Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jerson Ortiz · 14 de Mayo de 2019

Pitalito es el segundo municipio más importante del Huila.

2592

0

Después de Neiva, el municipio de Pitalito es el segundo fortín político más importante del Huila porque allá pueden votar más de 95 mil personas, tres veces más de las que pueden hacerlo en una capital como Mocoa, Putumayo.

Este año la carrera electoral por ganar la Alcaldía de ese municipio, clave geográficamente porque conecta con Putumayo y Cauca y maneja un presupuesto anual de unos 173 mil millones de pesos, arrancó con seis precandidatos hombres y ninguna mujer.

De ellos, dos se están disputando el aval conservador, uno ya tiene el visto bueno del uribismo, otro está buscando unir a liberales y a Cambio Radical. También hay uno que va por firmas, y el último quiere recoger a los sectores alternativos.

La campaña ha estado matizada por los ruidos de la supuesta relación de la clase política de ese municipio con estructuras del narcotráfico que reveló hace unas semanas el director de Fiscalías, Justino Hernández.

Así está el sonajero de campañas a cinco meses de las elecciones:

Los que van por el aval conservador

Édgar Muñoz

Es psicólogo organizacional especialista en alta gerencia. Fue gerente del hospital de Pitalito entre 2010 y 2012, cargo al que llegó por un concurso de méritos.

Parte con ventaja para estas elecciones porque en las pasadas quedó de segundo con más de 13 mil votos, cuatro mil menos que el ganador Miguel Rico Rincón.

Sonó para hacer parte de la lista conservadora a la Cámara en 2018, pero desistió porque dijo que su principal objetivo era volver a aspirar a la Alcaldía.

En ese camino ya ha recogido el apoyo de líderes conservadores como los excandidatos a la Cámara Fernando Castro Polanía y Tito Murcia. También de dirigentes afines al exsenador Hernán Andrade.

Se está moviendo para tener el aval azul, aunque ya cuenta con el apoyo de la ASI que el que lo avaló hace cuatro años.

Franky Vega

Es abogado con maestría en derecho. En los últimos dos años fue asesor jurídico de la Alcaldía de Timaná de Juan Bautista Jiménez de Opción Ciudadana.

Antes, entre 2012 y 2015, fue asesor de la Alcaldía de Pitalito del conservador Pedro Martín Silva.

Aunque nunca se ha hecho contar en las urnas, Vega se lanzó al ruedo con el apoyo del exalcalde Silva y de la exalcaldesa Gladys Canacué que es del equipo político del exsenador Hernán Andrade.

También tiene el respaldo de la diputada Sandra Hernández (la quinta más votada hace cuatro años con más de 10 mil votos), y de dirigentes locales como la exsecretaria de Gobierno del Departamento, Sandra Ximena Calderón.

Vega Murcia pidió oficialmente el aval del partido Conservador hace un mes y está a la espera de que el partido define el mecanismo para otorgarlo porque ya se descartó una consulta.

El que quiere recoger a los alternativos

Jorge Iván Coconuvo

Es médico y ha ocupado cargos públicos como gerente del hospital del municipio de La Plata y de la regional de Caprecom Huila.

Al igual que Edgar Muñoz, repite en estas elecciones. Hace cuatro años hizo su debút electoral lanzándose a la Alcaldía con el aval de la Alianza Verde y quedó de séptimo con 835 votos.

Desde entonces ha hecho parte de los cuadros directos de la Alianza Verde en el Huila. Fue uno de los promotores de la consulta anticorrupción que en Pitalito alcanzó a mover más de 30 mil votos de los 95 mil del censo, y de la campaña de Sergio Fajardo.

Su nombre sonó para ser parte de la lista verde a la Cámara, pero al final el movimiento escogió a otros dirigentes.

En su nuevo intento por llegar a la Alcaldía está promoviendo un discurso de transparencia y tendiendo puentes para unir a los sectores alternativos como el Polo y la Colombia Humana que, por ahora, no tienen candidatos definidos.

La apuesta del uribismo

Javier Valderrama Yagué

Es ingeniero civil y miembro de la Sociedad de Ingenieros Huilenses, desde donde ha lanzado duros cuestionamientos a la contratación de la Gobernación del Huila que está en manos de Carlos Julio González Villa.

Hace parte del comité cívico surcolombiano que le hace veeduría a la construcción de la carretera 4G Neiva-Mocoa-Santana, un proyecto que como hemos contado está en abandono.

Aunque dice que ha pertenecido al conservatismo, buscó el aval del Centro Democrático porque dice que con ellos tiene coincidencias programáticas y porque en su partido no encontró garantías para aspirar.

Ya tiene el apoyo de las bases uribistas del municipio porque el otro precandidato que había, el médico Nelson Figueroa, desistió para apoyarlo.

Con Valderrama el Centro Democrático tiene el reto de aterrizar en lo local su fuerza en lo nacional, porque a pesar del fervor uribista en el Huila solo tienen una alcaldía, la de Isnos.

El que quiere unir a liberales y Cambio Radical

Yider Luna Joven

Después de estar dos periodos consecutivos en el Concejo, decidió dar el salto a la Alcaldía.

Su carta de presentación, dice, es haber sacado la votación más alta al Concejo en 2015 con cerca de 2 mil votos sin pertenecer a ninguna estructura política. Casi los mismo que necesita un concejal de Neiva.

Aunque se hizo elegir con el aval de la Aico, para llegar a la Alcaldía está buscando el apoyo de Cambio Radical, que es el partido del actual alcalde Miguel Rico y del gobernador Carlos Julio González Villa.

Es cercano al representante a la Cámara de esa colectividad, Julio César Triana, lo que le facilitaría conseguir el aval de Cambio.

También está en conversaciones con la campaña a la Gobernación del liberal Luis Enrique Dussán para hacer una alianza local.

El único que va por firmas

Carlos Arturo Moreno Mora

Es un exconcejal de Pitalito de la década de los noventa. Fue uno de los líderes del proyecto de vivienda Villa del Prado, que benefició a 400 familias.

Ha hecho parte de asociaciones de juntas de acción comunal del municipio y veedurías locales. “Hice parte de la asociación de padres de familia que impulsó la construcción del megacolegio Montessori. Hoy tenemos la mejor institución de la región”, dice Moreno.

Hace cuatro años buscó regresar a la Corporación en la lista de Cambio Radical pero solo sacó 22 votos.

Para estas elecciones inscribió un grupo promotor de ciudadanos que se llama ‘Movimiento de los trabajadores’ con el que está recogiendo firmas para poder.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia