Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 17 de Septiembre de 2018

La nueva presidencia del Banco Agrario en manos de Francisco Mejía (medio) está sacando de la entidad a fichas del senador liberal Rodrigo Villalba.

17281

1

Desde la semana pasada cuando el Partido Liberal se declaró independiente del Gobierno Duque, el uribista Francisco Mejía, presidente del Banco Agrario, sacó a varias cuotas políticas del senador liberal huilense Rodrigo Villalba.  

Esto confirma que en la rebelión que los liberales le plantearon a Duque con su declaratoria de independencia, por ahora los que llevan del bulto son ellos porque al perder puestos en el Estado sus estructuras podrían estar debilitándose a un año de las elecciones regionales de 2019.

Aparte del Banco, a los liberales los sacaron de la dirección del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, de la Agencia de Servicio Públicos de Empleo, de la Unidad de Víctimas y les tumbaron el candidato que tenían para la Agencia Nacional de Hidrocarburos.  

El remezón

Las movidas contra los liberales del Banco Agrario se veían venir con la salida del anterior presidente, el excongresista rojo y villalbista Luis Enrique Dussán, a pesar de que Villalba y su equipo apoyaron a Duque en segunda vuelta.

 

Las notificaciones de despidos, en unos casos, y de declaratoria de insubsistencias, en otros, empezaron la semana pasada.

El ingeniero César Cortés, que se desempeñaba como Vicepresidente de la Banca Agraria, fue a uno de los primeros a los que le dijeron que no iba más.

Él había llegado a la Vicepresidencia en septiembre de 2016 con el visto bueno de Dussán, de una empresa cazatalentos y del comité de gestión humana de la Junta Directiva, que aprueba los nombramientos de los vicepresidentes. Antes de eso había sido el gerente de la regional Sur, como cuota liberal.

Después de Cortés, el turno fue para los asesores externos que tenía Dussán y que, como habíamos contado, tienen relaciones políticas con el senador Villalba.

Entre ellos están el abogado Carlos Mauricio Iriarte (exgobernador del Huila) que tenía contrato hasta octubre; el exdiputado Luis Alfonso España, que iba hasta enero; la abogada Milena Oliveros (excandidata a la Alcaldía de Rivera, Huila) que iba hasta febrero en un cargo que se había creado para atender temas de posconflicto; y la administradora Alexandra Rico, que también había renovado hasta enero.

A ellos, más un conductor y otro asesor, les terminaron sus contratos de manera unilateral, razón por la cual el Banco les deberá pagar los salarios de los meses que tenían convenidos y que iban desde cinco hasta 18 millones de pesos mensuales. Esto mientras el presidente Duque ha insistido a sus funcionarios en que hay que ahorrar gastos y ser austeros.

El remezón no paró ahí.

Esta semana Mejía declaró insubsistentes a los gerentes de las regionales Sur, Antioquia, Costa y Bogotá, que son los cargos que aterrizan las políticas nacionales y tienen el manejo de los funcionarios locales.

En la Sur, que maneja 104 oficinas y más de 400 funcionarios en municipios de Tolima, Huila, Caquetá y Putumayo, estaba José Ovidio Medina, un ingeniero agrónomo que llevaba 18 años en la entidad y a quien Dussán nombró gerente en diciembre de 2016.

“Uno entiende que son procesos normales de reacomodación. Los funcionarios no estamos escriturados en estos puestos, pero sí llama la atención que hayan cambiado a tantos huilenses”, nos dijo Medina.

Con él, Mejía también sacó a Milton Marino Gómez, que se desempeñaba como subgerente de cartera en la regional, y Marisol Rubiano, cabeza de talento humano.

Está por verse si otros villalbistas, como la exdiputada Migdonia Patiño que es subgerente nacional de vivienda rural, o el exalcalde de San Agustín, Luis Alfonso Llanos, logran mantenerse en el Banco.

También surge la pregunta de cómo se van a llenar esas vacancias y quiénes van a salir beneficiados, porque por ahora al uribismo del Huila lo tienen borrado del gabinete y de los altos puestos de gobierno.

Eso dependerá del manejo que le dé Mejía, quien es tolimense.

El nuevo Presidente

Mejía es de la Universidad del Tolima, con maestría en administración de empresas de la Universidad de Louisiana State. Llegó al Centro Democrático en 2014 como cabeza de lista a la Cámara de ese departamento, en fórmula con la senadora Paloma Valencia.

Aunque se quemó, quedó perfilado como uno de los líderes regionales del partido, y en 2015 intentó aspirar a la Gobernación con el acompañamiento de Valencia. Al final el partido hizo alianza con el conservador Óscar Barreto, quien salió elegido, y Mejía quedó en el aire.

Pero no se alejó del partido, pues fue coordinador regional de la campaña de Duque, luego estuvo en su equipo de empalme 

Comentarios (1)

Campo Colombiano

17 de Septiembre

0 Seguidores

Investiguen cuantiosos y numerosos contratos entregados por la Administración...+ ver más

Investiguen cuantiosos y numerosos contratos entregados por la Administración Dussan a personas del mismo perfil de los que hoy están despidiendo aún permanecen en la entidad además de la Esposa del senador Villalba quien es la encargada de la contratación del Banco otras fichas claves como la jefe de personal, lo que explica en buena parte los malos resultados financieros y comerciales del Banco

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia