Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz | Carlos Hernández Osorio · 05 de Septiembre de 2018

2585

2

La Alcaldesa de La Calera, Ana Lucía Escobar, se juega su futuro en el cargo este domingo, cuando en ese municipio vecino de Bogotá se vote una revocatoria en su contra.

Los promotores de ese proceso elaboraron una lista de 20 razones para tumbarla, que van desde el cierre de una clínica hasta sus planes para expandir el pueblo. Sin embargo, esa pelea también tiene una connotación nacional porque tiene que ver con las inquietudes que ha generado su relación con la casa política que lidera el exsenador conservador huilense Hernán Andrade, que es su padrino político a pesar de que ella fue elegida a nombre de Cambio Radical, y que se está moviendo para que ella se quede.

Del Huila a Cundinamarca

Como ha contado La Silla Sur, La Calera es desde hace unos cinco años un municipio donde la familia Andrade tiene intereses económicos y políticos.

En las elecciones de 2014, Hernán Andrade no solo logró allá la votación más alta al Senado, sino que empezó a abonar terreno para ayudar a elegir en 2015 a Escobar, que ganó con 5.560 votos.

Fue él, de hecho, quien como invitado especial le puso la banda de alcaldesa en el acto de posesión. Y posteriormente, cuando decidió no regresar al Congreso y lanzar a su hermana Esperanza, ella fue a hacer política allá.

La abogada Esperanza Andrade, hermana de Hernán y John Jairo, también pisó La Calera este año, para hacer política con la idea de heredar la curul de Hernán, que decidió no repetir.

Cuando apenas comenzaba la campaña, en octubre de 2017 ella fue invitada especial a desfile del Festival Luna Azul, organizado por la Alcaldía y donde se le hace homenaje a los carnavales del país. Pese a ser un evento institucional, Esperanza repartió propaganda, botellas de aguardiente, bizcochos de achira, y claro: pidió el voto a los calerunos.

En varios tramos la acompañó el Secretario de Gobierno, Daniel López, y al final en el acto de apertura del Festival compartió tarima con las autoridades locales, en cabeza de la alcaldesa.

Esa visita y otras más que hizo en campaña le sirvieron para ser la tercera candidata más votada allá en las elecciones de Congreso con 544 votos, sólo superada por Álvaro Uribe (595 votos) y Antanas Mockus (815 votos). “Trabajo en La Calera porque es un municipio donde los amigos del Huila han tenido buenas relaciones. Además quiero contar en un departamento grande como Cundinamarca”, nos dijo Esperanza sobre esa relación.

En la confección de su gabinete Escobar nombró como Secretario de Gobierno a Daniel López, un abogado neivano que trabajó como asesor del Incoder entre 2014 y 2015, justo cuando en esa entidad (ya liquidada) el poder burocrático estaba en manos del entonces senador Andrade.

La relación del veterano exsenador con Escobar empezó a hacerse mucho más evidente y a generar inquietudes en La Calera en diciembre de 2016, cuando la Alcaldía le adjudicó un contrato de más de 900 millones de pesos al hermano de él, el ingeniero John Jairo Andrade, para reparar calles. No tuvo competencia porque se lo ganó como único proponente.

Así se configuró un patrón, y es que, como hemos contado, John Jairo se gana contratos importantes en municipios donde su hermano ha sido fuerte políticamente, como Neiva y Acevedo, en el Huila.

Y aunque, según los reportes oficiales, cumplió con el objeto de la obra, La Silla Vacía conoció un informe preliminar de la Contraloría de Cundinamarca que advierte presuntas irregularidades en la adjudicación de esa licitación.

La Contraloría señala que hubo falta de planeación porque a pesar de que la Alcaldía adjudicó el contrato en diciembre de 2016, apenas se empezó a ejecutar en junio de 2017. Lo terminaron en julio de 2018, después de dos suspensiones y tres aplazamientos.

El informe también cuestiona falta de selección objetiva (lo que implicaría que la administración quiso beneficiar al ingeniero con ese contrato por encima de los demás interesados) y violación al principio de anualidad porque el plazo inicial para hacer la obra era hasta el 31 de diciembre de 2016, pero se fue extendiendo por petición de la misma Alcaldía.

Por eso, los promotores de la revocatoria hablan de “relaciones no claras” entre Escobar y Andrade, y por considerar que se trata de “falta de transparencia” metieron ese motivo entre sus razones para revocarla.

Y hora los Andrade también se están moviendo para que la revocatoria de la alcaldesa fracase.

La puja

Los promotores de la revocatoria de La Calera tienen entre sus razones para tumbar a Escobar asuntos más locales que el caso Andrade, y que también mueven la indignación de la gente en ese municipio.

Por ejemplo, el cierre de la Clínica Nuestra Señora del Rosario por irregularidades en la prestación de sus servicios, y para el que sus críticos consideran que no ha habido un plan de contingencia. La baja ejecución del presupuesto. Que le haya devuelto a Bogotá 40 hectáreas para que el alcalde Enrique Peñalosa puede hacer el megaparque San Rafael, que, como contó La Silla Cachaca, fue un asunto que le generó mucha presión ciudadana porque hay inquietud sobre el impacto ambiental que ese proyecto pueda generar.

O la aparente injerencia de su esposo, el inhabilitado exalcalde Juan Sánchez, en la decisión de temas neurálgicos.

Noticias Uno, por ejemplo, mostró cómo en una entrevista sobre un polémico proyecto para cambiarle el uso del suelo a un predio privado con la idea de construir allí 2.500 viviendas de interés social (uno de los detonantes de la revocatoria), el que terminó respondiendo las preguntas fue Sánchez y no ella.

La Silla intentó comunicarse con ella, pero no contestó nuestras llamadas ni el mensaje de texto que le escribimos. Ya interpuso dos tutelas argumentando que le han violado el debido proceso y pidiendo suspender la revocatoria, pero las perdió.

Un líder comunitario que la defiende, Elicerio Chávez, conservador de toda la vida y que le trabajó a los Andrade en campaña, nos dijo que la mayoría de argumentos de los promotores son mentira y que para ellos se trata de un asunto personal porque “todos los problemas del municipio se los atribuyen a la Alcaldesa”.

Los promotores, en todo caso, no la tienen fácil.

Recogieron 2.976 firmas y les avalaron 1.870. Sin embargo, para tumbar a Escobar tendrán que hacer un esfuerzo mayor porque para que el proceso surta efecto deben votar, independientemente de si están de acuerdo o no, al menos 5.202 personas, que es el umbral; y de éstas, que la mitad más una (2.602) voten que sí.

Sin embargo, como es previsible que los defensores de Escobar opten por la abstención, lo más seguro es que el umbral sólo pueda alcanzarse con votantes que quieran que ella se vaya, y de ahí el reto de quienes están detrás para lograr que la gente salga a votar.

Las cabezas visibles son quienes inscribieron el comité para recoger las firmas: Adriana Delgado (una excandidata al Concejo del Partido de la U), la psicóloga Natalia Jiménez, y el profesor Jairo Prieto.

Sin embargo, en el camino han ido sumando apoyo de fuerzas políticas con capacidad para mover votos, como los partidos Centro Democrático, Verde y Conservador, cuyos directorios locales manifestaron su respaldo a la revocatoria. Esos tres partidos, para tener una idea, movieron 4.300 votos en las pasadas elecciones al Concejo.

Los conservadores, además, fueron quienes avalaron al candidato que quedó de segundo en 2015 y perdió las elecciones con Escobar:  Carlos Cenén Escobar, que aunque no hace parte oficialmente de los promotores, dos fuentes del municipio, por aparte, nos dijeron que se está moviendo.

El respaldo de los godos en el municipio, que se dio mediante un oficio del viernes pasado, generó la reacción de Hernán Andrade como presidente del Directorio Nacional, que sacó el mismo día una circular en la que no sólo anuncia el respaldo del partido a la gestión de Escobar, sino que desautoriza a los conservadores del municipio a apoyar la revocatoria.

Tras ese espaldarazo, el fin de semana Esperanza volvió a La Calera a hacer presencia en una feria gastronómica que organizó la Alcaldía en la que el invitado especial era el Huila.

Eso generó mayor malestar entre los promotores de la revocatoria, por considerar que era una forma más de permitirle a los Andrade seguir haciendo política allá, a una semana de que se vote el referendo.

Como ya falta menos de año y medio para que la Alcaldesa termine su mandato, por ley no se podrán hacer nuevas elecciones si la revocatoria prospera, sino que el Gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, deberá designar a un encargado de una terna que le envíe Cambio Radical, el partido que la avaló a ella, para que termine el gobierno.

En todo caso, eso sacaría del mapa a la ahijada de Andrade.

Comentarios (2)

José Saramago ..

05 de Septiembre

2 Seguidores

https://bit.ly/2MOkgpC
ENLACE relacionado sobre un articulo publicado en ...+ ver más

https://bit.ly/2MOkgpC
ENLACE relacionado sobre un articulo publicado en el Portal de 'Las2orillas.
En el listado de los jurados de votación que la Registraduría asignó el 80% de las personas designadas tienen algún vínculo con la administración, desde contratistas, pasando por el secretario de gobierno, hasta mucha de la familia de la que se quiere revocar. No hay transparencia en el proceso.

Simón Sarmiento

05 de Septiembre

0 Seguidores

La corruptela campea en todo el país. Esto es una muestra de cómo se mueven ...+ ver más

La corruptela campea en todo el país. Esto es una muestra de cómo se mueven los políticos locales de la mano de los mismos gamonales de siempre. Qué tristeza. No les interesa el municipio, ni su gente, ni los problemas que tiene en salud, educación, etc. Solo les interesa celebrar los contratos de pavimentación o hechura de obras con quienes pagan las elecciones. No cambia el país..

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia