Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 24 de Octubre de 2019

El representante Julio César Triana; el candidato la Gobernación, Carlos Ramiro Chávarro; el exvicepresidente Vargas Lleras y el candidato a la Alcaldía de Neiva, Gorky Muñoz.

2919

0

Ayer el excandidato presidencial Germán Vargas Lleras ratificó en Neiva el apoyo de Cambio Radical a la campaña a la Gobernación del Huila del conservador Carlos Ramiro Chávarro, pero también sembró la duda de si lo que han hecho hasta ahora les va a alcanzar para ganarle el domingo al liberal Luis Enrique Dussán, que es el otro que pinta fuerte.

Los interrogantes pasan no solo por el crecimiento que ha tenido Dussán, sino porque hay divisiones al interior del equipo de los hermanos Carlos Julio y Cielo González Villa, que son los llamados a aterrizar las apuestas propias y en equipo que montó Cambio Radical en el departamento. 

En la Gobernación, que debía ser el fortín electoral de Cambio, hay secretarios y asesores cercanos a la exgobernadora Cielo y al gobernador Carlos Julio que no están con Chávarro porque les dieron libertad para hacerlo. 

Son funcionarios que sin hacer campaña de manera abierta tienen estructuras propias en municipios claves como Neiva, pero también Garzón o Saladoblanco, que son fortines godos y que pueden inclinar la balanza en el cabeza a cabeza que están llevando Chávarro y Dussán. 

Con lo que los González Villa bien podrían terminar el domingo ganando con cara o sello pensando en sus apuesta electorales a futuro.  

Chávarro con el pedazo más grande

La visita de Vargas Lleras ayer dejó ver dos cosas: por un lado que el oficialismo de Cambio está con Chávarro porque a la reunión asistieron el representante a la Cámara, Julio César Triana, y la mayoría de los 350 candidatos que tiene el partido a alcaldías, asamblea y concejos. 

Y por el otro que el ambiente de victoria que había alrededor de la Gobernación de Chávarro semanas atrás no es el mismo días antes de las elecciones. 

“Esto se apretó para ser sinceros, de aquí, señores candidatos, salgamos a trabajar muy duro, hoy, mañana, el viernes, estábamos muy confiados y la verdad es que las elecciones se apretaron, no nos puede faltar el centavo para el peso”, dijo Vargas. 

En esa línea les pidió a Gorky Muñoz, el candidato a la Alcaldía de Neiva que lleva ocho años en campaña y también está coavalado por Cambio, y a la senadora conservadora Esperanza Andrade, que debían ponerse a moverle votos a Chávarro para ganar en Neiva, donde está un tercio de los votos del departamento. 

“Esperanza ayer hablé con Hernán, ayuden a que lo de Neiva salga bien”, dijo el exvicepresidente. 

La lectura de Vargas también tienen en la interna de la campaña de Chávarro y por eso la apuesta es pegarse de Gorky para tratar de barrer en la capital. 

“A partir de ahora las dos campañas, las de Gorky y Chávarro, serán una sola para fortalecer Neiva”, dijo el representante Julio César Triana. 

“La diferencia entre uno y el otro no va a pasar de los 20 mil votos”, nos comentó un integrante del equipo más cercano a Chávarro. 

Aunque Chávarro tiene las maquinarias de Cambio, los conservadores, La U, la ASI y un pedazo del Centro Democrático, no la tiene fácil para ganar porque además de que Dussán ha crecido de la mano de la maquinaria liberal y de los sectores alternativos, los que pintaban como sus aliados claves, los hermanos González Villa, no lograron alinear a todo su equipo alrededor de él. 

El trabajo que inició la exgobernadora Cielo cantándole su apoyo en reuniones en Neiva, La Argentina y Guadalupe a comienzos de agosto, no se siente al interior de la Gobernación que debería ser uno de los fortines electorales de la alianza. 

Tampoco se vio ayer porque Cielo no estuvo en la reunión con Vargas. 

Lo que les restó Dussán

Aunque no tiene el apoyo oficial, Dussán sí logró quedarse con una parte de la casa González Villa y la Gobernación.  

 

La versión que nos dieron ocho personas con las que hablamos para esta historia (un alcalde, un diputado, dos dirigentes de Cambio, dos funcionarios de la Gobernación y un integrante de la campaña de Chávarro y otro de la campaña de Dussán), es que a diferencia de su hermana Cielo, el gobernador Carlos Julio no dio instrucciones a los más cercanos sobre a quién debían apoyar, si a Chávarro o Dussán.

Y que ante esa libertad, los que pusieron sus equipos políticos a disposición de Dussán lo hicieron sin temor a reclamos.

El listado lo encabeza la secretaria de Gobierno, Liliana Vásquez, que es fuerte en Garzón, donde Chávarro tendría la ventaja porque se hizo políticamente allá. 

Un dato que llama la atención es que la secretaria Vásquez está oficiando estos días como gobernadora encargada porque el gobernador Carlos Julio está incapacitado por una cirugía. Y dentro de sus funciones está la de presidir el comité de garantías electorales. 

Otro que está apoyando a la sombra a Dussán es el asesor jurídico José Nelson Polanía, un abogado que siempre ha estado en los gobiernos de Cielo y Carlos Julio, e incluso los ha representado en los procesos judiciales que han tenido. 

Por eso, su llegada sorprendió en los cuadros de Dussán. 

“Ellos se quedaron con el cascarón y lo que hace Cielo, pero los que son los secretarios y asesores yo creería que están en un 70 por ciento con nosotros” nos dijo un integrante de la campaña de Dussán. 

“En eso creo que le faltó más decisión al gobernador”, nos dijo el dirigente de Cambio. 

El secretario de Agricultura, José Ricardo Villarreal, también ha llevado líderes y candidatos de los pueblos en que se mueve, especialmente de Saladoblanco (donde fue alcalde), para que se metan a moverle votos a Dussán.  

“Son de los que van a reuniones, por supuesto cerradas, y presentan la gente. Todo hasta donde pueden para no dejarse pillar”, nos comentó un funcionario de la Gobernación. 

Aparte de la libertad que dio el gobernador Carlos Julio, que funcionarios de su círculo hayan decidido agarrar para donde Dussán se debe a que hace cuatro años cuando Chávarro enfrentó a Carlos Julio hubo ataques de parte y parte que dejaron heridas abiertas.  

“Se vería raro hacerle campaña al doctor Chávarro cuando hace cuatro años nos dio tan duro, uno ahí cómo va y le dice a la gente ayúdeme cuando hace cuatro años era el enemigo”, nos dijo un alcalde del sur que le copia al equipo del Gobernador. 

Sobre esos apoyos intentamos consultarle al candidato Dussán, pero hasta el cierre de esta nota no había contestado nuestras llamadas. 

El domingo se sabrá si el campanazo de Vargas surtió efecto y si el pulso de Cambio con candidatura ajena tendrá sus frutos. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia