Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 14 de Marzo de 2019

2981

6

Hoy estaba citado por la Sala de Reconocimiento de la JEP, a dar su versión libre, el ex jefe negociador del Acuerdo del lado de la Farc, Iván Márquez, que lleva meses perdido alegando sus temores de que no se cumpla el Acuerdo.

Desde ayer Márquez le mandó una carta a la Sala de Reconocimiento diciendo que sí se quiere presentar, no en Bogotá, pero que le aplacen la versión. La Sala contestó diciendo que primero tiene que explicar por qué pide el aplazamiento y de dárselo, tendrían que reagendar la cita antes del 27 de mayo, que es cuando terminan las versiones libres de los 31 ex comandantes del Estado Mayor. Eso seguramente alborotará más las críticas del uribismo. Lo más probable es que Márquez pida dar su versión donde esté, como pasó con Joaquín Gómez (los magistrados viajaron a Riohacha, en La Guajira) o con Santrich (tres magistrados fueron hasta ‘La Picota’ para oírlo).

En la dirección de Farc no saben nada de él, según nos dijeron díez fuentes del partido, pero esperan que aparezca porque eso ayudaría a reducir los miedos que tienen los exguerrilleros de base, sobre todo luego de las seis objeciones del presidente Iván Duque a la JEP.

Prueba de eso es que los nueve exguerrilleros entrevistados no habían manifestado un miedo tan real de que algunos de sus compañeros prefieran volver a las armas -ni cuando la Fiscalía capturó a Santrich-, especialmente por cuatro de las seis objeciones.

Cuatro miedos

“Los muchachos perdieron la confianza porque ven en este Gobierno el interés de meterlos a la cárcel, pues sólo están protegidos hasta el 1ro de diciembre. Entonces usted no puede estornudar porque lo sacan de la JEP y pasa a la justicia ordinaria”
Francisco González, ex comandante de las Farc y miembro de la dirección del partido en Cauca

 

Este temor hace referencia a la objeción sobre las diligencias judiciales que la Fiscalía u otro órgano de investigación (como la Corte Suprema respecto de congresistas), no puede adelantar frente a personas de competencia de la JEP.

Aunque el temor es exagerado porque la objeción no busca que la Fiscalía pueda capturarlos, algo que también está en la ley estatutaria y no objetó Duque, sí muestra que lo que más sienten los exguerrilleros que está en juego es su seguridad jurídica.

Tanto así, que ese temor es el que ha hecho que algunos excombatientes se hayan ido a las disidencias.

“Yo tengo un subalterno mío que con todo esto se fue a presentar a las tropas de Gentil Duarte en Putumayo que porque no hay garantías. ¿Pa qué le ponemos vaselina a esto?” nos dijo un ex comandante del bloque sur, que nos pidió no ser citado. “Esta gente estuvo haciendo por muchos años uso del derecho a la rebelión armada y no va a permitir que ahora terminen en la cárcel. Preferible volver a las disidencias y no esperar una orden de captura”, nos dijo.

 
 

“Hoy estamos frente al expediente 01, que es el de retenciones, pero más adelante ese espectro se va a ampliar y ya no serán solo los del Estado Mayor, sino los de cada bloque y cada frente los que tienen que responder. Entonces ahora cualquier comandante de escuadra que haya tenido responsabilidad va a ser solicitado”
Benedicto González, representante a la Cámara en reemplazo de Santrich

 

Este temor hace referencia a la objeción de Duque frente a que la JEP solo procese a los máximos responsables.

Esencialmente, Duque dijo que si bien es cierto que el Estado puede eventualmente no perseguir a los demás autores de los crímenes de lesa humanidad, genocidio o crímenes de guerra, solo se debe permitir cuando el Estado demuestre que investigó diligentemente y que necesita hacerlo para centrar los esfuerzos en los máximos responsables.

Es decir, la objeción debilita ese foco en los máximos responsables y abre la puerta para que la JEP termine procesando a guerrilleros rasos o mandos medios.

Por eso, como verificamos con un dirigente político del espacio de capacitación de La Montañita, en Caquetá, los excombatientes están muertos del susto de que ahora así sean autores materiales de secuestros, pescas milagrosas o tomas y terminen presos.

 
 
 

“El temor ahora es la posibilidad de que cualquiera puede terminar extraditado. Eso no cae nada bien”
Jimmy Ríos,  dirigente del espacio territorial Simón Trinidad, del Cesar

 

Este miedo en los farianos es sobre la objeción que busca aclarar cómo manejar las solicitudes de extradición de personas que se hayan comprometido a decir la verdad y lo están haciendo, para que quede claro si en tal caso se debe negar o suspender la solicitud.

Como la objeción abre la puerta a que la respuesta sea que se suspende y eso no riñe contra la JEP, es más una aclaración para evitar futuros problemas que un cambio de fondo.

Sin embargo, abre la puerta también a que la estatutaria diga cuándo se entiende que hay compromiso real de contar la verdad, algo que no está regulado y para lo que la objeción no hace una propuesta.

Eso, de tener una exigencia excesivamente alta (como que solo hay garantía cuando la persona ya dio versiones libres y reconoció su responsabilidad, por ejemplo), podría terminar haciendo casi inaplicable esa protección, que está creada para dar prevalencia al derecho de las víctimas de conocer la verdad y evitar que se corte, como pasó con los jefes paramilitares extraditados por el Gobierno Uribe por narcotráfico cuando iniciaba Justicia y Paz.

Sin embargo, solo aplica para lo que la estatutaria llame a “otras personas”, es decir los agentes del Estado y los terceros, no los desmovilizados.

En todo caso, para los ex combatientes esa objeción abre la puerta para que no les aplique la garantía de no extradición.

 
 
 

“Lo de la acreditación nos preocupa porque siempre se dejó la posibilidad de que aparezca gente el día de mañana que no necesariamente sea gente de las filas, pero sí está acusada de pertenecer. No puede ser que no puedan acudir ahora a la JEP”
Carlos Antonio Lozada, senador de la Farc

 

Este miedo se refiere a la objeción que busca revivir la prohibición de que la Sala de Amnistía incluya en los listados de desmovilizados las personas a quienes el Alto Comisionado decidió no acreditar.

Ese límite lo tumbó la Corte, porque en la decisión del Comisionado no pudieron participar los que buscan ser incluídos (lo que afecta su debido proceso), y porque la decisión debe ser judicial para respetar la autonomía e independencia judicial.

Duque dice que la decisión de la Corte deja en duda cuáles son sus funciones para manejar la política de paz, porque no podría definir quiénes son los beneficiarios de un Acuerdo.

Esos cuatro miedos puntuales, y los otros más precisos que tienen, encierran uno más amplio: que el Acuerdo va a terminar hecho trizas.

 

Llegaron las trizas

Aunque, como lo mostramos, Duque no hizo trizas el Acuerdo el año pasado, para los exguerrilleros las objeciones más la reforma constitucional que anunció, son el primer paso para hacerlo.

“Lo de la reforma es meter un caballo de Troya al Congreso para hacer todos los cambios que no lograron vía renegociación”, nos dijo Lozada. “Estamos asistiendo al cumplimiento de hacer trizas los Acuerdos”.

Además de mandarle una carta a la secretaría general de la ONU pidiendo rodear el Acuerdo y de sumarse a la alocución de la representante verde Juanita Goebertus el martes en la noche, la Farc se la va a jugar por dos estrategias.

Como sus diez congresistas no pueden votar las objeciones porque están impedidos porque, como ex combatientes son comparecientes ante la JEP, la primera estrategia es escalar la presión internacional.

Para eso, según tres miembros del Partido, quieren armar una delegación con negociadores del Acuerdo de los dos lados, para reunirse en Nueva York con el Consejo de Seguridad de la ONU.

“El Presidente movió a su Canciller para tratar de explicar su decisión. Pues nosotros vamos a hacer lo mismo porque queremos que se sepa la otra versión”, nos dijo Lozada.

Lo que quieren presentar en esa reunión de la ONU y en otras que tengan es que “este no es un golpe solo a la paz y a la JEP. Esto tiene un peso más allá porque es desconocer la constitucionalidad del país”, nos dijo el exguerrillero y hoy representante Marcos Calarcá.

Eso va en línea con el discurso de Goebertus en su alocución, cuando amplió el foco de la crítica.

“Hoy es la paz, pero mañana puede ser cualquier otro tema. Nadie está a salvo si ante la decisión de la Corte Constitucional, el presidente puede tomar la decisión de no acatar”, dijo. La segunda estrategia será sumarse a las movilizaciones que arrancaron ayer en varias ciudades del país y que se extenderán hasta el lunes, para la marcha convocada por Goebertus en defensa de la paz, o martes, con las marchas de Fecode.

Mientras esas estrategias rinden frutos, si lo hacen, los ex combatientes que no van a ir a Nueva York ni viven en Bogotá y van al Congreso, se están quedando sin ánimos.

“Le confieso que no tenemos mucha capacidad de reacción. El incumplimiento que ya viene haciendo carrera, tiene a esta comunidad agotada”, nos dijo Escobar, desde el espacio de capacitación en el que vive con otros más de 200 excombatientes en Cesar.

 

Comentarios (6)

DIDUNDI

14 de Marzo

3 Seguidores

Les faltó la nota final explicativa d, UNO MÁS d los cambios en el titular.

Les faltó la nota final explicativa d, UNO MÁS d los cambios en el titular.

José Saramago ..

14 de Marzo

3 Seguidores

Que la JEP le pregunte a Iván Marquez cuando le queda bien comparecer “a pu...+ ver más

Que la JEP le pregunte a Iván Marquez cuando le queda bien comparecer “a puerta cerrada” y que los magistrados se ajusten a su apretada agenda.
Que Santrich aliste la demanda para que lo indemnicen porqué que injusticia con él pobre ciego, pero ya no tiene que temer , ya no lo extraditaran nunca.
Y el “honorable” Carlos Lozada, pobre hombre, ha sido tan calumniado por la Corporación Rosa Blanca.

Lina Rosa Latorre García

15 de Marzo

0 Seguidores

La amenaza NO ES EL SEÑOR PRESIDENTE IVÁN DUQUE, el temor de las FARC es que...+ ver más

La amenaza NO ES EL SEÑOR PRESIDENTE IVÁN DUQUE, el temor de las FARC es que penalicen sus crímenes, porque la Justicia HUMANA HASTA AHORA LAS HA PREMIADO, pero la JUSTICIA DIVINA PREVALECERÁ POR SUS VEJÁMENES Y CRÍMENES Y NO SERÁN PREMIADOS VILMENTE E INJUSTAMENTE. LES REMORDERÁ SU CONSCIENCIA, SI ES QUE LA TIENEN.

Javier Muñoz A

15 de Marzo

0 Seguidores

No cumplir lo pactado ha sido una constante en los acuerdos de negociación c...+ ver más

No cumplir lo pactado ha sido una constante en los acuerdos de negociación con los grupos disidentes a través de la historia en Colombia : primero fue con los Comuneros , luego con los vencidos en las tantas guerras civiles que azotaron el pais , Guadalupe Salcedo y las guerrillas de los llanos lo sufrieron y ahora las Farc parecen confirmar la regla.

Simón Sarmiento

15 de Marzo

0 Seguidores

Como casi siempre sucede, quienes manejan el país político ponen palabras tr...+ ver más

Como casi siempre sucede, quienes manejan el país político ponen palabras trilladas por su uso, como si fuesen dignas de exaltar por sagradas. Lo que se quiere ocultar es la participación en el conflicto de poderosos, políticos, militares y la idea es que el colectivo social piense solo en la guerrilla como el culpable. Mientras tanto se olvida Odebretch-OLCSA, REFICAR, y toda la corrupción viva!

José Saramago ..

15 de Marzo

3 Seguidores

“Las FARC cometió 'errores' no crímenes”: Iván Marquez.
...+ ver más

“Las FARC cometió 'errores' no crímenes”: Iván Marquez.

La verdad es que ellos (junto con Santos y la izquierda) quieren escribir en la historia que jamas fueron delincuentes,
pero no nos vengamos mentiras, ellos jamas van a contar la verdad, ni van a aceptar su condición de delincuentes.
ni van a reparar a las victimas, quieren si, meter al pueblo colombiano a la cárcel como en Venezuela.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia