Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 30 de Julio de 2019

Alternativos van en bloque por las alcaldías de Neiva y Florencia, y la Gobernación de Putumayo.

1678

0

Salvo en Putumayo, los movimientos alternativos que vienen fortalecidos en lo nacional por los resultados de las presidenciales y la consulta anticorrupción no pudieron montar campañas propias para pelear las gobernaciones del sur del país. En las alcaldías capitales el panorama pinta igual porque aunque ahí sí tienen candidatos, sólo uno, en Caquetá, está entre los que pican en punta. 

Eso le despeja el espectro a los partidos tradicionales para mantener, impulsados por las maquinarias, el poder donde ya lo tienen y recuperarlo donde lo perdieron hace cuatro años,  pero también abre la posibilidad al crecimiento de la oposición a ellos porque en lo que sí van a escalar los alternativos es en asambleas y concejos, pues en la mayoría de los casos el Polo, Alianza Verde, UP y Colombia Humana decidieron armar listas conjuntas. 

Una foto similar a la del año pasado cuando la oposición creció en Congreso a pesar de perder la Presidencia. 

Gobernaciones para tradicionales

Son 23 candidatos los que se van a pelear las gobernaciones de Huila, Caquetá, Putumayo y Amazonas. Pero solo en Putumayo el tarjetón va a tener la presencia de un candidato que nació de una convergencia entre los sectores alternativos. 

 

Se trata del antropólogo Andrés Cancimance, quien subió en un mismo bus a gente de la Colombia Humana, Verdes, Polo, UP y la Farc para consolidar un bloque que pueda pelear el mandato del único departamento donde Petro ganó en las presidenciales y donde la presencia del uribismo es reducida. 

Cancimance tiene el reto de mantener ese cargo para los alternativos porque hace cuatro años la abogada Sorrel Aroca dio el golpe avalada por la Alianza Verde y un frente común de sectores sociales. 

Lo que está por verse es si la manera en la que termina Aroca da para lograrlo porque su gobierno ha estado salpicado por escándalos por el manejo de la plata de la educación y múltiples paros por fallas en el programa de restaurante escolar. Además la Gobernadora sale cuestionada por la tragedia de Mocoa porque la Fiscalía le imputó cargos por presuntas omisiones de obras y gestiones para evitar la tragedia. 

Ese espacio Cancimance se lo tiene que disputar con Leandro Romo, que es la carta del liberalismo, La U, Colombia Renaciente y el equipo político que armó en el pasado el exministro del Interior, Guillermo Rivera; también con el ingeniero John Molina, que representa a los conservadores y la maquinaria del exgobernador y actual representante a la Cámara Jimmy Díaz. 

Del partidor final igualmente hacen parte el exalcalde de Puerto Caicedo, Buanerges Rosero, quien va en una coalición entre la ASI y Cambio Radical y el respaldo de políticos tradicionales como el exalcalde de Mocoa, Elver Porfirio Cerón. 

Y Reinaldo Velázquez que va por el ADA y heredó la maquinaria de su hermana la exrepresentante Argenys Velásquez, a la que la Fiscalía le imputó ayer cargos por el escándalo del cartel de la toga. 

En los demás departamentos, la pelea pinta entre candidatos de partidos tradicionales. 

En Huila los cuatro candidatos que parten fuertes representan sectores habitualmente relacionados con el poder y que se mueven con maquinarias: el exsenador Carlos Ramiro Chávarro que va por los conservadores y Cambio Radical; el exrepresentante a la Cámara, Luis Enrique Dussán que aunque va por firmas tiene la estructura del liberalismo; el empresario Manuel Macías, quien es la carta del Centro Democrático; y el exdirector de Planeación Departamental, Armando Saavedra, que se metió por Colombia Renaciente el partido afro con injerencia del santismo.

La única opción que se movió para ganar el respaldo alternativo fue el líder ambientalista Miller Dussán,  quien aspiraba salir en el tarjetón con el logo del Polo, pero al final no le dieron el aval por una supuesta inhabilidad ya que es docente universitario. Él dice que no la tenía y que simplemente le negaron la oportunidad. 

En Caquetá la pelea quedó para tres. 

El bloque fuerte lo encabeza el diputado César Torres, que va por el liberalismo y está siendo impulsado por la maquinaria del condenado exgobernador Álvaro Pacheco y el representante Harry González, quienes son los que manejan actualmente la Gobernación. 

Del tarjetón también hace parte el ganadero Arnulfo Gasca, que tiene el respaldo conservador y un sector del uribismo. La terna de favoritos la completa el empresario James Urrego que va por el Centro Democrático,  un partido que es grande allá porque tiene el control de las alcaldías de Florencia y San Vicente del Caguán. 

A diferencia de hace cuatro años, esta vez los alternativos no se la van a jugar con carta propia a la Gobernación. Hace dos meses se movió la idea de postular al exalcalde de San Vicente del Caguán, Domingo Emilio Pérez, pero al final no hubo ambiente y terminó lanzándose a la Asamblea. 

Mientras tanto en Amazonas de los siete que se inscribieron dos parten con el apellido alternativo pero ninguno logra juntar los bloques. Por un lado está el periodista Jhon Alex Benjumea, que tiene el aval del Mais y la ASI, pero no a todas las bases de esos sectores porque líderes indígenas como la excandidata al senado Lena Estrada, dicen que Benjumea no los representa porque, al parecer, consiguió el aval de manera irregular. 

Del otro lado está el contador José Luís Nieto, quien arranca únicamente con la estructura del Polo que en Amazonas solo tiene una curul en la Asamblea y otra en el Concejo de Leticia. 

El partidor de Amazonas lo completan Erick Peláez del partido Liberal que está apoyado por la maquinaria del actual gobernador Víctor Hugo Moreno; Jesús Galdino del Centro Democrático quien cuenta con el apoyo del condenado exgobernador Félix Acosta; John Carlos Palomares que recoge a gente de La U; el empresario cacaotero Arcesio Rendón que va por el Partido de Reivindicación Étinica, PRE; y Martín Rodríguez que va por Colombia Justa Libres. 

Que los tradicionales vayan a imponerse en gobernaciones también es probable en las alcaldías capitales. 

Alcaldías, unas por otras

El golpe que dieron los alternativos hace cuatro años ganando la Alcaldía de Neiva con el médico Rodrigo Lara Sánchez esta vez podría darse en Florencia. 

En Neiva está difícil que repitan porque aunque tienen de candidato a Dilberto Trujillo que reunió en una misma causa al Polo, la Alianza Verde, Colombia Humana y a Compromiso Ciudadano, aún no despega en las encuestas. 

A eso se suma que el que está en punta, el exconcejal liberal Gorky Muñoz, viene fuerte porque está en campaña desde hace cuatro años cuando perdió y además tiene de su lado las maquinarias de sectores como el conservatismo, Cambio Radical y los hermanos González Villa, un sector del uribismo que encabeza el representante Álvaro Hernán Prada, y más de la mitad de concejales. 

Trujillo podría crecer en la medida en que los líderes de los partidos que lo apoyan, dícese Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Jorge Robledo, se metan de lleno a la campaña y vayan a Neiva a darlo a conocer y a mostrarlo como la carta del bloque. Eso sería clave porque, como contamos, el voto de opinión que ellos representan ha ido en crecimiento en esta ciudad, como se vio en la consulta anticorrupción donde sin necesidad de buses ni refrigerios salieron a votar más de 100 mil personas y se superó el umbral con un 38 por ciento de participación. 

Con lo de Neiva en remojo,  las apuestas alternativas pasan a Florencia donde está en carrera otro dirigente verde. 

Se trata de Luis Antonio Ruiz Ciceri, quien viene de sacar más de 11 mil votos a la Cámara en las elecciones de 2018. Él también logró reunir en una misma causa a los alternativos que desde marzo se reunieron para montar una convergencia. 

‘Coco’, como es conocido, parte con ventaja porque además de venir cotizado con las elecciones de Congreso, se enfrentará a tres novatos: la carta del Centro Democrático que es el expersonero de Florencia, Mauricio Cuellar; el exdirector regional del Sena, José Delby Vargas que va por la ASI; y el abogado Juan Pablo Duque, que juntó en una misma causa a los liberales y conservadores. 

En Mocoa la foto muestra una puja entre los conservadores que se fueron divididos unos con elexalcalde Elver Cerón que va por La U, otros con el empresario Orlando Díaz Ferreira que tiene el aval azul y el apoyo del representante Jimmy Díaz, y uno más con John Jairo Imbachí que se fue por firmas. 

A última hora se inscribió Jairo William Bravo en representación de la Colombia Humana-UP, pero no está claro qué tanto puede crecer porque nunca se ha hecho contar y no tiene el respaldo de los demás bloques alternativos. 

En Amazonas, donde como dato curioso hay diez candidatos, las fuerzas de centro izquierda también van divididas y por eso la tienen cuesta arriba para ganar. Los verdes decidieron darle el aval al abogado Harold Pierre Rengifo, el Polo a José Ramírez y el Mais y la Colombia Humana se la jugaron por Jussan Fuker. 

Esa división la pueden aprovechar tradicionales como Cambio Radical que van con la empresaria Jisell Benjumea, Centro Democrático que tiene al ingeniero Jhon Acuña, el liberalismo con Jorge Luis Mendoza, o La U que avaló al contador Hugo Pérez. 

Pero lo que no pudieron montar en bloques a cargos uninominales, los alternativos lo pueden ganar en asambleas y concejos. 

Desde abajo

En Huila, Caquetá y Putumayo, van a apostar a crecer juntos desde abajo. 

En Huila porque el Polo, UP, Colombia Humana y Mais armaron lista conjunta para ganar curules en la Asamblea. Desde hace tres periodos en esa corporación no hay un representante de sectores alternativos, el último fue Dilberto Trujillo del Polo. 

La lista que se llama ‘Juntos’ tiene la base de dirigentes jóvenes como Mauricio Sánchez que se cotizaron en las presidenciales organizando la campaña regional de Petro, Eduardo Gutiérrez que es la cabeza de la Unión Patriótica, el líder indígena Jesús Tombe, la dirigente campesina Lorena Sánchez o el empresario Adán Rojas que es vocero del Polo. 

Ese ejercicio no incluyó a los verdes que decidieron ir con lista propia porque hace cuatro años se ganaron dos curules y tiene más estructura. 

Esta convergencia también va para Concejo de Neiva aunque de ahí sí no hace parte del Mais. 

En Caquetá sellaron acuerdo con una lista que se llama ‘Coalición Alternativa’ para pelear Asamblea con liderazgos más reconocidos. De ahí parte el actual diputado Carlos Arturo Mayorga; el exalcalde de San Vicente, José Domingo Pérez, el líder campesino y covalero Balvino Polo, entre otros. 

En Putumayo, aunque hay coincidencia para Gobernación, quieren aumentar su participación pero por caminos diferentes. Polo, Verdes, Mais y Colombia Humana UP van con listas propias, dando espacio a dirigentes cocaleros como Yule Anzueta, dirigentes comunales como Eder Sánchez, y jóvenes como Jesús Melo o Yuri Quintero. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia