Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 17 de Octubre de 2017

Orlando Beltrán, Octavio Oliveros, Armando Acuña y Arnubio Vargas han sido los representantes de los cafeteros en los paros y negociaciones con el Gobierno.

1449

0

Los cafeteros del Huila se están moviendo para lograr en marzo de 2018 lo que no pudieron hace cuatro años cuando estaban impulsados por dos paros nacionales: una curul en la Cámara de Representantes. Lo están haciendo acercándose a la coalición de los ‘ni-ni’ (ni Santos, ni Uribe) que montaron la Alianza Verde de Claudia López, el movimiento Compromiso Ciudadano de Sergio Fajardo y el Polo de Jorge Robledo, que está pensando en hacer una lista en bloque el Senado y listas regionales a la Cámara.

Gana-gana

De concretarse este acercamiento sería un gana-gana. Como los cafeteros no tienen partido político necesitan que los avalen y dicen que con los verdes, Fajardo o el Polo tienen afinidad por la causa ambiental, la lucha contra la corrupción y la defensa de lo agrario.

Para la alianza de los ‘ni-ni’ está en juego quedarse con el respaldo de un gremio que en el Huila tiene 83 mil familias cafeteras y concentra el 18 por ciento de la producción nacional del grano. Sería un apoyo importante teniendo en cuenta que en el Huila las últimas cuatro elecciones a presidencia las ganó el uribismo.

“Con Fajardo tuvimos la oportunidad de hablar hace unas semanas en Bogotá para mirar la posibilidad de consolidar una propuesta seria no solo para el sector cafetero sino para todo el campesinado. También se habló de hacer parte de su lista pero eso va a depender de cómo avance la reforma política”, dice el dirigente Orlando Beltrán, quien fue el representante del Huila en la mesa de negociación del paro cafetero del 2013.

Este encuentro fue en Bogotá, y como se trató de un primer acercamiento no hubo ni foto ni pronunciamiento oficial ni parte del equipo de Fajardo o de Beltrán.

La reforma política que avanza a pasos de tortuga en el Cámara abre la posibilidad de que partidos y movimientos minoritarios se pueden unir y armar listas en coalición para poder cumplir con el espíritu del punto 2 del Acuerdo de paz de ampliar la participación en política a quienes no han podido acceder a los partidos mayoritarios.

Mientras Beltrán habla con Fajardo, Octavio Oliveros, quien fue representante del sector cafetero del Huila en la Federación Nacional entre 2015 y 2016, ha avanzado, por su parte, conversaciones con la Alianza Verde.

“El tema con la Alianza Verde ha pegado muy bien, el partido ha sido un abanderado de la lucha contra la corrupción. Y si de algo está cansado el cafetero y en general el huilense es que estén siempre los mismos con las mismas. Queremos el cambio”, comenta Oliveros.

Si no se aprueban las coaliciones en la reforma política la Alianza Verde iría sola con lista a Cámara, partiendo de los resultados que sacó en las elecciones regionales de 2015 cuando se quedó con la Alcaldía de Neiva con Rodrigo Lara Sánchez, cuatro curules en el Concejo de Neiva,  y dos curules en la Asamblea.

Precisamente en la Asamblea tuvo la votación más alta con el dirigente cafetero Armando Acuña (sacó 16.109 votos, casi los mismos que necesitó, por ejemplo, Inti Asprilla en Bogotá para llegar a la Cámara de Representantes en 2014).

Por esa histórica votación, empujada por la unión del gremio alrededor del paro cafetero, Acuña se ha convertido en el intermediario para analizar el aterrizaje del movimiento en la coalición de los ‘ni-ni’ (Claudia-Fajardo-Robledo), pero pensando en el objetivo primario que es la curul en la Cámara de Representantes para los cafeteros del Huila.

“Yo veo que lo de Fajardo en la base está bien, tiene buena aceptación. Y si se da esa alianza con Claudia y Robledo eso puede empujar mucho, porque lo duro va a ser en la segunda vuelta cuando se unan Uribe y Vargas Lleras”, comenta Acuña.

Mientras se decanta el panorama con la reforma política y las alianzas presidenciales cogen más forma, los cafeteros insisten en su Cámara. “Lo del aval llegará en su tiempo, pretendientes no nos faltan”, dice Acuña.

Cosechar una curul

Para los cafeteros  ganar ese espacio en la Cámara les daría una voz de peso en el concierto nacional porque no se sienten representados ni en el Congreso ni en la Federación Nacional de Cafeteros, a pesar de que el Huila es el primer productor nacional de café (concentra el 18% del mercado).

Llegar con un dirigente propio al Congreso demostraría hasta qué punto el movimiento cafetero del Huila que, junto a las demás dignidades del país, doblegó al Gobierno Santos en el 2013 con un paro nacional (que obligó al Gobierno a subir de 2.3 a 5 billones el presupuesto del sector), y motivó de paso la salida de Luis Genaro Muñoz de la gerencia de la Fedecafé, aún tiene vivo el poder de convocatoria.

Para ganar una de las cuatro curules del Huila en la Cámara ya tienen en carpeta cuatro precandidatos. La idea es que al final solo quede uno.

Definir ese candidato único que va a llevar la causa cafetera se hará, primero, a través del consenso entre los interesados, es decir que entre ellos escojan uno. Si eso no funciona la propuesta es convocar a una asamblea regional donde los líderes de los 35 municipios cafeteros (solo en dos municipios no hay café) hagan una consulta interna y elijan.  Por ahora ni lo uno, ni lo otro, está cerca.

“Es que si no hay consenso nos dividimos y perdemos una oportunidad de oro de tener por fin un vocero del sector cafetero en el Congreso”, dice el diputado Armando Acuña, que estuvo secuestrado por las Farc entre 2009 y 2011 cuando era concejal de Garzón.

 

Hasta al momento en la lista de los que dicho abiertamente que quieren aspirar en representación del sector hay dos dirigentes que han tenido experiencia política, y dos con experiencia en las instancias gremiales como el Comité Departamental de Cafeteros.

El primero es el Orlando Beltrán, que por su causa propia ha liderado el acercamiento con Sergio Fajardo. Es el más experimentado del grupo porque ya fue representante a la Cámara entre 1998 y 2001 por el liberalismo. En el último año de Congreso fue secuestrado por las Farc cuando iba de camino a su finca cafetera en Gigante, centro del Huila.

Fue liberado en 2008, y tras una pausa volvió a la política aspirando a la Cámara en 2010 por Opción Huila, un movimiento de independientes, pero se quemó con 9 mil votos. Tras la derrota se concentró en su finca cafetera sin dejar de liderar la causa del sector por lo que fue designado como el vocero del Huila en las negociaciones del paro cafetero del 2013.

Beltrán estuvo sentado en la mesa de negociaciones con el Presidente Santos y ese protagonismo lo impulsó de nuevo a aspirar en 2014 con el apoyo de las bases cafeteras, y pese a que sacó la segunda votación ( 21.899 votos), no logró la curul porque los votos que tuvo la lista ‘Por un Huila Mejor’, solo alcanzaron para la credencial del que ocupó el primer puesto (Flora Perdomo).

Precisamente por ser el más recorrido tendría resistencia entre algunos cafeteros que le quieren apostar a la renovación o a una nueva cara.

El segundo que ya ha dicho que quiere ir es Octavio Oliveros que también estuvo en la primera fila del paro del 2013. En 2014 fue elegido como integrante del Comité Departamental de Cafeteros,  y después fue designado por unanimidad de sus colegas como representante del Huila ante la Federación Nacional de Cafeteros.

“No podemos ir de paro en paro esperando que nos cumplan. Debemos ganarnos el espacio en el Congreso para mover proyectos como el del Fondo de Estabilización, o el de la apertura de nuevas líneas de comercialización que ayuden a mejorar no solo el precio del café sino del arroz, las frutas, el ganado”, comenta Oliveros.

Pero aunque tienen avanzadas sus intenciones, Beltrán y Oliveros no son los únicos que podrían aspirar en representación de los cafeteros huilenses.

Wilson Díaz Sterling, un exalcalde Timaná, está siendo impulsado por sectores del sur del departamento. Como Alcalde (2012-2015) fue garante del paro de 2013 y facilitó las cosas para que el movimiento tuviera garantías en las protestas.

Su nombre también sonó en su momento para hacer parte de la lista de Cambio Radical, pero desde hace unas semanas ha estado en reuniones con la Alianza Verde.

“Es un buen perfil sobre todo que viene empujado por la gente del sur. Él ha dicho que quiere estar en el movimiento pero que si no logra el consenso de todos modos nos va a acompañar”, dice el diputado Acuña.

El otro dirigente que mostró su interés en estos días es Arnubio Vargas de Pitalito. Él es integrante del Comité Departamental de Cafeteros en representación de los municipios de Elías, Saladoblanco, Oporapa y Timaná. Vargas ha sido uno de los principales críticos del manejo del Comité en el Huila.

“Yo lo que les he pedido a todos es que agotemos la vía del diálogo porque el tiempo corre. Ahora ya tenemos, por decirlo así, una mayor madurez política. La experiencia de la campaña de Orlando Beltrán en 2014 nos permitió identificar nuestros errores y corregirlos para no perder el impulso”, complementa el diputado Acuña.

Lo cierto es que mientras se sientan a definir, y también eligen por dónde se van a ir, si por la Alianza Verde o la coalición de los 'ni-ni', los precandidatos cafeteros abonan, cada uno por su parte, el camino para dar la sorpresa en marzo y cosechar su curul.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia