Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 18 de Octubre de 2017

Jorge Eduardo Géchem fue senador de La U en dos periodos consecutivos.

2886

0

El senador Jorge Eduardo Géchem anunció que en las elecciones de 2018 no buscará repetir en el Senado sino que intentará llegar a la Cámara de Representantes. Aunque dijo que lo hacía para “dedicar sus últimos años de servicio al Huila”, la verdad es que se trata de una maniobra para no quemarse y perder protagonismo político como le pasó en 2014.

Con esta bajada Géchem no solo pone en riesgo su futuro político sino que pone a tambalear La U en el Huila porque dirigentes que hasta hace unas semanas estaban con él para el Senado, ahora están abandonando el partido en busca de espacios para aspirar a la Cámara.

El giro en U de Géchem

En el discurso que se echó ante los cerca de mil invitados al cumpleaños este sábado, el senador Géchem no habló de cálculos políticos sino de la ‘necesidad’ de tener en el Huila un ‘doliente’ en la Cámara.

Para explicar por qué se bajó se comparó con Álvaro Uribe y Guillermo Plazas Alcid.

“En la vida hay que tomar decisiones como en su momento lo hizo el expresidente Uribe que después de llegar a la máxima dignidad de los colombianos en la presidencia en dos ocasiones regresó al Senado,  y también como lo hizo Guillermo Plazas Alcid que después de ser presidente del Senado, Ministro de Justicia y Constituyente regresó a la Alcaldía de Neiva. Eso es tener carácter y sentido pertenencia”, dijo Gechem ese día.

Aunque pueden ser ciertas esas intenciones, la realidad es que su bajonazo de Senado a Cámara está antecedido de cálculos que van desde la crisis que vive La U, hasta la falta de capital político y económico para costear una campaña nacional.

De más a menos

Sin los cerca de 400 mil votos de los ñoños (Musa Besaile y Bernardo Elías, detenidos por el escándalo de Odebrecht y el cartel de la toga) y con el desgaste de ser el partido del Presidente más impopular de los últimos años, en las elecciones de 2018 La U podría bajar su votación y pasar de 21 senadores que tiene hoy a 14 o 15, según las cuentas que el mismo Gechem le comentó a sus colaboradores más cercanos.

Para estar en ese grupo de 14 o 15 senadores el cálculo es que hay que sacar al menos 60 mil votos. Y Gechem no los tiene.

En las elecciones de 2014 sacó 45.780 votos y quedó de 22 en la lista. Al Senado logró entrar en mayo de este año porque al risaraldense Carlos Soto el Consejo de Estado le quitó la credencial por actos corrupción.

Como estuvo casi tres años fuera del Congreso no tuvo con qué mostrarse ante el Gobierno Nacional. Hoy, a seis meses de las elecciones, la única institución donde tiene juego es la Agencia de Desarrollo Rural, y eso porque la preside su hijo Carlos Eduardo Gechem, con quien estuvo de campaña, como lo contamos en La Silla Sur.

Aparte de la burocracia, en los últimos meses Gechem también se fue quedando sin líderes que le ponen votos. El exalcalde de Neiva, Pedro Suárez, quien iba a ser su gerente de campaña en el Huila, fue detenido en agosto por el escándalo del estadio de fútbol. Roberto Escobar, el concejal más votado de Neiva, le dio la espalda para irse con Armando Benedetti . Esto para explicar solo el caso de su departamento.

 

Bajo este panorama y pensando en abonarle terreno a su hijo Jorge Andrés Gechem, quien sería su relevo  en el Congreso en cuatro años, el senador Gechem tomó la decisión.

Una decisión con la que no todos en La U están conformes y por eso se avecina una desbandada.

Los que pierden

Antes de que Gechem anunciara el cambiazo, la lista de precandidatos a la Cámara de La U ya tenía nombres importantes: la exrepresentante Ana María Rincón y el exalcalde de Tello, César González. Y el actual representante Héctor Javier Osorio que ya dijo que quiere repetir.

Como saben que en una carrera ‘cabeza a cabeza’ llevan las de perder porque aparte de la credencial Gechem es el presidente del directorio departamental de La U, Rincón y González están en acercamientos con otros partidos para no perder el impulso y llegar con aval a las elecciones.

La Silla Sur conoció por tres fuentes de La U que Rincón y González se han reunido con el líder cafetero Orlando Beltrán pensando en armar una lista independiente que tendría el aval del movimiento Compromiso Ciudadano de Sergio Fajardo, como también lo contamos.

De concretarse esta movida, dirigentes como el diputado José Eustasio Rivera, presidente de la Asamblea y aliado de la precandidata Ana María, también podrían dejar el partido.

“No hemos tomado aún la decisión pero estos cambios nos ponen a pensar porque no nos atrae la idea de que se le cierre el camino a la gente nueva por cuenta de intereses personales”, dice Rivera.

La salida de Rincón y González tiene sus trabas legales porque ambos ya habían pedido de manera oficial el aval. De todos modos ellos insisten en dar un paso al costado.

Al que le toca sí o sí quedarse es al representante Héctor Javier Osorio porque para aspirar por otro partido tendría que renunciar a la curul. Y eso, a estas alturas, sería pegarse un tiro en el pie. O podría esperar que se apruebe un artículo de la reforma política que permite a los partidos hacer coaliciones para sacar listas colectivas.

“Él (Osorio) desayunó el domingo pasado con el senador Gechem para mirar cómo van a trabajar sin pisarse porque como ambos tienen credencial tienen derechos adquiridos”, nos comentó un dirigente de La U.  

¿Y el Senado?

Tachado Gechem, el Huila se queda solo con cinco candidatos al Senado:el liberal Rodrigo Villalba, la conservadora Esperanza Andrade (que quiere reemplazar a su hermano Hernán Andrade ) los uribistas Ernesto Macías y Hugo Tovar Marroquín; y el de la Alianza Verde, Diego Muñoz.

Como necesita de una fórmula al Senado que lo empuje con maquinaria y plata, Gechem ya está en conversaciones con Villalba, según nos comentaron una fuente del equipo de Villaba y otra del equipo de Gechem.

“No hay nada oficial todavía pero están en esas. Eso se sabrá esta semana porque el 11 de noviembre ya empiezan las inscripciones”, nos dijo el de La U.

Una alianza entre Gechem y Villalba podría darse siempre y cuando se apruebe la reforma política. Si no, Gechem analizaría la propuesta de un candidato de afuera del Huila, pero esa idea es la que menos aceptación tiene por conveniencia política.

Así que aunque Géchem pinte el bajonazo como un acto de “carácter y sentido de pertenencia”, también es un acto de supervivencia política, así tenga que llevarse por delante a su partido.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia