Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Jineth Prieto · 17 de Mayo de 2019

4914

0

Un encuentro que tuvo lugar esta semana en el Club del Comercio de Cúcuta, terminó de aclarar el panorama de las movidas de los poderosos locales para las regionales de octubre en Norte de Santander. 

 

La Silla confirmó que el lunes se reunieron allí el gobernador William Villamizar y el representante liberal Alejandro Carlos Chacón, con miras a llegar a acuerdos para sus respectivos candidatos a los principales cargos del departamento.

Después de algunas horas de conversaciones, las definiciones a las que llegaron fueron dos: 

Chacón entrará a la ya abultada fila de respaldos que tiene Silvano Serrano, el candidato conservador de Villamizar para sucederlo, y en contraprestación el grupo del Gobernador se moverá en la campaña a favor del candidato liberal a la Alcaldía de Cúcuta Jaime Marthey. 

Que se haya concretado esa alianza es clave porque hasta ahora una de las preguntas que estaba abierta dentro del ajedrez de la campaña era cómo se iba a mover Chacón.

Eso, porque aunque desde el principio quedó claro que con Marthey tenía ficha en Cúcuta, para reforzarlo había abierto varias puertas -principalmente con el uribismo- que podían pegarle al bloque de respaldos que había construido Villamizar en torno a Serrano para la Gobernación.

(Hasta ahora incluía de frente a los senadores Juan Carlos García, Édgar Díaz y Andrés Cristo y a los representantes Ciro Rodríguez y Wilmer Carrillo)

La posibilidad de que ese escenario tomara forma existía porque hubo sectores que llegaron a donde Serrano no porque ese fuera el candidato que realmente querían apoyar, sino porque sintieron que no tenían otra opción si querían ganar.

Y como el acercamiento rojo -uribista ponía sobre la mesa la opción de que el Centro Democrático le pidiera  a los liberales el respaldo a Juan Carlos García-Herreros para la Gobernación, podía existir una fuga si veían que ese bloque tenía la posibilidad de reforzarse.

Que Villamizar y Chacón hubieran dado el paso tiene que ver principalmente con que la movida es un gana-gana. 

Por un lado, Chacón aseguró que una de las fuerzas poderosas del departamento le va a meter gasolina a su candidato cuando ya empezó a marcar en encuestas y está aglutinando a otros sectores. 

Por otro, Villamizar alineó a otro de los congresistas poderosos con Serrano (Chacón maneja burocráticamente la Universidad de Pamplona y el Hospital Erasmo Meoz) y de paso cerró la posibilidad de que se le desbaratara el bloque que lleva meses armando.

Pero, además, esa movida pega en una tercera banda porque el apoyo de Villamizar a Marthey de entrada golpea los acercamientos que había tenido con el condenado Ramiro Suárez para que le diera su respaldo a Silvano.

“Las cosas ya no son iguales. La estructura de Silvano es mucho más compleja que la de William hace cuatro años y eso dio margen para que se decidiera”, nos dijo una fuente de adentro de su grupo.

En este caso el grupo del Gobernador está haciendo cuentas con el Partido Conservador completo, La U, el Partido Liberal y con un senador de Cambio Radical -que fue el más votado del departamento-.

Hace cuatro años,Villamizar tuvo a Cambio Radical sin peso electoral, a los conservadores, a los uribistas y a Ramiro Suárez en contra, y aún así ganó en Cúcuta con 6 mil votos de diferencia sobre Juan Carlos García-Herreros, quien fue el segundo en la carrera.

Además, La Silla supo que dentro de la decisión pesó que el grupo del condenado Suárez está dividido entre Jorge Acevedo y Martha María Reyes, y por ahora todo apunta a que esa fractura hará que esa maquinaria entre disminuida a la disputa. 

Entre otras, porque también cargará con que la administración de César Rojas -quien llegó al cargo sobre los hombros del condenado Suárez- ha desconocido varias promesas con las bases del equipo, entre esas la de generación de empleo, que fue clave en su elección. 

Así que con el acuerdo del Club del Comercio, Villamizar y Chacón cerraron filas y con eso le terminaron de dar forma a la campaña local, cuyo despegue ya entró en cuenta regresiva.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia