Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Juanita Vélez · 05 de Abril de 2019

958

0

Ayer en la madrugada decenas de indígenas del Putumayo taparon dos carreteras en ese departamento como muestra de su decisión de unirse a la Minga en el Cauca, que ya va para 26 días.

Aunque desde que se calentó el paro, varias comisiones indígenas putumayenses viajaron hasta la Panamericana, lo nuevo aquí es que tapan sus propias vías, abriendo otro frente de negociación con el Gobierno en el que, si bien piden lo mismo que los indígenas del Cauca, muestran que cada vez será más difícil para el presidente Iván Duque contener la Minga.

La minga putumayense

Este lunes 15 pueblos indígenas de Putumayo firmaron un comunicado conjunto en el que oficialmente se unen a la Minga Indígena y llaman a la movilización social en su territorio.

 

Del comunicado pasaron a tapar dos puntos del departamento: uno en la salida del municipio de Villagarzón y otro en el kilómetro siete a la salida de Mocoa hacia Puerto Asís.

El punto que hasta ahora pinta más fuerte es Villagarzón, pues en Mocoa, según confirmó La Silla Sur con un periodista y una fuente de la Defensoría del Pueblo, no pasaban de veinte personas hasta ayer en la tarde.

Pero en Villagarzón ya son cientos.

“La determinación de hasta cuando nos vamos a quedar aquí la toman las autoridades nacionales, no nosotros. Tenemos con qué aguantar”, nos dijo Aureliano Garreta,  indígena del pueblo Inga. “Están llegando comisiones indígenas de todo el Putumayo y esperamos sumar a unas 2500 personas aquí”, agregó.

La hora cero para saber si los indígenas se quedan para largo en estas vías arranca hoy.

En el comunicado conjunto que sacaron los pueblos indígenas y que tiene el respaldo de la Organización de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana, Opiac (que agrupa a 11 de los 15 pueblos indígenas en Putumayo), piden que la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, el de Hacienda, Alberto Carrasquilla, el de Agricultura, Andrés Valencia y el Defensor del Pueblo, Carlos Negret, lleguen hoy al Cabildo del Resguardo Inga en Villagarzón, para instalar una mesa de diálogo.

Sin embargo, La Silla Sur supo que, tras bambalinas, los indígenas ya hablaron con el viceministro para la Participación e Igualdad de Derechos, Juan Carlos Soler, y que la respuesta del Gobierno es que hoy irá un delegado en representación de Soler, porque él no pudo ir por un tema familiar.

“Con el delegado queremos instalar una mesa de trabajo, pero nosotros permaneceremos aquí de manera indefinida hasta que el gobierno mande una comitiva de alto nivel”, nos dijo Julio César López, coordinador general de la Opiac.

“El viernes llega el Gobierno, sábado y domingo serían las mesas técnicas y temáticas, y el lunes se van a convocar a las entidades que van a tomar las decisiones (víctimas, paz, salud, tierras), y de avanzar ese proceso las vías a partir del lunes estarían cerradas o despejadas. Por lo pronto van a tener cierres parciales”, dijo por su lado en medios locales, Robinson López, también de Opiac.

Es decir, de lo que pase este fin de semana dependerá si la Minga que se está cocinando en Putumayo se crezca.

En línea con las peticiones de la Minga del Cauca, aquí también exigen más plata (4 billones de pesos adicionales a los 10 billones que ya hay) en el Plan Nacional de Desarrollo; y el cumplimiento del Acuerdo de Paz, haciendo énfasis en los pagos a las familias cocaleras que le apostaron a la sustitución de coca.

Por lo pronto, los pueblos indígenas de la región están usando las mismas estrategias que los del Cauca, con lo cual es probable que tengan oxígeno para aguantar para largo.

A lo Cauca

Hay dos estrategias que los pueblos indígenas de Putumayo están replicando.

Una es intentar sumar otros sectores, como lo hizo el Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric, y contamos en La Silla Pacífico.  

Ellos lograron un acuerdo con campesinos agrupados en Pupsoc, Fensuagro, Cima (Comité de Integración del Macizo Colombiano) y Anuc (Asociación Nacional de Usuarios Campesinos), metiendo en el pliego de peticiones temas de la agenda campesina como el reconocimiento de esa población como sujeto de derechos.

En Putumayo no van tan avanzados, pero ya hay acercamientos.

Por ejemplo, La Silla Sur supo que los indígenas Nasa -que son de los grupos étnicos más grandes y fuertes de la región-  han buscado a campesinos de la Anuc.

“Los Nasa están invitando a los campesinos pero también a todos los sectores a que se unan. Estamos mirando qué decisión tomar”, nos dijo Eder Jair Sánchez, vicepresidente de la Anuc en Putumayo.

Aparte de sectores distintos al indígena, en el Cauca los indígenas han logrado tener de aliados a la bancada alternativa del Congreso. 

Aparte de esa estrategia, están usando el mismo mecanismo de presión que los indígenas caucanos y es tapar la vía hasta que no vayan altos funcionarios del gobierno.

Por eso es que, así hoy haga presencia el delegado del ministerio del Interior y las negociaciones avancen el fin de semana, si no van de ministros para arriba, es muy probable que la Minga que empezó en el Cauca y se extendió a La Delfina en Buenaventura, sumando indígenas de cada vez más regiones del país, tenga otro frente de tensión en Putumayo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia