Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 14 de Noviembre de 2018

Petro en su visita a Neiva durante la campaña presidencial.

1933

0

A pesar de que no tiene personería jurídica y que por eso no está claro si va a salir en el tarjetón de 2019, el ‘Petrismo’ de Neiva está poniendo a sonar a varios candidatos para buscar alianzas con sectores de centro-izquierda como el Polo y los Verdes, con los que pueda unificar una propuesta y pelear la Alcaldía el año entrante.

Todo esto impulsado por los resultados de la segunda vuelta presidencial, cuando Petro sacó el 42 por ciento de los votos (más de 64 mil votos) frente al 53 por ciento de Duque, en la capital de uno de los departamentos más uribistas del país.

 

Así, la Colombia Humana no solo logra recargarse para 2019 que es la base que quiere montar Petro para su aspiración presidencial de 2022, sino que revive el dilema de qué tanto  la Coalición Colombia de Claudia López, Robledo y Fajardo, que también quiere ir unida en las regionales de 2019, va a poder aterrizar en lo local con su idea original o saldrá afectada por el factor Petro.  

Los que quieren el guiño

De la interna del movimiento en Neiva han puesto a sonar tres nombres: el líder sindical del magisterio de docentes, Jorge Luis Castellanos; el pediatra William Fajardo; y el exrector de la Universidad Surcolombiana, Jorge Polanía. Una cuarta que era la exsecretaria de Educación, María del Carmen Jiménez, ya dijo que no va. 

De los tres, solo Castellanos que buscó este año ser elegido miembro del comité nacional ejecutivo de la CUT, y Jorge Polanía que intentó llegar a la Asamblea del Huila en 2007 con el Polo, tienen experiencia en contiendas electorales.

En ambos casos se quemaron.

Por eso, y ante la necesidad de conseguir candidatos que aparte de tener buenas hojas de vida tengan opciones reales de pelear la Alcaldía, los dirigentes de la ‘Colombia Humana’ empezaron a tender puentes para que lleguen otros aspirantes alternativos con los que se pueda consolidar “un frente amplio” de fuerzas diversas, como dijo Petro hace unos días,  que les permita hacer alianzas para hacerse con el poder local.

En ese escenario está aterrizando el nombre de unas de las caras históricas del Polo Democrático en el Huila: Dilberto Trujillo.

Trujillo tiene el mérito de haber sido el único diputado del Polo en la historia de este departamento (2004-2011), y de ser reconocido porque desde la Asamblea denunció cómo se estaban robando la plata de los restaurantes escolares.

Por esas denuncias, dice, le tocó salir del país desde hace cinco años.

“Regreso porque creo que puedo aportar. Colombia, el mismo Huila viene dando un salto en la opinión, eso se vio con los votos de Petro, con los votos de la Consulta Anticorrupción. Quiero no solo ser el candidato del petrismo, sino de un proceso de convergencia donde estén el Polo, los Verdes, el Mais, la UP, los liberales, gente decente”, le dijo Trujillo a La Silla Sur.

Aunque estar fuera del país durante este tiempo puede ser el factor que juegue en su contra, señala que está dispuesto a aceptar cualquier mecanismo para seleccionar el candidato que represente ese bloque de centro-izquierda.

“Si nos vamos cada uno por su lado, es casi seguro que vamos a perder”, añade.

En esa lógica de entrar a pelear esos respaldos alternativos también está un viejo aliado de La U.

¿El tapado?

Después de renunciar a finales de julio a la secretaría de Cultura de Neiva, el abogado Raúl Rivera se lanzó al agua para buscar la Alcaldía en 2019.

Aunque fue diputado en dos ocasiones por La U, dice que no buscará el aval del partido, sino que recogerá firmas y tratará de reunir a sectores alternativos.

Su lectura política y el cálculo electoral que hace pensando en el año entrante es casi el mismo que tiene Trujillo.

“Cerca de ocho partidos que se unieron son dueños de esos 80 mil votos que sacó Duque en Neiva. Si unidos tuvieron 80, pues dividamos y encontramos que cada uno tiene 12 o 15 mil votos. En el otro sector están los 60 mil votos de Petro, la UP históricamente ha sacado mil o 2 mil votos, el Polo ha tenido 3 mil votos, y no han crecido. Por eso creo que hay una gran masa que yo llamo el voto consciente, que es el que va a pesar en 2019”, dice Rivera.

Con esa cuentas es que Rivera está tocando las puertas de la Colombia Humana.

“Es una persona que no solo podría jalonar votos de La U sino del sector cultural donde es fuerte”, comenta, Mauricio Sánchez uno de los coordinadores de ‘Jóvenes con Petro’ en el Huila.

Un factor que cuenta a su favor es que es muy cercano a Abel Sepúlveda, que fue uno de los coordinadores de la campaña de Petro en el Huila. “Raúl es un buen candidato; hasta el momento su aspiración no sé si la va a hacer por la Colombia Humana”, escribió hace unos días Sepúlveda.

El 9 de diciembre cuando el Petrismo haga una asamblea departamental (posiblemente con la presencia del excandidato presidencial) se podrá confirmar si Rivera puede ser el tapado del movimiento, o sino llegará solo cuando se dé el paso a una consulta interpartidista.

Tendiendo puentes

Lo que sí está claro por ahora es que quieren ir en bloque y para eso ya están buscando acercamientos. Pero van a paso lento.

Para Miguel Rodríguez, vocero político de la Alianza Verde, la idea ha caído bien en la dirigencia local.

“Yo creo que hay ánimo para hacer alianzas. Pero hasta ahora no se han llamado a los compromisarios para sentar las bases de una plataforma programática que es el punto de partida”, dice.

Sin embargo añade que la decisión final dependerá de lo que diga el directorio nacional.

Y ahí es donde se puede revivir la discusión sobre si los Verdes mantendrán el pacto de la Coalición Colombia que se hizo con el Polo representado por Jorge Robledo y ‘Compromiso Ciudadano’ de Sergio Fajardo, o si se abren a nuevos escenarios que terminarían en una ‘Coalición Colombia Humana’, que fortalecería las apuestas locales pero agrandaría las brechas entre Petro y Fajardo que seguramente estarán en el tarjetón presidencial de 2022.

Igual para llegar a esos acuerdos, la Colombia Humana primero tendrá que jugársela toda en el Consejo Nacional Electoral porque sin personería jurídica no hay avales, ni mucho menos consultas.

 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia