Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 28 de Agosto de 2018

Carlos Mauricio Iriarte (izquierda) es apoyado por el senador Rodrigo Villalba.

1613

0

Esta noche en la casa del expresidente César Gaviria, la bancada en el Congreso del partido Liberal escogerá a sus dos candidatos para la elección de magistrados del Consejo Nacional Electoral que se hará mañana. El exgobernador del Huila, Carlos Mauricio Iriarte, de la cuerda del senador Rodrigo Villalba y del expresidente Gaviria, se está moviendo en varios frentes para lograr una de esas postulaciones.

Si hay consenso en lo de Iriarte, el liberalismo no solo colocaría un abogado con experiencia política que les de confianza en el CNE pensando en las elecciones regionales de 2019, sino que Villalba lograría poner a alguien de su cuerda.

El último en llegar

Como contó La Silla, el exgobernador Iriarte es uno de los cuatro dirigentes rojos que están pidiendo pista para llegar al CNE.

 

Fue el último en cantar su aspiración porque hasta hace unos días trabajó como asesor del Banco Agrario, a donde llegó de la mano del presidente de la entidad, Luis Enrique Dussán, y del senador Rodrigo Villalba, con quienes ha hecho política toda su vida.

Es por eso, y porque había dicho que no iba a participar de las elecciones del año entrante,  que en el Huila, su intención de llegar al CNE había pasado por debajo del radar político.

Aún así, este abogado con especialización en la Universidad de París, se ha movido rápido con llamadas, cafés y almuerzos para tratar de recortarle terreno a sus rivales, y convencer a la mayor parte de los 49 congresistas rojos (14 senadores y 35 representantes) que su hoja de vida y su experiencia política son garantía para el partido.

“A mí me buscó y me presentó su propuesta de trabajo como lo ha hecho con varios congresistas. Y es una opción interesante porque aparte de la experiencia política que tuvo como gobernador del Huila, tiene experiencia en lo público, y en esos cargos eso es importante. No solo se trata de ser técnico”, le dijo a La Silla Sur un congresista del Sur, que nos pidió no citarlo porque aún no ha decidido su voto.

El CNE será un actor clave para las elecciones regionales de 2019 porque, como órgano rector de lo electoral, tiene facultades para revocar candidaturas o avales, tumbar procesos de revocatoria y fijar las reglas de juego en publicidad electoral.

De ahí que dentro de las negociaciones y las cuentas que están haciendo los partidos, el liberalismo esté pidiendo que le den la posibilidad de poner dos magistrados porque tiene la segunda bancada más grande, detrás de la del Centro Democrático que también quiere dos curules. Así las cosas los otros cinco cupos se repartirían tres entre La U y Cambio Radical, uno los conservadores y otro la oposición.

Más allá de si de acá a mañana logran conseguir los dos cupos o solo uno, para cinco congresistas rojos consultados por La Silla, Iriarte, aparte de su perfil, tiene a favor que es visto como alguien cercano a dos pesos pesados del partido: el senador Villalba y el expresidente Gaviria.

Un viejo aliado

Iriarte siempre ha hecho carrera pública desde el liberalismo.

Fue concejal de Neiva a finales de los 80 por el Nuevo Liberalismo que lideraban en esa época Luis Carlos Galán y César Gaviria, y de ahí para adelante trabajó en cargos claves de los gobiernos locales y regionales que su partido ayudó a elegir.

Entre 1995 y 1998 trabajó como director regional del Incora, cuando Rodrigo Villalba ya era senador.

Fue gerente de las empresas públicas de Neiva entre 2001 y 2002 cuando el alcalde era el entonces liberal Héctor Javier Osorio. En 2003, impulsado por Villalba y Gaviria, se lanzó a la Alcaldía pero perdió contra Cielo González Villa.

Después fue secretario de Educación de la Gobernación de Villalba (2005 al 2008). En 2011, empujado de nuevo por el ‘Villalbismo’ y por el representante a la Cámara, Simón Gaviria, (hijo del expresidente) se lanzó a la Gobernación y volvió a perder contra Cielo González Villa.

En 2013, cuando la Procuraduría sancionó por corrupción a González Villa, logró un consenso entre todas las fuerzas políticas del departamento para ser el único candidato en las atípicas venciendo al voto en blanco. En el cargo estuvo hasta el 2015.

Con la llegada de su amigo Luis Enrique Dussán a la presidencia del Banco Agrario en 2016 y por recomendación del senador Villalba, el abogado Iriarte alcanzó a sonar como posible vicepresidente de la entidad pero dudas entre varios miembros de la Junta Directiva frustraron su nombramiento. Aún así entró a trabajar como asesor.

Esa lealtad con el partido, pero también la cercanía con Villalba que completó cinco periodos en el Congreso, y con el expresidente Gaviria que volvió a tomar las riendas del partido, tienen a Iriarte en la puja por llegar al Consejo Nacional Electoral.

Pero no la tiene fácil, porque sus rivales también tiene con qué dar la pelea.

La cuesta arriba

El que por ahora parte con ventaja, en caso de que al partido solo consiga una curul, es Juan Antonio Nieto Escalante director del Instituto Geográfico Agustín Codazzi como cuota liberal en esa institución.

Nieto es cercano al ex ministro Juan Fernando Cristo y a los senadores Fabio Amín y Horacio José Serpa.

“Él ya tiene varios votos asegurados porque estando en el Igac le dio espacios a casi todos los congresistas. Pero falta ver si no le cobran que sea tan cercano a Cristo, ahora que está peleado con el expresidente Gaviria”, nos comentó un representante liberal.  

El que también se está dando la pela por poner un candidato suyo es el presidente de la Cámara, Alejandro Chacón.

Chacón está impulsando al abogado César Augusto Abreo Méndez, un compañero de estudios suyo,  que como contó La Silla, fue la ficha liberal en el Consejo Directivo de la Universidad de Pamplona y fue miembro del tribunal nacional de garantías del partido y ha sido asesor de varios hospitales públicos de su departamento.

El grupo de aspirantes lo completa Doris Méndez, quien fue directora de comunicaciones del CNE y en 2014 trató de llegar al Consejo Nacional Electoral con el apoyo del entonces saliente magistrado Joaquín José Vives.

Los cuatro se jugarán sus últimas cartas en el transcurso del día. En la noche desde la casa Gaviria saldrá el humo blanco y ahí se sabrá si a Iriarte le funcionó la campaña exprés.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia