Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por LaSillaVacia.com · 23 de Septiembre de 2018

La mayoría de las víctimas eran presidentes de juntas de acción comunal.

578

0

En lo que va del año en Putumayo han asesinado a nueve líderes sociales. Siete eran directivos de juntas de acción comunal y dos eran profesores. Con esa cuenta, es el departamento del Sur con más líderes asesinados en lo que va del año. 

Aunque por ahora las investigaciones no han arrojado conclusiones para saber si los casos tienen una relación o son hechos aislados, sí hay un patrón evidente: la mayoría de los líderes asesinados apoyaban la sustitución de cultivos de coca en sus municipios o promovían los procesos de organización de las veredas y barrios, en territorios donde hay bandas criminales y presencia de la disidencia del frente 48 de las Farc.

En La Silla Sur revisamos las posibles causas de los homicidios y lo que hay en común entre ellos y esto fue lo que encontramos. (Nota: en uno de los nueve casos no logramos confirmar el liderazgo y por eso no lo incluimos en el análisis). 

 

1 Están matando líderes justo donde creció la coca

Tres de los nueve líderes que han matado este año defendían la sustitución de cultivos justo en los municipios donde de acuerdo con el resúmen ejecutivo que presentó la Oficina contra la Droga y el Delito, creció el número de hectáreas cultivadas a diciembre de 2017.

De las 4427 nuevas hectáreas sembradas el año pasado, la mayoría (no hay datos municipales aún) se concentran en el Bajo Putumayo, que comprende los municipios de Orito, Puerto Leguízamo, Valle del Guamuez y San Miguel, justo la zona de influencia de la banda criminal ‘La Constru’ y que hoy también se disputa el territorio con la disidencia del frente 48. En Orito mataron en julio a José Oswaldo Taquez, presidente de la junta de acción comunal de la vereda El Remolino.

El alcalde, Manuel Ocoró, le dijo a La Silla Sur que hay por lo menos cuatro dirigentes más de juntas de acción comunal que han denunciado amenazas por defender la sustitución.

En Puerto Leguízamo fue asesinado el 9 de agosto Alejandro Jacanamejoy, que aparte de ser el presidente de la junta de la vereda La Paz, también estaba apoyando el programa de sustitución. Igual pasó la semana pasada con Esail Hernández, a quien mataron a tiros en Puerto Guzmán.

2 Así no defiendan la sustitución, los comunales también están en riesgo

De los nueve casos que revisamos hay tres en los que no hay una relación con sustitución de cultivos, pero que de todos modos han silenciado procesos sociales y comunitarios en los municipios del Valle del Guamuez, Orito y San Miguel.

En Guamuez fue asesinado Yeison Ramírez que era el presidente de la junta de acción comunal de la vereda La Yet, y era reconocido por liderar los procesos de organización de la vereda.

En Orito mataron a Over Larrahondo, que era el presidente de la junta del barrio Los Alpes. Aunque inicialmente su muerte fue relacionada con la actividad política porque él estaba impulsando allá la campaña del liberal Carlos Ardila a la Cámara, esa versión fue descartada por la Policía de Putumayo. La otra hipótesis que se planteó fue la de posibles retaliaciones por su liderazgo comunal pero desde la Alcaldía de Orito nos dijeron que Larrahondo nunca había advertido amenazas ni intimidaciones. Ahora las investigaciones apuntan a analizar si su asesinato tiene que ver con un ajuste de cuentas porque unos meses atrás dos de sus hermanos también fueron asesinados.

En San Miguel fue asesinado José Edgar Benavides, que era fiscal de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Cedro, municipio de San Miguel.

3 A los profesores también los están matando

El liderazgo estudiantil y comunitario también ha sido blanco de ataques en Putumayo. Este año en el departamento han sido asesinados dos profesores y otros 20 más han denunciado amenazas.

El 25 de julio el profesor Luis Gabriel Gómez, que era rector del colegio Bajo Lorenzo de Puerto Asís, fue asesinado con arma blanca cuando entraba en su moto a Mocoa.

Y el 2 de septiembre la víctima fue la profesora indígena Amparo Rodríguez que daba clases en el colegio Florida Alto Sardinas del municipio de Villagarzón. Aunque las investigaciones aún no han arrojado detalles de los motivos del crimen, desde el sindicato de profesores de Putumayo creen que se pudo haber tratado de retaliaciones por su liderazgo en la comunidad indígena

Aquí puede ver la base de datos con los detalles de cada caso. (Nota: No logramos confirmar el liderazgo de uno de los asesinados y por eso no lo incluimos).

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia