Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 13 de Septiembre de 2018

Los tres ternados a la rectoría en un debate frente a los estudiantes y docentes en las ágoras de la Usco.

776

0

La captura de un exfuncionario de la Universidad Surcolombiana y de un diputado cercano a la institución en el escándalo de corrupción por las elecciones de Contralor y Personero de Neiva, está marcando el pulso de las elecciones que se van a hacer allá en dos semanas para escoger al nuevo rector.

Esto porque mientras uno de los tres candidatos dice que lo del escándalo es culpa del actual Rector y que éste supuestamente está apoyando a otro candidato, varios sectores de estudiantes y profesores están pidiendo que se tumbe la terna o que se aplacen las elecciones.

La Rectoría de la Usco es un cargo importante porque aparte de tratarse de la única universidad pública del Huila y una de las más grandes del sur del país, tiene el manejo de un presupuesto anual de más de 130 mil millones de pesos, y dispone de 1.500 trabajadores entre docentes y administrativos en las cuatro sedes que tiene en el departamento.

Las conexiones con el escándalo

La Universidad Surcolombiana fue vinculada al escándalo que tiene detenidos a 15 personas (9 concejales, un diputado, el contralor, el personero, un exfuncionario de la Usco y un empresario), porque esta institución fue la que hizo el concurso de méritos para elegir a la actual personera Heidy Lorena Sánchez.

Lo que la Fiscalía ha dicho es que el concurso se manipuló para favorecer a Sánchez porque no cumplía con requisitos como la experiencia profesional y académica.

Esto habría contado con el visto bueno de un funcionario llamado Antonio Medina que trabajaba en el Grupo de Proyectos Especiales que creó el rector Pedro Reyes, y que estaba encargado de hacer el concurso.

Además del funcionario, que ya no hace parte de la Usco, la manipulación al parecer contó con la complicidad del diputado Oscar Urueña, de la Alianza Verde, que fue uno de los impulsores políticos de la elección del rector Reyes en 2014.

La Fiscalía también ha planteado que el abogado Hildebrand Perdomo, que trabajó como asesor jurídico de la Universidad hasta 2014 y en 2016 y fue elegido Contralor, fue uno de los cerebros de la operación por la cual se les habría pagado a los concejales para que lo eligieran a él y a la personera Sánchez.  

Como el Rector fue el que firmó el convenio con el Concejo para hacer el concurso, fue el que metió a Medina, y nunca ha rechazado las relaciones que le hacen con el cuestionado Urueña, desde la semana pasada algunos sectores de estudiantes y la Asociación de Profesores Universitarios, Aspu, le están pidiendo que renuncie porque no sienten que les de garantías para las elecciones que se van a hacer el 27 de septiembre.

Además, porque aunque Reyes no está vinculado formalmente al proceso de la Fiscalía, desde una de las campañas han denunciado que él y la administración están apoyando la campaña de la docente Nidia Guzmán.

Los cuestionamientos

Como lo contamos, los ruidos contra la profesora Guzmán vienen desde el proceso de selección de la terna porque desde antes de su conformación en los pasillos de la universidad ya se daba por seguro que Guzmán iba a ser una de las ternadas por su supuesta afinidad con varios miembros del Consejo Superior Universitario que también han sido afines al rector Reyes.

A días de las elecciones y en medio del cese de actividades en el que están varias facultades de la Universidad, esos ruidos se han intensificado por cuenta de la campaña de la docente Miriam Lozano.

“La Universidad está politizada porque muchos administrativos, muchos docentes, tienen miedo que los saquen de los puestos por no apoyar a los candidatos de la administración. Desafortunadamente los políticos quieren seguir controlando la Usco”, señala la profesora Lozano.

Aunque antes de ser detenido el diputado Urueña le había cantado su apoyo, la candidata Guzmán dice que no tiene vínculo político con él, que no hay pruebas que la relacionen con la administración y que detrás de esos señalamientos está la intención de hacerla desistir de su campaña y de perjudicar los 35 años que lleva laborando en la universidad.

“Lo de Urueña es otro ataque. Yo qué tengo que ver ahí, Urueña es verde, yo no soy de ahí, yo tengo mi vocación política definida. También dicen que soy de la administración, vayan y miren al rector, a los vicerrectores, nadie me está apoyando. No tengo ningún vínculo con la administración”, dice Guzmán.  

Por ahora esos señalamientos no han tumbado a Guzmán, pero sí están alimentando el descontento que hay entre algunos estudiantes y docentes más radicales que se declararon en asamblea permanente y que están pidiendo que se aplacen las elecciones hasta que se defina la responsabilidad de la Usco en el lío de Personero y Contralor, o que se cambie a la terna porque la consideran ilegítima.

Lo primero depende inicialmente de que la juez que lleva el caso defina si las pruebas que presentó la Fiscalía contra los 15 acusados tienen peso o no porque de eso depende que investigados como el exfuncionario Antonio Medina o el diputado Oscar Urueña, sean enviados a la cárcel.

Lo del cambio de terna es improbable porque la única manera de cambiarla es que haya una decisión judicial de por medio y por ahora no la hay.

Las dos semanas que restan para las elecciones probablemente seguirán bajo el mismo ambiente.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia