Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 12 de Febrero de 2019

Los conservadores tienen cuatro precandidatos a la Gobernación del Huila.

1425

0

Aunque el domingo pasado y por cuarta ocasión consecutiva, los precandidatos conservadores a la Gobernación del Huila no pudieron sellar un acuerdo sobre el mecanismo que van a usar para elegir el candidato único, hay varios elementos que apuntan a que todo se definirá en una consulta abierta como lo hicieron en 2007, que fue la última vez que ganaron la Gobernación.

En ese camino el exsenador Carlos Ramiro Chávarro ya está subiendo a su bus a líderes del equipo político de los hermanos Andrade que tienen maquinarias en los municipios claves. 

El cuestionado que alargó el suspenso

A la reunión de la noche del domingo que dirigieron los hermanos Hernán y Esperanza Andrade, el primero como presidente del conservatismo, y la segunda como senadora (el representante Jaime Felipe Lozada se excusó), los cuatro precandidatos pusieron sobre la mesa las propuestas de mecanismo de acuerdo a cómo les conviene.

Y por un momento casi llegan a un acuerdo pero una petición de último minuto lo frenó. 

El exalcalde de Neiva, Héctor Aníbal Ramírez, al que la semana pasada un juez le ordenó medida de aseguramiento no privativa de la libertad por unas irregularidades en contratos de restaurantes escolares en 2009, solicitó que le dieran una semana más para decidir si se metía en la consulta o no.

Él propuso que se haga una encuesta pero en mayo para poder posicionarse más allá de Neiva que es su nicho electoral, confiado en que va a salir bien de sus líos penales

La idea de la consulta la propuso el expresidente de la Dimayor, el abogado Jorge Fernando Perdomo, quien sostuvo que es el mecanismo más participativo para mantener unido al partido.

Para justificar su idea puso de ejemplo lo que pasó en julio de 2007 cuando el partido también decidió ir a consulta. Esa vez se enfrentaron Luis Jorge Sánchez, Jesús Méndez y Jaime Bravo Motta. El pulso lo ganó Sánchez con más de 170 mil votos, luego en las elecciones subió a 190 mil y se quedó con la Gobernación.

Con ese mecanismo cree que puede ganar porque cuenta con el respaldo de Integración Conservadora, el equipo de conservadores liderado por el representante Lozada que es fuerte en el centro y occidente, y de dirigentes uribistas como el excandidato al senado Hugo Tovar Marroquín o el exconcejal verde de Neiva, David Cangrejo. También se ha acercado a la excongresista liberal Consuelo González de Perdomo.

A pesar de que es una buena base, necesita ampliarla para ir a la fija. Y eso lo puede hacer con cuatro meses más de campaña porque las consultas están programadas para el 26 de mayo. 

La apuesta es activar los equipos que lo apoyaron en las elecciones de 2011 cuando sacó más de 100 mil votos, y volver a posicionar su imagen porque después de esas elecciones se retiró del mapa político regional y se metió de lleno a la dirigencia deportiva hasta el año pasado cuando lo sacaron de la Dimayor.

Perdomo se opone a una encuesta con el argumento de que una muestra de 2.400 encuestados no es representativa. Lo curioso es que fue con ese mecanismo que logró el aval en 2011. En ese entonces el partido contrató a Invamer Gallup, y Perdomo, que venía cotizado porque como presidente del Atlético Huila logró que el equipo llegara a las finales en 2009,  sacó un 41 por ciento de intención frente al 29 por ciento de Esperanza Andrade.

Para el exsenador Carlos Ramiro Chávarro es al revés.

En la reunión defendió la encuesta porque dijo que era el camino más rápido y barato para definir. Insistió que así el que ganara podía irse de lleno con la campaña y mirar alianzas. Lo que no le gustó al resto es que pidió que la hicieran a finales de febrero.

“Yo lo único que he pedido es que no se dilate más la decisión, porque de ser así dan a entender que no quieren que yo sea el candidato”, dijo Chávarro.

A pesar de la amenaza, desde el domingo para acá ha dicho que si el partido decide la consulta, él acepta.

Sobre ese cambio de postura hay tres explicaciones. La primera, según nos contaron dos miembros de su equipo, es que se ven por encima de los demás por los resultados de unas encuestas internas que mandaron a hacer recientemente.

La segunda es que como en las consultas van a pesar las estructuras locales se sienten confiados porque ya tienen comprometidos a candidatos a concejos, alcaldías y Asamblea, empezando por los del equipo del exsenador Hernán Andrade.

Así se vio por ejemplo en una reunión que hicieron ayer en Neiva, a la que asistieron la diputada Sandra Hernández , el excandidato a la Cámara Tito Murcia, y el exdiputado Óscar Bermeo que son ‘andradistas’ pura sangre, y que mueven votos en los municipios más grandes como Garzón, Pitalito y Neiva.

Y la tercera es que Chávarro ya firmó el formulario oficial del partido pidiendo el aval, con lo cual ya se matriculó y debe aceptar qué se defina.

El cuarto precandidato en carrera, el exdirector del Incoder, Rey Ariel Borbón, comentó que cualquier mecanismo está bien siempre y cuando se defina pronto. Esa postura fue vista en las demás campañas como una señal de que va a declinar, porque además no se le ha visto trabajo en los municipios. Pero aún no es oficial.

Con tres de los cuatro precandidatos dándole el visto bueno a la consulta, comienza a despejarse el panorama entre los azules. Lo que está por verse es si esa armonía se va a mantener cuando arranque la campaña y se empiecen a pelear los votos en los municipios. Por ahora todos se acomodan a la foto. 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia