Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz | Juanita Vélez · 06 de Diciembre de 2018

2190

0

Hace unos días Presidencia publicó la hoja de vida de Daniel Julián Lozada, hermano menor del representante conservador a la Cámara del Huila, Jaime Felipe Lozada, como asesor de despacho de la ministra de Trabajo, Alicia Arango.

Además de ese nombramiento, el representante tiene otro hermano, Juan Sebastián Lozada, que tiene un contrato hace dos años con el Fondo de Tecnologías del Ministerio de las TIC y tuvo dos contratos más con alcaldías conservadoras.

El ascenso de los dos hermanos dentro del sector público coincide con el tiempo que Lozada mayor lleva como congresista. 

El asesor

Daniel Julián Lozada es administrador en negocios internacionales de la Universidad de La Sabana y la mayoría de su experiencia ha sido en el sector privado.

 

Arrancó a trabajar como contratista en septiembre de 2011 para la ‘Fundación Revel’, que es una fundación en Colombia del equipo de fútbol Real Madrid. De ahí se fue en junio de 2012 a trabajar en el área de comunicaciones de la Federación Colombiana de Fútbol y tres años después entró a Ingesa, una empresa de servicios eléctricos.

En octubre de 2015, cuando su hermano Jaime Felipe ya era representante a la Cámara por el conservatismo, la ministra de Relaciones Exteriores de ese entonces, María Ángela Holguín, lo nombró como auxiliar de misión diplomática en el Consulado de Washington. Ahí se quedó hasta mayo de este año.

Ahora Daniel Julián entró al equipo de la ministra Arango, que fue la jefe de campaña de Duque. Su hermano, el representante Lozada, y su equipo político, ‘Integración Conservadora’, le movieron votos al uribismo en el Huila desde la consulta de la derecha en marzo de este año.

El representante Lozada le dijo a La Silla Sur que “la Ministra invitó a Daniel Julián a hacer parte de su equipo y está haciendo un buen trabajo”, y que no se podía interpretar “en absoluto” ese nombramiento como la participación de su equipo político en el Gobierno.

Sin embargo, dos políticos de derecha huilenses nos dijeron por aparte que “él (Jaime Felipe Lozada) tiene línea directa con el Presidente”.

“Claro que es una cuota del hermano. Acá los conservadores y los del Centro Democrático, cada quién por su lado, se están moviendo para acomodar a los suyos”, nos dijo otra fuente dateada. 

Intentamos comunicarnos con Daniel Julián Lozada pero no contestó nuestras llamadas.

Antes de que el representante Lozada llegara a la Cámara, Daniel Julián no había tenido cargos públicos.

Su otro hermano, Juan Sebastián, tiene una historia parecida. 

El contratista

Juan Sebastián Lozada también es administrador de negocios internacionales con una maestría en administración. En 2016 firmó un contrato de prestación de servicios con el Fondo de Tecnologías de la Información, Fontic, que depende del Ministerio de las TIC.

Ese año su hermano era integrante de la Comisión Sexta en el Congreso, que es la que se encarga de los temas de comunicaciones, tarifas, calamidades públicas, servicios públicos, medios de comunicación, investigación científica y tecnología, entre otros.

En Fontic, según el objeto del contrato de Juan Sebastián, apoya las actividades desarrolladas en el marco de la estrategia de ‘Gobierno en Línea’.

Paralelo a lo del Fontic, ha manejado otros contratos como socio y representante legal de una empresa que se llama EWL Asuntos de Gobiernos SAS y que según documentos de la Cámara de Comercio de Bogotá se creó en febrero de 2015.

Esos contratos son para hacer las políticas públicas de seguridad y convivencia de dos alcaldías conservadoras, la de Palermo en Huila y la de Montería en Córdoba. 

Con la Alcaldía de Palermo, en manos del también conservador Víctor Polanía y a quién el representante apoyó en las elecciones regionales de 2015, Lozada firmó un contrato en marzo de 2017 y le pagaron por sus servicios 33 millones de pesos.

 

 Con la Alcaldía de Montería, en manos del conservador Marcos Daniel Pineda, firmó el contrato en agosto de 2017 y le pagaron 120 millones de pesos.

En 2016 EWL tuvo un contrato para hacer un estudio de mercado con el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario, Finagro, que depende del Ministerio de Agricultura y que en ese entonces estaba en manos del exsenador conservador Carlos Ramiro Chavarro, al que el representante Lozada ayudó en las elecciones a Gobernación en 2015, aunque se quemó. Por eso les pagaron 36 millones de pesos.  

Entre 2014 y 2015, primer año del representante Lozada en el Congreso, Juan Sebastián tuvo dos contratos con la Alcaldía de Neiva de Pedro Hernán Suárez (La U) para ayudarle a hacer gestión en Bogotá en el Ministerio de Hacienda y otras entidades del Gobierno.

Antes de eso, su hoja de vida reporta que fue asesor de la Procuraduría, miembro de la Unidad de Trabajo Legislativo del exrepresentante Chavarro y presidente encargado del Atlético Huila. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia