Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 16 de Enero de 2019

El exalcalde de Neiva Pedro Hernán Suárez.

912

0

La semana pasada el cuestionado exalcalde de Neiva, Pedro Hernán Suárez, le anunció al presidente del partido de La U en el Huila, el exsenador Jorge Eduardo Géchem, que va a aspirar a la Asamblea Departamental a pesar de que en unas semanas empieza un juicio en su contra por el escándalo del estadio de fútbol de la ciudad.

Con esta decisión Suárez no solo da a entender que está confiado en salir limpio ante la justicia, sino que busca reencaucharse políticamente pensando en una aspiración a la Gobernación dentro de cuatro años. De paso mueve el tablero de su partido porque varios de los precandidatos que están en el partidor son o han sido aliados suyos.

La decisión

El exalcalde Suárez reunió a su equipo político más cercano a finales de diciembre para comentarles su decisión de aspirar.

Sobre el por qué hacerlo cuando tiene a la Fiscalía encima y está a días de enfrentar un juicio que lo podría llevar a la cárcel (la Fiscalía lo acusa de direccionar un contrato de 20 mil millones de pesos), hay tres versiones, según nos comentaron siete fuentes que consultamos entre dirigentes de La U y gente de su entorno político.

 

La primera es que Suárez cree que llegando a la Asamblea puede tener micrófono para dar su versión sobre lo que ocurrió con la fallida remodelación del estadio de Neiva que él adjudicó como alcalde en 2014, y por la que la Fiscalía lo capturó en agosto del 2017.

“Puede ser el espacio para dar el debate y contar el otro lado de la moneda, con pruebas, y demostrar que lo del estadio no fue como la Fiscalía y la actual administración lo han pintado”, nos dijo un miembro de su equipo político.

La segunda versión es que siendo candidato en estas regionales puede recuperar el terreno que perdió en los últimos dos años.

Como contamos, después de salir de la Alcaldía, Suárez se perfilaba como candidato a la Gobernación, y para mantenerse en el espectro político iba a ser el gerente de la campaña a la Cámara del exsenador Jorge Eduardo Géchem, pero justo ahí se dio su detención.

Y aunque logró que lo dejaran en libertad en diciembre de 2017, pasó el 2018 lejos de los medios y evitando exposiciones públicas. Además Géchem se quemó y La U quedó dividida.

Por eso llegar a la Asamblea con una buena votación, y tratar de limpiar su imagen del escándalo del estadio, le darían los insumos para retomar el proyecto de la Gobernación.

“Simplemente no quiere perder vigencia política porque en la Asamblea el tema jurídico no tiene tanta resistencia. Pedro es un tipo inteligente y sabe que si se lanza es porque puede ganar y posicionarse otra vez”, nos comentó un diputado que lo conoce.

Pero también están los que creen que aspirar así sea a un cargo menor como la Asamblea es arriesgado por su situación jurídica.

“Eso es torear la culebra, uno no sabe cómo puede tomar la Fiscalía ese tema, además porque ha sido un caso muy mediático”, nos mencionó un exfuncionario de su administración.

Esa lectura es el insumo de los que creen que la verdadera intención de Suárez es la de generar una campaña de expectativa para luego decir que la candidata a la Asamblea va a ser su esposa Madeleine Pantoja.

Intentamos contactarnos con Suárez pero al momento de publicar esta historia no contestó nuestras llamadas y nos dijeron que estaba fuera de la ciudad.

Lo cierto por ahora es que la sola notificación de su aspiración ya movió el tablero electoral de La U.

Agita la baraja

A pesar de sus líos judiciales, el exalcalde Suárez es visto en La U como un político fuerte no solo en Neiva, donde llegó a la Alcaldía con 60 mil votos, sino en otros municipios claves.

Lo demostró en 2015 donde puso a trabajar su maquinaria para que el concejal de Neiva, Javier Silva, diera el salto a la Asamblea con la votación más alta de la lista (12 mil votos, de los cuales 7 mil fueron en Neiva).

Además fue cercano a las campañas de los hoy alcaldes de Rivera, Néstor Barreiro, y Pitalito, Miguel Rico, a los que asesoró para montar sus planes de desarrollo.  

De ahí que su candidatura podría terminar quitándole peso a varios de los que están en el partidor y que han sido sus aliados en el pasado.

Entre ellos están el abogado Jorge Andrés Géchem, hijo del exsenador Géchem al que Suárez apoyó; el concejal de Neiva, Roberto Escobar que ha sido su escudero en los debates del Concejo, o el concejal de Rivera, Hedimers Vidal que es de la línea del alcalde de allá.  

Con la sola notificación de su aspiración Suárez ya empezó el reencauche. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia