Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 01 de Mayo de 2019

Chávarro ganó la encuesta conservadora con 37 puntos.

1067

0

Ayer se conocieron los resultados de una encuesta que contrató el partido Conservador para elegir a su candidato a la Gobernación del Huila y el ganador fue el exsenador Carlos Ramiro Chávarro.

Como le sacó más de 13 puntos al segundo que fue el expresidente de la Dimayor, Jorge Fernando Perdomo y 25 al tercero que fue el exalcalde de Neiva, Héctor Aníbal Ramírez, salió posicionado y eso le abre un abanico de posibilidades a él y al conservatismo para jugar a varias bandas y apostar fuerte por la Gobernación que los azules no ganan desde hace tres elecciones.

Estos son los escenarios que abrió Chávarro:

1

Que los conservadores se vayan solos

Si Perdomo y Ramírez cumplen con los compromisos que firmaron ante el partido de apoyar al ganador de la encuesta, Chávarro podría crecer donde no es fuerte y hacer que el conservatismo crea que no necesita alianzas para ganar.  

Perdomo logró en menos de tres meses posicionar una campaña fuerte con bases del conservatismo que no le copian a Chávarro y que tienen maquinarias importantes que puede endosar. Se movió fuerte en Pitalito donde recogió algunos equipos del exsenador José Antonio Gómez Hermida, con quien Chávarro está alejado, también en Neiva donde lo acompañaron el excandidato a la Cámara, Hugo Tovar Marroquín, y concejales como Roberto Escobar de La U.

Por su parte Ramírez demostró que sigue siendo fuerte en Neiva donde está su nicho electoral, a pesar de que en plena campaña le estallaron dos escándalos por supuesta corrupción de su paso por la Alcaldía.

Aunque después de conocer los resultados los tres dijeron que iban a cumplir esos acuerdos, no está tan claro que sea así porque, como contamos, los días previos a la encuesta hubo ataques entre las campañas con publicaciones pautadas en redes cuestionándose entre sí: a Chávarro por su relación con el proyecto hidroeléctrico El Quimbo, y a Perdomo por haberse alejado del Huila en los últimos años.

Y también hubo guerra de encuestas falsas que replicaron miembros de las campañas tratando de influir en la decisión final.

Incluso cuando el Centro Nacional de Consultoría estaba tomando la encuesta, seguidores de la campaña de Perdomo señalaron a los de Chávarro de querer hacer trampa persiguiendo a los encuestadores y haciendo publicidad justo donde se estaban haciendo las entrevistas.

Por eso si logran superar esa divisiones y armar un bloque alrededor de Chávarro los conservadores podrían apostar a ir solos porque tienen de su lado a la senadora Esperanza Andrade, a su hermano el exsenador Hernán, al representante Jaime Felipe Lozada, y el manejo de entidades como la Electrificadora del Huila que, como contamos, los Andrade usaron de fortín burocrático en las elecciones de Congreso.

Lo anterior sin contar los dos diputados en la Asamblea, dos concejales en Neiva, y una decena de alcaldes.

 
2

Que a la causa conservadora lleguen los González Villa y Cambio Radical

Además de los conservadores, hay tres partidos políticos que ya eligieron sus cartas a la Gobernación: los liberales al excongresista Luis Enrique Dussán; el Centro Democrático al empresario Manuel Macías; y parte de La U al excongresista Héctor Javier Osorio.

Los únicos de los tradicionales que decidieron no ir con candidato propio son los de Cambio Radical que actualmente tienen el poder con el gobernador Carlos Julio González Villa.

Eso los muestra como un aliado atractivo para los demás y los cotiza al alza porque aparte del manejo burocrático de la Gobernación y el Hospital Universitario, tienen un representante a la Cámara, Júlio César Triana, dos diputados y cinco alcaldías.

Chávarro tiene razones para conquistar a ese grupo.

Por un lado es cercano al representante Triana, y por el otro creció políticamente a la par del gobernador Carlos Julio con quien compartió bancada en el Congreso en la década pasada.

Triana le dijo a La Silla Sur que efectivamente existe esa cercanía con Chávarro, que están abiertos a escucharlo, pero que la decisión final de Cambio se tomará a finales de mayo después de hacer unas mediciones y análisis al interior del partido.

Una versión similar a la que nos dijo hace unas semanas la exgobernadora Cielo González Villa. “Todos son amigos y a todos hay que escucharlos”, nos comentó. El apoyo de la casa González Villa a cualquier candidato está condicionado a las apuestas electorales de ellos porque Cielo tiene pensado volver a aspirar a la Gobernación dentro de cuatro años. 

“A mí me quedaron faltando tres años de Gobernación, me falta terminar ese ciclo de mi vida. Si Dios me lo permite en cuatro años me vuelvo a lanzar a la Gobernación, y en cuatro años los huilenses me van a elegir otra vez”, nos anunció Cielo.

Aunque ese respaldo le puede reforzar la estructura a Chávarro o al que elijan, también le podría restar en opinión, porque la casa González Villa está golpeada por estos días por el escándalo de corrupción que terminó llevando a la cárcel al empresario de los restaurantes escolares Germán Trujillo, que es esposo de Cielo y cuñado del Gobernador.

 
3

Que vuelvan los godos que se fueron para el uribismo

Una de las razones por las que Chávarro pasó de sacarse 79 mil votos al Senado en 2010 a quemarse en 2014 con 42 mil, fue porque en el Huila se metió el Centro Democrático y bases conservadores que lo acompañaban decidieron matricularse allá.

La posibilidad de que en estas elecciones se diera una alianza entre ambos sectores por la Gobernación la tenía más abierta Jorge Fernando Perdomo porque es más cercano al uribismo, y porque entre varios uribistas Chávarro tiene la chapa de ‘santista’ ya que hizo parte de su gobierno como presidente de Finagro en los últimos dos años.

Por eso, su victoria en la encuesta le da más razones a las voces del Centro Democrático que piden que el partido vaya hasta el final con el empresario Manuel Macías y descarte una alianza con él.

El mismo Macías lo dejó en claro ayer apenas conoció los resultados de la encuesta. Por un lado lamentó que no ganara Perdomo del que dijo “tenía las condiciones para ser un gran Gobernador”, y por el otro sembró la duda sobre el proceder de Chávarro.

“(..) invito al doctor Carlos Ramiro a que de una manera transparente, amigable, y democrática lleguemos sin hacernos daño, sin perjudicarnos, sino de una manera transparente a las elecciones del 27 de octubre”, comentó el candidato uribista.

Y advirtió que va a ir hasta el final, descartando, al menos por ahora, bajarse del bus en caso de que su campaña no se posicione.

Para contrarrestar eso, acercarse a ese sector y tratar de regresar a los godos que se fueron Chávarro tiene a su favor que el año pasado cuando tuvo una palomita de dos meses en el Senado en reemplazo del fallecido Fernando Tamayo, alcanzó a moverse para apoyar la campaña presidencial de Iván Duque.

También que el exsenador Andrade ha insistido y buscado a las cabezas del uribismo para convencerlos de que deben unirse para no perder.

Lo que no está claro es si eso será suficiente porque el senador Ernesto Macías, presidente del Congreso y muy cercano al expresidente Uribe, es el principal impulsor de la campaña de Manuel.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia