Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 21 de Junio de 2019

El representante Lozada (centro) niega que el ascenso burocrático de sus hermanos en el Gobierno Duque tenga que ver con su gestión.

5828

0

El ascenso burocrático en el gobierno Duque de los hermanos del representante conservador huilense Jaime Felipe Lozada no se detuvo en diciembre pasado con el nombramiento de uno de ellos, el administrador de negocios Daniel Julián, como asesor de despacho de la ministra de Trabajo, Alicia Arango.

Hace una semanas, al otro hermano, el también administrador de negocios Juan Sebastián, le dieron un contrato de asesoría en el Fondo Pasivo de Ferrocarriles Nacional que se encarga de prestarle los servicios de salud a los pensionados de los Ferrocarriles Nacionales de Colombia y Puertos de Colombia.

Ese Fondo, que históricamente ha sido fortín conservador porque por ejemplo ahí estuvo hasta hace un par de años el guajiro Jaime Luis Lacouture, hoy magistrado del Consejo Nacional Electoral como delegado del conservatismo, depende del Ministerio de Salud, en cabeza de Juan Pablo Uribe.

A Juan Sebastián Lozada lo contrataron para “apoyar la gestión administrativa de la Dirección general del Fondo”. Por ese contrato le pagarán 18 millones de pesos en tres meses.

Ese contrato se suma a uno que tiene desde el año pasado y le renovaron desde febrero pasado con el Fondo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones del Ministerio de las TIC para “la promoción de la política pública sectorial El Futuro Digital”, por 55 millones de pesos.

Además, el año pasado se ganó contratos de manera directa con las alcaldías de Montería, Córdoba, y Palermo, Huila, que son conservadoras y que en el caso de la última tiene injerencia directa su hermano representante porque el alcalde es Víctor Polanía, al que ayudó en campaña en 2015.

El representante Lozada siempre ha negado que la entrada al Gobierno Duque de sus hermanos tenga que ver con alguna gestión suya y dice que han llegado por méritos. Y el Gobierno ha dicho que no está entregando 'mermelada' o cargos a los congresistas para que le ayuden con leyes o debates.

Esa buena hora de los hermanos de Lozada Polanco coincide con la férrea defensa que ha hecho el Representante al Gobierno Duque, al que apoyó en campaña, como también contamos.

Por ejemplo, el dirigente conservador apoyó las objeciones del Presidente a la ley estatutaria de la JEP y luego de la posesión del exguerrillero de las Farc, Jesús Santrich como representante, dijo que renunciaba a su intención de lanzarse a la Presidencia de la Cámara a la que los conservadores tienen derecho en el periodo 2020-2021 según los acuerdos entre los partidos.

Como esa elección se va a hacer en julio del otro año, no está tan claro qué tantas opciones tenía Lozada de pelear esa dignidad.  

Hay que recordar que Lozada, sus hermanos y su mamá, la excongresista Gloria Polanco, fueron víctimas directas de las Farc porque fueron secuestrados en 2001, y su papá, el exgobernador Jaime Lozada, fue asesinado en un ataque de esa guerrilla en 2005.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia