Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Daniel Valencia · 17 de Enero de 2019

3948

0

El miércoles el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, le abrió la puerta al uribismo en su gabinete y al tiempo ahondó las fisuras de ese partido en el departamento. 

En la secretaría de Minas y Energía nombró a Gonzalo Fuentes Márquez, como cuota del representante Juan Pablo Celis. 

 

Aunque Celis le dijo a La Silla que ese nombramiento no tuvo que ver con él y que solo le recomendó el nombre a Villamizar porque “su hoja de vida es buena”, la lectura en el Norte político fue otra. 

La principal razón está en que el nuevo secretario no solo ha trabajado con Celis desde que militaba en La U, sino que en las pasadas legislativas fue el gerente de su campaña en Cúcuta. 

El que alguien tan cercano a Celis llegara a la administración de Villamizar fue muy llamativo porque la participación burocrática está reservada para los aliados de su administración, y hasta ahora el Centro Democrático había tomado distancia de ese gobierno. 

Eso principalmente porque el uribismo quiere hacerle contrapeso en las regionales de octubre junto al conservatismo, y de hecho el senador azul Juan Carlos García ya se había negado a entrar al gabinete de Villamizar para evitar compromisos electorales.

Una fuente de adentro de la Gobernación que lo sabe de primera mano, le dijo a La Silla que la entrada de Fuentes era el equivalente a dejar la "puerta abierta" para una eventual alianza para octubre, pero negó que por ahora exista algún acuerdo definitivo.

"Nosotros (el grupo del Gobernador) apoyamos a Duque en segunda vuelta. Es importante tender esos puentes",  explicó esa fuente.

El nombramiento además tuvo doble efecto dentro del uribismo en Norte. 

Como ha contado La Silla, ese partido está fraccionado y una vez se conoció la noticia, el sector del concejal Juan Carlos Capacho, que es el más allegado al Presidente Iván Duque en el departamento, le pidió explicaciones a Celis. 

“Centro Democrático no acepta este tipo de acuerdos burocráticos que violan las normas establecidas en nuestro estatuto. Estos ‘acuerdos’ nunca se han discutido como colectividad y los involucrados por tanto deben dar explicaciones a la opinión pública y al partido a nivel regional y nacional”, dijo el concejal a La Silla.

Esta, en todo caso, no es la primera vez que Celis genera reacciones de ese tipo dentro del uribismo. Algo similar sucedió cuando se alió con los hermanos Cristo para poner a César Camargo en la dirección de Comfanorte.

El Representante aún no se ha pronunciado en su partido por el nombramiento. 

En todo caso, lo que sí queda claro por ahora es que con el caramelo de Villamizar, su grupo acortó la distancia que el uribismo había marcado durante todo el mandato y en la previa de la campaña local.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia