Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 15 de Febrero de 2018

Aunque Marta Lucía y Ordóñez renunciaron al conservatismo, ambos buscan los votos del partido para ganar la consulta de la derecha.

1368

0

Tres candidatos al Congreso del equipo del senador huilense y presidente del partido conservador Hernán Andrade, están moviéndose para ponerle votos a Marta Lucía Ramírez y a Alejandro Ordóñez en la consulta presidencial de la derecha. Con eso, Andrade le apuesta a que cualquiera de los dos gane pero que no lo haga Iván Duque, el candidato del uribismo.

Eso a pesar de que tanto Ramírez como Ordóñez lo cuestionaron y le dieron la espalda cuando renunciaron al partido el año pasado (la salida de Ramírez ocurrió en medio de señalamientos a los congresistas conservadores), dejándolo sin candidato presidencial, y cuando Andrade ya era presidente del directorio nacional conservador.

Para Andrade es una vieja táctica no poner todas sus fichas en un mismo número. La usó en la segunda vuelta de 2014 cuando él apoyaba la reelección de Santos mientras su hermana Esperanza, que ahora está buscando heredarle la curul estaba con Zuluaga, y ahora la utiliza otra vez de cara a la convención nacional del partido y a la consulta de la derecha.

La hermana con Marta Lucía

Esperanza está jugada con Marta Lucía.

Ella, en compañía de su fórmula a la Cámara Fernando Castro Polanía, del diputado Carlos Alirio Esquivel y del exconcejal de Neiva David Cangrejo, le organizaron a Ramírez dos reuniones ayer en Neiva con líderes locales del andradismo. 

“Decirle a la doctora Marta Lucía que el Huila la quiere, que acá la recibimos con el alma, con el corazón. Doctora Marta Lucía: asuma las banderas de los huilenses y de los colombianos que hoy queremos decirle que ya llegó la hora de que el país tenga una mujer presidente”, le dijo Esperanza Andrade.

Aunque este apoyo es diciente porque se trata de andradistas pura sangre, el Senador aún no le ha dado el ‘sí’ definitivo a Marta Lucía.

“Yo he dejado a la gente suelta y no tiro línea, tengo que dejar esa jefatura local y concentrarme en lo nacional”, dijo Andrade a La Silla Sur.

 

Pero un dirigente local cercano al Senador nos dijo que al interior del equipo hay otra lectura.

“El Senador está es calculando y esperando. Porque ella (Marta Lucía) lo patió y pues él está representando es al partido, no a su hermana (Esperanza). De ahí que debe esperar a que Marta Lucía gane la consulta porque si pierde ni modo, sale para donde Vargas Lleras o incluso Fajardo. Pero nunca con Duque”, nos dijo ese dirigente.

En todo caso, con el apoyo explícito de Esperanza, en la campaña de Marta Lucía creen que tienen al senador Andrade de su lado. Lo curioso es que en la de Ordóñez también, y tienen razones de peso para ello.

El exprocurador con Ordóñez

Además de que Andrade votó dos veces por Ordóñez para que fuera Procurador y ha defendido posiciones similares en debates como los del aborto o la eutanasia, tiene a un aliado de toda la vida levantándole votos para la consulta.

Se trata del candidato a la Cámara Jorge Dilson Murcia, quien fue procurador de la era de Ordóñez y dice que lo apoya porque “representa al verdadero conservatismo” y “Marta Lucía se ha portado mal con el partido”.

Ordóñez lo nombró, a dedo, procurador judicial en Villavicencio, Meta, en diciembre de 2015, cuando Murcia venía de ser asesor jurídico del Incoder en 2014, cuando la entidad estuvo en manos de Andrade.

Ese nombramiento fue uno de los últimos que logró hacer Ordóñez antes de que el Consejo de Estado anulara su relección al comprobar que la consiguió metiendo a trabajar en la entidad  a amigos y familiares de magistrados y congresistas.

Además de ese apoyo específico de Murcia y de que se pueda interpretar como un puente entre el Senador y el anulado ex procurador, en la campaña de Ordóñez sienten que Andrade está más con él que con Marta Lucía.

“Varios congresistas conservadores se han sentado con Ordóñez, pero el único que realmente parece jugado por él es Andrade. No porque le esté haciendo campaña para la consulta sino porque ha insistido en buscar que el partido conservador lo elija como candidato”, nos dijo una fuente de adentro de la campaña de Ordóñez.

Eso podría afianzar la campaña del exprocurador, que hace unos días abonó terreno de la mano de un grupo de ‘uribistas inconformes’ y del excandidato liberal a la Alcaldía de Neiva, Gorky Muñoz.

Así que aunque diga que no está tirando línea por ninguno, el senador Andrade está bien con dos precandidatos que le dieron la espalda, pero que ahora pueden necesitar sus votos para seguir en carrera por la Presidencia.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia