Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 14 de Diciembre de 2017

Jorge Andrés Géchem (amarillo) y Carlos Eduardo Géchem (azul), renunciaron a sus cargos en la Alcaldía de Neiva y la Agencia de Desarrollo Rural para no inhabilitar la candidatura a la Cámara de su papá, el senador Jorge Eduardo Géchem.

1572

0

Al inscribirse esta semana como candidato de La U a la Cámara del Huila, el senador Jorge Eduardo Géchem perdió de paso el manejo que tenía en la Agencia de Desarrollo Rural (entidad que reemplazó al Incoder), porque su hijo Carlos Eduardo renunció a la presidencia de ella para no inhabilitarlo. Lo mismo había hecho días atrás Jorge Andrés, el otro hijo del Senador, que trabajaba en la Alcaldía de Neiva.

Con esto el senador Géchem termina de poner todas sus fichas sobre la mesa pensando en que el cálculo que hizo en octubre cuando anunció que se bajaba de Senado a Cámara no le vaya a salir al revés, llevándose por delante no solo su futuro político sino el de sus hijos que vienen en carrera para tomar sus banderas.

La renuncia

Sin hacer mucho ruido en medios el abogado Carlos Eduardo renunció la semana pasada a la Presidencia de la Agencia de Desarrollo Rural, porque la ley exige que los candidatos al Congreso no tengan vínculos familiares con funcionarios que ejerzan autoridad civil o política, y él la tenía al manejar una entidad con un presupuesto de 193 mil millones de pesos.

Aunque hace dos semanas le dijo a La Silla Sur que no iba a renunciar porque su cargo no ‘configuraba ninguna inhabilidad’ para su papá, presentó su dimisión justo antes de que cerraran las inscripciones al Congreso. El ministro de Agricultura, Juan Guillermo Zuluaga, se la aceptó y nombró como encargado al vicepresidente de Gestión, Gustavo Martínez Perdomo.

En el año y medio que duró como cuota política del partido de La U en esa entidad clave para aterrizar los acuerdos con las Farc, Carlos Andrés pudo darle una ‘mano’ a los intereses de su papá senador.

 

Por ejemplo, en junio de este año nombró en la dirección territorial de Huila y Caquetá al economista Ramiro Silva, que como contamos, es un recomendado del Senador y luego le dio contratos a políticos que hacen parte del equipo de su papá como Neyla Triviño, exalcaldesa de Campoalegre; Libardo Pinto, excandidato a la alcaldía de Algeciras (volverá a aspirar en 2019); y Vicente Salas, exgobernador y exregistrador del Huila.

Ellos ahora van a ayudar la campaña de Géchem papá a la Cámara e incluso algunos familiares de estos contratistas, como el esposo y los hijos de Triviño, acompañaron a Gechem papá a inscribirse como candidato esta semana.

Carlos Eduardo también le dio el micrófono al Senador para hablar de su gestión y de su propósito de seguir en el Congreso, en eventos que hizo la ADR en municipios como Algeciras, Baraya y Tello.

Que el Senador se quede sin esas ayudas puede afectar su campaña porque ganarse una de las cuatro curules a la Cámara del Huila está difícil.

Primero porque los actuales representantes (el conservador Jaime Felipe Lozada, la liberal Flora Perdomo, el uribista Álvaro Hernán Prada, y el de La U, Héctor Javier Osorio) están buscando repetir y tienen a sus estructuras en marcha.

Y segundo porque al ajedrez político regional entraron a competir otras listas fuertes como la de Cambio Radical, que cuenta con el apoyo por los hermanos González Villa, y la Alianza Verde, que viene con el impulso de los Ni-ní.

A pesar de eso en el equipo de Géchem se sienten confiados de ganar la curul. En marzo se sabrá si la apuesta de los Géchem valió la pena o si se quedan el padre y los dos hijos sin el pan y sin el queso.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia