Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 20 de Marzo de 2019

Bloque de sectores alternativos a la Alcaldía de Florencia.

2469

0

El lunes los mismos sectores alternativos de Caquetá que se unieron en la segunda vuelta presidencial para apoyar a Gustavo Petro y mover la consulta anticorrupción, definieron que se van a juntar de nuevo para poner un candidato único que le compita al Centro Democrático, los conservadores y los liberales por la Alcaldía de Florencia.

Aunque este municipio nunca ha tenido un alcalde de origen alternativo, creen que esta vez lo podrían lograr porque le van a apostar a conquistar el voto de opinión que se movió en allá con las presidenciales (20 mil de Petro) y la consulta ( 35 mil) porque si logran juntar esos votos tendrían necesarios para ganar la Alcaldía (un promedio de 20 mil)

Por eso esta será una oportunidad de medir qué tanto pega en lo local esa apuesta de un discurso que genere opinión frente a las maquinarias que son las que tradicionalmente se han quedado con la alcaldía en un departamento que, aunque sigue siendo bastión uribista (el No ganó el plebiscito con el 63 por ciento de los votos, y Duque dobló a Petro), también ya mostró que la izquierda está creciendo.

Una foto que ya se está viendo en el Sur

Que los alternativos como la Alianza Verde, el Polo, la UP, la Colombia Humana, Farc y el Mais, estén pensando aterrizar para las elecciones regionales lo que se vio en la segunda vuelta presidencial no es algo exclusivo de Caquetá.

Como contamos, en Putumayo estos mismos sectores ya tienen rodando una convergencia para poner gobernador. En Neiva, Huila, lo están haciendo para poner alcalde.

En el caso de Florencia los acercamientos comenzaron en la primera semana de febrero, cuando los delegados de esos movimientos se reunieron para empezar a explorar esa unidad. 

 

El lunes pasado, casi un mes después de la primera sentada, esos acercamientos se aterrizaron en dos puntos.

El primero es que se creó una comisión, con dos delegados de cada partido, que se va a encargar de hacer una propuesta programática que recoja los discursos de todos y que van desde la defensa del acuerdo de paz, el medio ambiente, la educación y la salud, hasta la lucha contra la corrupción.

De esta discusión por ahora no hace parte el partido político de la Farc, aunque no se descarta que llegue más adelante.

“Ellos tendrán que hacer parte en algún momento porque también son alternativos y comparten algunas ideas de esta convergencia, pero por ahora no se han acercado”, nos comentó Camilo Escudero dirigente de la Colombia Humana de allá.

Que la Farc no se esté moviendo en política en Caquetá que su retaguardia histórica, se debe, por un lado a que vienen de estrellarse en las elecciones de Congreso donde solo sacaron 1.684 votos a Senado (1.75 por ciento de la votación), y por el otro, a que no tienen un líder que lidere esas apuestas electorales porque el que pintaba para serlo, Iván Márquez, lleva meses escondido.

Pensando en las regionales solo tienen sonando la candidatura de Fabián Ramírez a la Alcaldía de Cartagena del Chairá. Por eso en el caso de Florencia, si es que deciden sumarse, más que votos podrían aportar ideas a la propuesta programática.  

El segundo punto que acordaron es que en paralelo habrá otra comisión que va a definir cuál va a ser el mecanismo que se va a usar para elegir al candidato único de esta convergencia, bien sea una consulta en mayo, una encuesta o el consenso.

Eso porque a la fecha hay cuatro precandidatos que quieren ser los abanderados de esa propuesta: dos del Verde, uno de la Colombia Humana y otro del Polo.  

“En una semana esa comisión nos deberá decir cuál va a ser el paso a seguir. Lo que se vio el lunes es que hay un buen ambiente, que hay que trabajar esa alternativa y que si nos unimos es posible tener opciones reales de ganar”, nos dijo Octavio Collazos, dirigente de la Unión Patriótica de Caquetá.

Esa decisión es clave porque en caso de que decidan irse por consulta los precandidatos deben inscribirse entre el 8 y 12 de abril, presentando el respaldo de un partido con personería jurídica o de un movimiento de ciudadanos.

Mientras definen dicen que las cuentas electorales les dan para ganar.

Con calculadora en mano

En las cuentas de esa convergencia está que si logran mantener pegados los 20 mil votos que sacó Petro en la segunda vuelta en Florencia (votación más alta de un candidato presidencial de izquierda en ese municipio), o la mayoría de los 35 mil votos que movieron con la consulta anticorrupción, pueden quedarse con la Alcaldía.

En las recientes tres elecciones a Alcaldía, el que ganó lo hizo con votaciones que están en ese rango. En 2015 Andrés Perdomo del Centro Democrático sacó 22 mil votos, en 2011 Susana Portela de La U sacó 21 mil; y en 2007 la conservadora Gloria Farfán consiguió 20 mil.

Apuestan a que si mantienen viva esa votación parten con ventaja porque creen que el resto se la van a repartir entre los otros cuatro precandidatos que representan a los partidos tradicionales que se movieron por Duque y le pusieron 40 mil votos.

En el partidor están el diputado Wilder López que ya tiene el aval del Centro Democrático, el abogado Juan Pablo Duque que está pidiendo el aval conservador, el exdirector regional del Sena José Delby Vargas que aunque ha militado en el liberalismo se ha acercado a Cambio y la ASI, y el expersonero Mauricio Cuéllar que aunque está recogiendo firmas también se ha acercado a La U y al conservatismo para que lo avalen.

“El voto de esa otra Florencia que se identifica con sectores tradicionales se va a dividir porque cada uno quiere lo suyo. Si nosotros nos mantenemos juntos podemos abrir el espacio y dar la sorpresa”, nos dijo Camilo Escudero, dirigente de la Colombia Humana de allá.

Pero la ventana que se les abre con los números se les puede cerrar con el paso del tiempo porque mientras ellos están en consultas, los demás ya están haciendo campaña abiertamente.

Por lo pronto, con la firma del pacto de voluntades del lunes quedó claro que dentro de estos cuatro nombres saldrá el candidato único para la Alcaldía:

.

Luis Antonio Ruiz Cicery

El verde que regresa a casa

Es el de mayor experiencia política del grupo, y siempre se ha movido en sectores alternativos.

El año pasado fue candidato de la ASI a la Cámara de Representantes y aunque sacó la segunda votación más alta (15.723 votos, 7 mil de ellos en Florencia), se quemó porque su lista no pasó el umbral.

A Ruiz le tocó aspirar por la ASI porque la Alianza Verde, donde ha militado históricamente, le negó el aval porque se alió con el polémico ganadero Arnulfo Gasca.

A pesar de esa decisión regresó a las verdes a comienzos de este año. “A mi el partido no me expulsó, el partido dadas las alianzas en el periodo pasado no me avaló, pero el partido no me ha expulsado. Soy uno de los cofundadores, defiendo la tesis del partido, y agradezco a los dirigentes que valoran que he jugado un papel importante y que puedo ponerme al servicio de los caqueteños”, dijo Ruiz Cicery.

Además del intento a la Cámara, Ruiz tiene encima una campaña a la Gobernación en 2015 con el apoyo de varias organizaciones sociales como la Unión de Organizaciones Sociales de Caquetá, Uníos. Esa vez quedó de tercero con más de 36 mil votos. Antes de eso fue diputado y alcalde de Belén de los Andaquíes

Jaime Uriel Mejía

Un exalcalde que pide espacio

Es un exalcalde de Belén de los Andaquíes (2012-2015), un municipio vecino de Florencia.

Su base política son las juntas de acción comunal, porque antes de su paso por la Alcaldía de Belén, fue presidente de una asociación de juntas.

El año pasado hizo parte de las mesas temáticas para construir el Pdet de Caquetá (programa de desarrollo con enfoque territorial), que salió de los acuerdos de paz y que priorizan las inversiones en los municipios claves del posconflicto.

“La nuestra es una propuesta que se se centra en la participación ciudadana”, dice Mejía.

Fidel Prieto

La carta del Polo

Es médico y a la vez el único concejal del Polo Democrático en Florencia.

Ha sido uno de los principales opositores de la administración del alcalde Andrés Perdomo (Centro Democrático). Ha hecho debates de control político en los que ha denunciado presuntos casos de corrupción en el hospital Las Malvinas y en secretarías como la de Inclusión.

En 2017 en las calles del municipio aparecieron unos panfletos en los que los amenazan de muerte a él y a otros dos concejales.

Fue uno de los primeros en hablar de una convergencia alternativa a la Alcaldía.

“Lo que queremos es que los florencianos estén representados en una administración pública en la cual no estén gobernando los mismos de siempre”, comentó Prieto.

Camilo Escudero

El elegido de la Colombia Humana

Es abogado y uno de los integrantes del Comité Permanente por los Derechos Humanos de Caquetá.

Aunque nunca se ha hecho contar en las urnas, fue uno de los coordinadores de la campaña de Gustavo Petro en Caquetá. Además fue uno de los promotores de la consulta anticorrupción.

Escudero estuvo detenido entre 2011 y 2015 acusado de tener nexos con las Farc porque, según la Fiscalía, hacía parte del Partido Comunista Clandestino de las Farc, PC3.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia