Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 04 de Noviembre de 2019

Luis Antonio Ruiz Ciceri alcalde electo de Florencia, Caquetá.

6105

0

Con la elección de Luis Antonio Ruiz Ciceri, conocido como ‘Coco’, de la Alianza Verde a la Alcaldía de Florencia, los sectores de centro-izquierda no solo lograron quedarse por primera vez con el manejo del municipio, sino que debilitaron la fuerza con la que el Centro Democrático irrumpió en las elecciones pasadas cuando ganó con la votación más alta de la historia. 

El triunfo de ‘Coco’ se explica por el liderazgo que tiene entre los alternativos, el posicionamiento de su marca en tres elecciones seguidas, el crecimiento del voto de izquierda, más el lastre que carga la actual administración.

De cómo le vaya podría depender qué tanto crece ese viraje político porque, aparte de que ganó con menos de 3 mil votos de ventaja, de las 17 curules del Concejo solo cinco quedaron en manos del alternativos. El resto siguen entre tradicionales. 

Y esa minoría en el Concejo le abre las puertas a los tradicionales a hacerle oposición y no dejarle las cosas fáciles para gobernar. 

Perder fue ganar un poco

Ruiz Cicery es contador público y abogado y es conocido en Caquetá como ‘coco’ porque es calvo y moreno. 

Ha hecho carrera política desde la base. Arrancó como concejal de Belén de los Andaquíes entre 1992 y 1997 y luego dio el salto a la Alcaldía entre 1998 y 2000.

 

Tras su paso por la Alcaldía se fue a vivir a Cali, dónde se metió en el negocio de fundar y gerenciar colegios e institutos de aprendizajes privados que después montaron sedes en Florencia. 

Regresó al escenario político de Caquetá en 2011 para encabezar la primera lista de la Alianza Verde a la Asamblea. Coronó la curul con 2.788 votos, 1.251 en Florencia, y un discurso enfocado en temas de medio ambiente y lucha contra la corrupción. 

Con ese impulso se le midió a la Gobernación en 2015 y aunque quedó de tercero, sacó más de 36 mil votos impulsado por organizaciones campesinas como la Unios (Unión de Organizaciones Sociales de Caquetá), y sectores de izquierda como Marcha Patriótica, el Polo y la UP. 

En ese momento en Florencia su votación subió a 13.201 votos. 

En 2016, el senador verde Iván Name se lo llevó como secretario privado en la Comisión Segunda. “Es mi amigo desde hace 30 años y en el Senado lo hizo muy bien”, nos comentó Name.

Pero sería su intento por llegar a la Cámara el que le permitiría mostrar su caudal electoral. 

‘Coco’ se metió en esas elecciones partiendo de una alianza política con el ganadero conservador Arnulfo Gasca. La idea era que Gasca lo apoyara a Cámara en 2018 y él le devolvía el respaldo en las elecciones a Gobernación de 2019. 

Pero en Bogotá los de la Alianza Verde no vieron con buenos ojos esa unión porque Gasca tenía cuestionamientos por aparecer armado en un video de un narcocorrido que se llama el ‘patrón de patrones’, y por eso decidieron no darle el aval a Ciceri. 

Ese rechazo lo lideró la entonces senadora Claudia López, quien en 2011 había señalado a Gasca de ‘mafioso’ y haber sido aliado del gobernador de la época Víctor Ramírez del Mira.

Ante el portazo de los verdes y para no perder el impulso, ‘Coco’ armó a última hora una lista por la ASI y a pesar de todas las dudas sacó la segunda votación más alta: 15.723. El lío fue que los otros integrantes de esa lista sacaron pocos votos y no le ayudaron a conseguir el umbral para quedarse con una de las dos curules que entrega la Cámara de Caquetá. 

Sin embargo esos 15 mil votos, 7 mil en Florencia, sacados a pesar del revés de los ‘verdes’, lo dejaron cotizado para estas regionales. Antes ningún candidato de origen de centro-izquierda en Caquetá había obtenido una votación de ese tamaño para el Congreso. 

Ese liderazgo lo volvió atractivo de nuevo para los ‘Verdes’. Con el aval la tuvo fácil para recoger a los del Polo, la Colombia Humana, y disidentes del liberalismo. 

Pero también hubo otros factores para dar la sorpresa el domingo pasado. 

El desgaste del Centro Democrático

Tras ganar una curul a Cámara con Edwin Valdes y las presidenciales con Iván Duque, el Centro Democrático de Caquetá se propuso mantener en estas regionales las alcaldías de Florencia y San Vicente del Caguán que había ganado en 2015 y pelear la Gobernación. 

Fracasó en los tres. 

En el caso puntual de Florencia, además de la fuerza con la que llegó ‘Coco’, al uribismo le jugó en contra que no pudo rematar bien la administración del alcalde Andrés Mauricio Perdomo. 

No hay una encuesta de opinión que mida la favorabilidad de imagen o aceptación del alcalde Perdomo, pero hubo decisiones suyas que sí caldearon los ánimos entre los florencianos. 

Por un lado expidió vía decreto una reforma al sistema de estratificación que generó ampollas porque algunas viviendas pasaron de estar en estrato uno a tres. Las quejas en los barrios fue general. 

También le estallaron investigaciones de la Fiscalía por supuestas irregularidades en contratación que, incluso, estuvieron por terminar con medidas de aseguramiento. 

La relación con el Concejo también fue mala. A al menos tres funcionarios de su confianza les aplicaron moción de censura para apartarlos de los cargos por bajos rendimientos.

Todo ese inconformismo, lo heredó el expersonero Mauricio Cuéllar que fue el elegido del Centro Democrático para mantener el poder. 

El lastre que lleva el gobierno de Iván Duque también pudo haber influido, más ahora que en Caquetá en la medida en que está aumentando la participación de votantes, está creciendo el voto de izquierda. 

Como lo contó la historiadora caqueteña Alejandra Ciro en una entrada para La Silla Sur, en las presidenciales del año pasado Gustavo Petro alcanzó el 34 por ciento de la votación departamental, la mayor votación de izquierda en la historia del territorio.

En contraste, el uribismo tuvo el porcentaje de votación más bajo en el histórico electoral. 

La participación pasó del 35 por ciento en 2010 al 45 por ciento en 2018. 

Sin embargo, ese tendencia de crecimiento del voto de centro izquierda va a depender del desempeño de Ciceri porque va a coadministrar con mayorías que parten desde orillas diferentes. 

Un Concejo no tan cercano

Aunque falta esperar el arranque de los periodos para saber qué posturas van a tomar, hoy la foto le muestra a ‘Coco’ un Concejo de Florencia con mayorías contrarias. 

El liberalismo y el conservatismo con tres curules, cada uno, Cambio Radical con dos, y La U con una, pueden imponer condiciones de entrada porque suman nueve de 17. Pueden irse en bloque porque los cuatro movimientos no estuvieron de manera oficial con Ciceri sino con el abogado Juan Pablo Duque que quedó de último. 

El Centro Democrático podría llegar porque también consiguieron tres curules, contando la de Mauricio Cuellar que aceptó la del estatuto de oposición. 

Del lado de Ciceri, arrancan los tres concejales de la Alianza Verde, el del ASI y el del Polo.

Por eso estos dos meses previos al comienzo de la administración van a ser claves para definir cómo se van a llevar Alcalde y Concejo. 

Habrá que ver si el ‘Coco’ que paró al uribismo, también asusta y puede lidiar a los demás tradicionales. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia