Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez | Jerson Ortiz · 04 de Mayo de 2018

7605

1

Mañana el candidato de la ‘Colombia Humana’, Gustavo Petro, estará de gira en Putumayo, donde lo espera, aparte del comité promotor, un salpicón de líderes de base liberales, conservadores, del Polo, de la Alianza Verde y organizaciones sociales. Un salpicón parecido al de la Ola Verde de 2010, que cinco años después ayudó a elegir  en el departamento a la gobernadora Verde Sorrel Aroca y que hoy en vez de moverse a favor de Sergio Fajardo, está en modo Petro por las emociones que despierta.

Concretamente, porque lo ven como un candidato sinceramente preocupado por los pobres, con propuestas sobre temas importantes para la región como el medio ambiente, que va a perseguir la corrupción y a la vez como un político alternativo capaz de enfrentarse a la clase política tradicional.

Todos los colores

A la campaña de Petro en este departamento, donde triplicó con más de 37 mil votos a Iván Duque (sacó 12 mil)  en la consulta del 11 de marzo y superó en número de votos a todas las listas a Cámara, han ido aterrizando poco a poco las bases de otros partidos y no tanto sus dirigentes.

 

Eso pasa, por ejemplo, con la Alianza Verde, partido que se supone estaba de lleno con Fajardo. Mientras los dirigentes lo impulsan a él, las bases están mirando hacia Petro.

“Como dirigentes hemos acatado la decisión de la dirección nacional de apoyar al profe Fajardo, pero la reacción no ha sido la esperada en las bases, la mayoría ya están con Petro. Ya la gente eligió, mire no más el resultado de las consultas donde Petro barrió e inclusive sacó más votos que cualquier lista a Cámara”, le dijo a la Silla Sur la diputada verde Yuri Quintero.

Mauricio Llanten, otro diputado Verde, nos dijo algo similar.

“Uno le habla a la militancia pero siente que no cala el mensaje porque ya muchos están en línea Petro.”

En el Polo, cuya militancia y maquinaria ha migrado de Fajardo hacia Petro, la foto en Putumayo es la misma.

“Acá más del 80 por ciento del Polo está con Petro y esperamos doblar la votación que sacó en la consulta”, nos dijo el diputado de ese partido, Euler Guerrero.

Los partidos tradicionales no han sido ajenos al fenómeno.

Jesús Zambrano, exconcejal del municipio de Santiago en el Alto Putumayo, le ayudó a Cámara al conservador Jimmy Díaz, pero dice que no lo acompañará a Presidencia. “Es mi amigo, le ayudé para Cámara y siempre le he ayudado, pero él está ya con Duque y yo a ese no le jalo. Junto con unos amigos de Santiago y Mocoa estamos de lleno con lo de Petro porque vemos en él el cambio, un verdadero compromiso con los departamentos como el Putumayo que han sido marginados para la política tradicional”, nos dijo.  

Entre los liberales pasa igual. Aunque el representante Carlos Ardila dijo a La Silla que allí la campaña por De La Calle arrancó hace apenas dos semanas y que son pocos los rojos que se han ido a engrosar las filas petristas, para mañana ya hay lista una comitiva de liberales que se presentarán en plaza pública a favor de él.

“En mi caso particular me voy por Petro. Por De La Calle hay admiración, pero no hay opciones y yo creo que para debilitar la corrupción la mejor opción es él. Hay muchos compañeros liberales que piensan como yo”, nos dijo Richard Solarte, exalcalde liberal de Villagarzón.  

Por el lado de las organizaciones sociales como la Mesa Regional de Organizaciones Sociales de Putumayo, Meros, que ha sido la que ha liderado la sustitución de cultivos en el departamento, según tres fuentes con las que hablamos, también están de frente con Petro.

Y hace dos semanas la junta directiva de la Asociación de Educadores del Putumayo, Asep, que reúne a más de 3.200 docentes, sacó un comunicado político invitando a votar el 27 de mayo “por una Colombia más Humana, más justa y paz”.

“El Putumayo ha demostrado históricamente tener un espíritu de rebeldía, de necesidad al cambio, y de la importancia de la toma de decisiones, y esta vez no ha sido lo contrario. Encontramos que las propuestas de Petro están encaminadas a temas del sentir propio de los habitantes como el medio ambiente, la ecología y la paz, y eso ha pegado”, dice Agustín Ordóñez, que hace parte de la junta directiva de Asep.

Que sectores tan diversos estén otra vez juntos, como lo estuvieron al apoyar a la gobernadora Sorrel Aroca hace tres años, tiene que ver, por un lado, con las emociones que despierta Petro, y por otro, con la mala percepción que tienen esos sectores de la administración de Aroca.

El Factor Verde

Aunque en Putumayo a los Verdes históricamente les ha ido bien, como quedó demostrado con la ola Verde de 2010 en la que el entonces candidato Antanas Mockus ganó allá tanto en primera (20 mil votos) como en segunda vuelta (38 mil votos) y ese impulso sirvió para que en 2015 se quedaran con la gobernación, dos curules en la Asamblea y 22 concejales, ese espíritu Verde no se siente hoy a favor de Fajardo.

Una de las razones que lo explica es la falta de coordinación con la campaña en Bogotá, lo cual se traduce en poco apoyo logístico.

“Ha sido difícil hacer campaña porque no hay apoyo logístico, ni publicidad. Uno se mantiene en la línea pero no como uno quisiera para tratar de llegar a más gente”, dice la diputada Yuri Quintero.

A eso se suma la percepción de que no les consultaron a las bases cuando decidieron elegir a Fajardo como el candidato y que su fórmula vicepresidencial, Claudia López, no ha criticado los escándalos de corrupción de Aroca que son presuntas irregularidades que ha denunciado la Asamblea en el manejo de los programas de transportes y restaurantes escolares.

“Hay contradicciones de la gobernadora Sorrel con algunas decisiones que ha tomado y que han generado resistencia tanto del movimiento Verde y en general del frente amplio que se conformó en 2015 para elegirla.  Y ese inconformismo ya mostró sus resultados en las elecciones de Congreso, donde los sectores tradicionales volvieron a ganar terreno”, dice la diputada Yuri Quintero.

Análisis que comparte el profesor Agustín Ordóñez. “El inconformismo es general, hay una decepción entre todos los sectores y movimientos que la apoyamos. Los resultados de la gestión han sido muy pobres en el tema educativo, de salud, uno entiende que algunos recursos de esos programas dependen del Gobierno Nacional pero es que en ella no se ve ni siquiera la gestión”.

Ese inconformismo con la gestión Verde, más la apatía con la dirección nacional y el hecho de que las bases de otros partidos tradicionales no le estén copiando a sus dirigentes, es el que explica una parte del auge que ha agarrado Petro. La otra es su discurso defensor del medio ambiente en un departamento movido por el petróleo y la imagen de ser un antipolítico que le hará frente a la corrupción.

Por todos estos factores es que Petro tiene en el Putumayo a uno de sus seguros fortines electorales, a pesar de que ponga pocos votos.

Comentarios (1)

DIDUNDI

04 de Mayo

3 Seguidores

Este salpicó es interesante y algo inédito q un candidato d izquierda logre ...+ ver más

Este salpicó es interesante y algo inédito q un candidato d izquierda logre diferentes corrientes ideológicas a su alrededor, xq he oído q hasta liberales piensan en apoyar a Petro en 2a. Si lo dejan claro. Y la cuestión es q d verdad hay un cansancio con la clase tradicional, incluso d la misma clase.
El 27-M es un capítulo donde si las cosas fluyen son intervención, la sorpresa será grandeee..

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia