Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 13 de Marzo de 2019

Dussán está recogiendo firmas con un comité que se llama 'Huila crece'.

3454

0

El expresidente del Banco Agrario en el gobierno Santos, y excongresista liberal Luis Enrique Dussán empezó esta semana a recoger firmas para avalar su candidatura a la Gobernación del Huila, aunque sigue matriculado con la maquinaria política del senador Rodrigo Villalba.

Aparte de que le permite hacer campaña antes que los demás precandidatos y buscar el apoyo de otras maquinarias, el camino de las firmas hace parte de una estrategia de su campaña por pintarlo como un candidato de centro que no polariza y que es capaz de conquistar el voto joven y de opinión que se cotizó en las presidenciales.

El mensaje

Aunque esa narrativa la empezó a construir a finales del año pasado cuando dijo que iba por firmas y no con el aval liberal que tenía asegurado, una jugada que concretó esta semana cuando inscribió el grupo promotor que va a coordinar la recolección de esas firmas, dejó clara esa apuesta.

Dussán escogió como coordinadores de esa campaña a personas que no tienen perfiles políticos y sí una relación con sectores artísticos, campesinos y empresariales del departamento que le pueden ayudar a crecer en opinión e ir más allá de las maquinarias.

El comité lo lidera la artesana Cecilia Vargas Muñoz, creadora de las ‘chivas’ huilenses (figuras en cerámica del tradicional vehículo de transporte rural), que mueve un sector entre los artistas y gestores culturales del departamento, y que no tiene un historial político.  

A ella la acompañan el empresario Saúl Sanmiguel, que fue hasta el año pasado el gerente de Cadefihuila, la mayor comercializadora de café del departamento, desde donde posicionó un liderazgo entre los cafeteros y la base empresarial del departamento; y también el ingeniero agrícola César Cortés, que salió hace unos meses del Banco Agrario donde trabajó más de 20 años en diferentes dependencias para volver al sector privado.

 

La movida por mostrar que su campaña es impulsada por sectores ajenos a la política tradicional, aunque él mismo la representó con tres periodos en el Congreso y el paso por entidades burocráticas en el Gobierno Santos como el Banco Agrario o Finagro, tiene sentido para sus cálculos electorales porque en sus palabras “una Gobernación no se logra solo con un sector político”.

Aprovechando la indecisión de los otros

Con el cuento de las firmas, Dussán ha podido hacer reuniones en Neiva, Garzón y Pitalito con candidatos a concejos, asamblea y alcaldías que no solo pertenecen al partido Liberal.

“Más que de un partido u otro es gente que quiere aspirar y participar, y a los que les estoy llevando mi propuesta”, nos dijo Dussán.

Esto es clave porque está intentando ganarle terreno y líderes a otras campañas como la conservadora, que no ha definido su candidato único porque tiene en carrera a tres precandidatos.

O a la de los sectores alternativos, que no tienen decididos si van con candidato propio o van a buscar alianzas.

En esos encuentros el excongresista está vendiendo la idea de que es un candidato que además de su experiencia pública, comparte ideas de izquierda y de derecha, y es capaz de atraer el voto de los jóvenes y la opinión.

“Me considero de centro, aunque no oculto mi origen liberal. Ahora, decir que las elecciones se ganan porque un partido se une a otro, o porque los conservadores se van unidos, es un cuento mandado a recoger. La gente está mirando otras cosas”, nos comentó.

Y aunque está reforzando ese mensaje con propuestas atractivas a los jóvenes y la opinión como la defensa del medio ambiente diciendo que se opone a más hidroeléctricas en el Huila, o tomándose fotos comiendo empanadas en respaldo a las vendedores informales, también tiene puestos unos huevos en la canasta de las maquinarias.

Pero sin soltar las maquinarias

Para recoger las 50 mil firmas que la Registraduría le exige, Dussán está recurriendo a la estructura que construyó de la mano del senador Rodrigo Villalba.

Eso incluye concejales, diputados, líderes de barrio, y aliados políticos que estuvieron con él en el Banco pero que ahora están en modo campaña porque van a aspirar a alcaldías. Un esquema similar al que usó la campaña de Germán Vargas Lleras, que se lanzó por firmas pero Cambio se las recogió.

Dice que no es algo novedoso para él porque así fue que avaló su segunda campaña a la Cámara en 2006, y que en todo caso le está diciendo a sus amigos que les consigan las firmas por convicción sin esperar nada a cambio.

Además de esa ayuda que demuestra que aunque quiere mostrarse de opinión necesita de esas estructuras tradicionales, también está buscando alianzas con casas políticas que mueven hilos del poder regional.

Como contamos Dussán tocó las puertas de los hermanos Carlos Julio y Cielo González Villa y toda la estructura regional de Cambio Radical para que lo apoyen. Eso a pesar de esa casa está golpeada por los escándalos de corrupción que tienen en la cárcel al empresario Germán Trujillo Manrique, esposo de Cielo.  

Por todo eso a Dussán todavía le falta para graduarse de centro y de opinión.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia