 4G que prometía conectar al Sur y hoy sigue cerrada.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia